Entradas

Mostrando entradas de 2011

EL HOMBRE Y LA HORMIGA

Imagen
Le dijo un hombre a una hormiga:
-“Sois tan pequeñas que ni siquiera nos veis, y vivís en la más completa ignorancia de lo que es la especie humana”.
Y la hormiga le contestó:
-“Vosotros, en cambio, juzgáis por lo que veis, y nos pisáis tan solo por antojo.”

Enseñanza:
La Verdad es tan grande que puede no ser vista, y diariamente es pisoteada en pequeñeces que parecen no tener importancia. De lo que se desprende lo siguiente:
De lo que es a lo que ves puede haber una gran distancia. De lo que ves a lo que es... también.
Lo pequeño no es menos trascendente por pequeño, ni menos importante por liviano, ni lo grande encierra un mayor secreto por ser grande. La visión de lo grande en lo pequeño y de lo pequeño en lo grande, nos acerca a la visión real de lo que significa estar vivo, y compartiendo la vida con otros seres.
La visión de la hormiga, como la visión del hombre, forman parte de la propia existencia, y no son excluyentes, sino complementarias y necesarias. Forman parte de la riqueza d…

EL VIEJO DE LA MONTAÑA: LA MAGIA DE LA VIDA

Imagen
Cierto día, de entre los muchos días de aquél año, un preguntador dijo al viejo de la montaña:
-“Hombre Mago, ¿qué es la Magia de la Vida?”.
Y este le contestó:
-“Amor,conocimiento, comprensión... En verdad te digo que cada vez que busques y encuentres, o inicies un camino, o andes los senderos de la vida..., en conciencia. Cada vez que te necesiten, y acudas, ofreciendo tu mano y tu luz. Siempre que mires al corazón con los ojos del corazón. Siempre que oigas con los oídos del entendimiento..,. estarás empleando la Magia de la Vida.”
-“¿Y dónde se aprende esta magia?”, preguntó nuevamente el andador de preguntas, acostumbrado a inquirir sin hacer sus propios caminos.
-“Se aprende –dijo el viejo- en la cotidianeidad de tus días y tus noches, en el caminar de tus pies sobre este mundo, y en tu aleteo en los mundos sutiles y radiantes (aquellos en los que apenas crees porque quieres tocarlos con tus manos en vez de aprehenderlos con tu luz)”.
-“¿Pero dónde está esa magia?” – insistió-
Y el vie…

EL VIEJO DE LA MONTAÑA: SER CONSCIENTE

Imagen
Una tarde un caminante de la vida se acercó decididamente al viejo de la montaña, irrumpiendo en su caminar, para preguntarle:
-Maestro, ¿cómo puedo ser consciente?.
Y el caminante recibió como respuesta el silencio.
Poco después otro, apresurando su paso, se le acercó diciendo:
-Maestro, ¿qué es ser consciente?.
Y este le contestó:
-Ser consciente es ser consciente.
Enseguida acudió un tercero. Y le dijo:
-Maestro, ¿qué es tomar conciencia?.
Respondiéndole:
-Tomar conciencia es saber.
Por último, un cuarto se acercó presuroso, preguntando:
-Sabio anciano, a veces acaricias nuestros oídos con hermosas palabras. Y ahora, sin embargo, eres parco en ellas. Y ni siquiera te detienes para responder.
Y el anciano, haciendo un alto en el camino, le miró fijamente a los ojos. Y le dijo:
-En verdad te digo que yo no hablo para vuestros oídos, sino para vuestros corazones. Y que aquél que está más cerca de mí necesita menos palabras para entenderme. Porque cada uno comprende lo que tiene. Y yo no hablo al s…

DESPERTARES

Imagen
Dormidos caminamos despiertos, haciendo caminos conocidos y olvidados. Recreamos nuestra mirada de ojos cerrados en paisajes solemnemente propios pero, por olvidados, vividos como ajenos. Despertamos dormidos, y dormidos caminamos.
Vemos luces, atardeceres, bostezos de días, y mañanas de colores vívidos, mares que acarician arenas cristalinas... Y todo ello creyendo ser lo que no somos.
Caminamos durmiendo despertares. Despertamos soñando dormidos. Soñadores de caminos y luces, aprendices de luces caminantes... Eso es lo que somos.
Abriendo los ojos del corazón sólo vemos corazones, y sentido, y sentimientos, alegrías trascendentes, dormitares de mentes despiertas, hermanos en el camino..., y rostros ancestrales que arropan voces silenciosas narrando historias de seres estelares, vestidos de carne y hueso, que buscan recuperar la memoria. Seres, confinados en lo humano, que aletean a ras de la vida porque volar sobre ella es recordar, y recordar es ver, y ver es estar despierto. Y desperta…

LUCES EN LA NOCHE DEL MUNDO

Imagen
¿Cuántas estrellas han descendido del cielo, noche tras noche desde que el hombre es hombre, desde que el tiempo atrapó la conciencia de los hijos de la Luz en el tiempo de las sombras?.
¿Cuántos hermanos, resplandores de conciencias despiertas, sembraron semillas de conciencias dormidas que debían despertar, y acompasaron el ritmo de su corazón con el del corazón del hombre?.
Para mirar su luz, y verla, hay que cerrar los ojos y abrir el corazón. Para verla hay que Ver. Y para sentirla hay que dejar que acaricie la conciencia..., sin voz, sin sonido..., sólo con el frágil aleteo de lo que no necesita ser dicho. Para reconocerlos hay que Verlos en el corazón, y entenderlos en el espíritu que anima sus palabras, y sentirlos en las acciones que tejen sus vidas.
Como sonámbulos dormidos en su propio sueño, caminamos a tientas en un mundo preso de los sin alma..., pero repleto de luces despiertas, y dormidas, luces llegadas de allende los cielos y embriagadas por sus propios olvidos. Luces de…

YO SOY... ES SER

Imagen
Cuando Yo Soy no busco el centro, soy el centro.
Cuando Yo Soy no busco el equilibrio, soy el equilibrio.
Cuando Yo Soy no busco la eternidad, soy la eternidad.
Cuando Yo Soy no busco la Luz, soy la Luz.
La más pura esencia del Yo Soy no viene de la búsqueda, sino de la aceptación de la propia y verdadera naturaleza del Ser.
Yo Soy no se encuentra, se tiene.
Yo Soy no se vive, se Es.
La experiencia del Yo Soy es la de la quietud, la de la sombra que no se mueve aunque se mueva el cuerpo.
Yo Soy es la cumbre a ras del suelo, la sima tocando las nubes.
Yo Soy es ser en cada momento. Si el viento mece al árbol, movimiento. Si el fuego lo quema, calor.
El Yo Soy de cada cosa es la esencia de cada una de ellas, el centro de gravedad de la vida.
El Ser no se mueve, ve cómo todo gira a su alrededor.
El Ser no tiene color, ve al arcoiris en torno suyo.
El Ser no se pregunta quién es, se dice a sí mismo Yo Soy.









YO SOY... ES EL LUCERO QUE SE ENCIENDE EN TU CONCIENCIA

Imagen
Yo Soy es el lucero que se enciende en tu conciencia, en la periferia de lo que en verdad eres, y que alumbra el camino que sin caminar caminas.
No existe como algo ajeno al hombre, se existe a sí mismo en su propia naturaleza y en la de todo aquello a lo que da vida.
Yo Soy no es un estado de conciencia, es la misma Conciencia.
Yo Soy es la gota que contiene al mar, la esencia de la totalidad.
Yo Soy es la permanencia.
Está más allá del ciclo de las olas y de las mareas, pero les da la vida.
Yo Soy no tiene movimiento, todo gira alrededor de Él.
Yo Soy no tiene forma, pero todas le pertenecen.
Yo Soy no es un sueño, pero se deja soñar para manifestarse.
Yo Soy es uno y es todo pero, ante todo, Yo Soy ES.








YO SOY... EL MÁS LARGO VIAJE

Imagen
Yo soy el más largo viaje jamás emprendido.
Yo soy el punto de partida, el destino, la barca arrastrada por la corriente, la misma corriente, y el río.
Soy el curso sin meandros, el cauce sin remolinos.
Soy el eterno viaje sin retorno, el torrente de la vida.
Quiero que te atrevas a navegarme desde el nacimiento a la mar, desde la mar a las nubes.


Quiero dejarme llover sobre ti y refrescar tu conciencia, para que aquél que ha de despertar desperece y abra sus ojos.
Déjame brotar en ti cual manantial de agua cristalina, pues soy la fuente de las maravillas, el agua milagrosa que apaga la sed del espíritu.
Yo soy la poza sin fondo, el fondo sin agua, el no ser del ser, y el ser del no ser, la conciencia de las partes y de cada parte el todo.
Soy lo que soy, soy el Yo Soy.








YO SOY... EL CAMINO

Imagen
Yo soy el camino.
No parto ni voy a ningún sitio. Estoy allí donde tú pisas. No soy la meta, sino el vehículo.
Muchos me confunden con el final..., creen que el camino es el sentido, cuando no soy mas que el proceso de la conciencia.
Yo soy el camino.
No tengo nombre, aunque de mil formas me llaman. Muchos me quieren para sí, pero la verdad es que no tengo dueño. El amo del alma del camino es la libertad.
Yo soy el camino.
Vivo en el corazón de cada hombre. Me paseo por la vida pasando inadvertido las más de las veces, pues me buscan fuera, cuando tengo mi casa en la casa del espíritu.
Yo no soy un camino cualquiera. No soy el sendero de la montaña..., ni siquiera aquél que conduce al claro del bosque. Sencillamente, soy el camino.
Soy la senda de la Conciencia. Si de algún sitio parto..., parto de ti y a ti vuelvo.
Yo soy, sencillamente, el camino.
Y tan solo se me anda en la serenidad del viajero solitario que acompaña sus pasos con los latidos de su corazón, con el fluir de sus sentimientos, con la mágica…

MATERNIDAD CÓSMICA

Imagen
No es fácil vivir la vida. Nos entregan a ella sin libro de instrucciones, y los recuerdos de nuestra verdadera naturaleza sellados y ocultos bajo mil capas escritas por el tiempo. La vida se vive sin anestesia. Por eso, aprender a vivir sin dolor es aprender a vivir sin miedo y sin apegos. Lo cierto es que lo que verdaderamente nos mata es la falta de libertad, y la falta de conciencia que la genera.
El fenómeno de la vida, de la generación de la vida, de la gestación de la vida, es el mayor regalo que nos ha podido ser otorgado. Somos seres autoconscientes capacitados para vehicular conciencias de Luz. Y por esto, entre otras cosas, sorprende la falta de conciencia que, a veces, los humanos aplicamos al hecho de ser padres o madres. Y, sobre todo, al maravilloso milagro de ver un vientre henchirse y llenarse de vida.
Muchas madres tienen que afrontar este milagro solas. A veces por la falta de conciencia de padres que no asumieron las consecuencias biológicas, energéticas y espiritual…

CLAVES DEL MUNDO REAL: TODO ES ENERGÍA

Imagen
Todo cuanto ves es energía. No hay otra cosa que energía. Eres energía.
Todo cuanto ves es producto del decodificador de realidad con el que has sido dotado: la mente..., con todas sus posibilidades y todas sus limitaciones. La realidad que percibes no es mas que una ideación de esa mente.
Lo que tienes frente tuya solo es tal y como lo ves en una fracción de si mismo. Pero esencialmente, de principio a fin, es energía. Y como tal es susceptible de experimentar cambios en sus diversas manifestaciones, y dentro de lo que llamamos mundo real. Tomar conciencia de esto te puede permitir generar dichos cambios.
La materia está mayoritariamente constituida por grandes espacios vacíos. Esta realidad de la física del átomo viene a ser una paradoja cuántica y cuasi trascendente. Aún así, nos reconocemos como materia densa e impenetrable, como cohesionados, coherentes y físicos.
Todo cuanto ves es energía. No me percibas como un ser humano. Percíbeme como energía caminante, con capacidad para gener…

ESPEJO DE LA LUZ (RETORNANDO)

Imagen
Salvaré las distancias obedeciendo a impulsos estelares, pulsos de luz y de conciencia, instantes eternos estirados como vidas completas. Fragmentos de una realidad infinita hecha pedazos, que se me muestran de forma aparentemente ordenada, se convertirán en un fino hilo incandescente que me conducirá hasta el resplandeciente centro de Luz que a todo da vida.
Hacia los espacios internos lancé las santas preguntas, las eternas interrogantes que apisonan mis días y mis noches desde hace incontables intervalos de luz de mi ancestral conciencia. Buscando la finalización del gran viaje hacia la Luz, abrazado por la dorada serpiente (la dueña del ígneo fulgor del espíritu)..., con los pequeños pasos del gigante, con la mirada perdida en lo infinito, sobre el caballo del olvido... llegaré al final sin llegar, finalizaré el viaje sin concluirlo. Es la única salida sin retorno, el único retorno sin inicio.
Sigo la Luz. Me dejo guiar por el resplandor de una estrella remota, atractor irremediable…

ME GUSTA ESCRIBIR POESIA

Imagen
Me gusta escribir poesía. Me saca de los confines de mi propio universo, y me convierte en todo aquello que vive en mí y no me dejo o no me atrevo a ser plenamente.
Son las estrellas en mi cabeza que se liberan y adornan el cielo, y las nubes de algodón, y las alas del ruiseñor de mi espíritu que canta y vuela desbocado como el Pegaso de mis sueños.
Me gusta escribir poesía, porque dejo de ser yo aún siéndolo y habito entonces en cada sensación, en cada piedra o en cada lágrima, en cada ser o en cada recuerdo.
Me gusta escribir poesía, porque me escribo a mí mismo y me describo en mi propia variedad, sin sombras y multicolor. Y quizás yo sea así, luminoso arco iris en alianza con la ausencia de las sombras, que espera brotar a raudales con el espíritu que anima las palabras.



EL VIEJO DE LA MONTAÑA (EL PEREGRINO)

Imagen
Cuando el viejo de la montaña caminaba sobre sus propios pasos no desandaba el camino andado sencillamente, decía, lo andaba en una dirección diferente. Quizá por eso los que le veían marchar nunca le veían alejarse, nunca se perdía en la lejanía. En una ocasión, antes que decidiera marcharse a vivir en la soledad, compartió su camino con un peregrino que hacía el viaje de retorno a casa. Y el viejo le preguntó:
“¿De verdad que estuviste en la montaña sagrada, diste tres vueltas en torno a la roca maravillosa, y después danzaste al son de la luz de la luna llena?. ¿Y ahora regresas a casa?. Si en verdad es así, y nos has visto que en todo momento llevabas tu casa contigo, ¿cómo reconocerás una montaña sagrada sin que otro te lo diga?. ¿Cómo encontrarás la roca maravillosa sobre la que hundirás tu espada?. ¿Y cuándo sabrás que has de bailar al son de la luz de la luna llena?. Cuando iniciaste el camino de ida iniciaste el camino de vuelta. Pero la verdad es que nunca te marchaste porque …

EL VIEJO DE LA MONTAÑA (EL HOMBRE Y EL ASNO)

Imagen
El viejo de la montaña se acomodó sobre una roca,  de esta forma podía ver a todos los congregados, y todos podían verle. Usando un tono sereno y pausado se dirigió a ellos como si los hubiera visto por primera vez, como si todo hubiera recomenzado de nuevo, como si el tiempo transcurrido y los encuentros, las preguntas y las respuestas hubieran sido barridos por el viento… En ese instante su voz se hizo una con la rota soledad del páramo, su mirada se volvió cristalina y sus pensamientos parecían brotar de lo más hondo y de lo más cercano. Y dijo:
“En la certeza de todo fin está la esencia del principio. En la certeza de todo camino está el final del mismo. En la esencia de cada paso vive el alma del caminante....
¿Cuando un hombre monta sobre su asno, quién hace el camino del hombre el mismo hombre o el asno?.
Cuida tus pasos, y la forma en que los das, y lo que pisas, y el espíritu de las palabras que usas para cabalgar tus pensamientos, y los pies que te calzas para andar tu camino y s…

SAGRADO ESPIRITU DE LA MONTAÑA

Imagen
Me entregué al viento. Mirando aquellas montañas, me entregué al viento. Cerraba los ojos, y le decía: qué me cuentas viento..., qué me cuentas... Y me decía a mi mismo: voy a abrir mis sentidos a ver qué me cuenta el viento, qué historias me trae desde lejanas tierras...
Frente a las montañas... Las palmas de las manos al viento para sentirlo mejor y ser más uno con él, y recibirlo con todo mi ser... Y me dejaba llenar. El viento era un mensajero..., y yo solo debía estar presto a escucharlo. ¿Qué me traes, viento...?.
Y miraba las montañas..., que cautivaban mis sensaciones por minutos y minutos de las cadenas del tiempo que nos contiene. Hasta que la insonora voz, la que de vez en vez rompe mis murmullos de aprendiz de despierto, me dijo:
- No son montañas...
- Si no son montañas, qué son..., pregunté.
- Son cuerpos, dijo.
- ¿Cuerpos?..., volví a preguntar.
- Habitados por los espíritus de las montañas...
Y entonces, una extrema claridad se adueñó de mí. Y las certezas, y las sensaciones,…

LIBERTAD Y REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA

Imagen
La mente y sus entresijos te roban libertad:
El miedo te roba libertad. El apego te roba libertad. La inseguridad te roba libertad. El deseo te roba libertad.
Creerte libre te roba libertad. La seguridad también te roba libertad. Te roba libertad la distracción...
La libertad está asociada a la conciencia. Todo aquello que te aleja de ser consciente, y del instante presente, te roba libertad.
La libertad está asociada a su propia búsqueda, al fin que la justifica y al hecho de permitir que cada ser decida conscientemente sobre su propio devenir. Pero nada de esto es posible si no somos verdaderamente conscientes. Nuestro destino solo nos será verdaderamente revelado desde nuestra conciencia, desde lo que en verdad somos. Por eso hay que liberarla. Para conocer y para ser libres, debemos asumir nuestra responsabilidad como seres habitantes de este mundo, de este espacio. Y para saber esto y asumirlo, tenemos que conocer.
Para ser verdaderamente conscientes tenemos que despertar en este sueño que l…

CLAVES DEL MUNDO REAL: LA DIMENSIÓN INSONDABLE

Imagen
Ladimensión insondable está aquí. Hablamos de ella como lejana, paralela, inalcanzable, sutil, diferenciada... Pero lo cierto es que la dimensión insondable está aquí mismo. Forma parte de ti y de mi. Está en nosotros como nosotros estamos en ella.
Cuando decimos “el otro lado” hablamos realmente de este lado. Porque todo queda en este lado. “El otro lado” y este son el mismo.
La dimensión insondable lo es porque nuestra atención está depositada en una fracción de lo que llamamos realidad a la que nuestra mente, y la totalidad de la mente orgánica que sostiene la autoimagen de nuestro cuerpo, le ha concedido verosimilitud y exclusividad. Pero “el otro lado” y este lado son el mismo. Todo es un contínuo diferenciado por la mente y por la percepción, por la creencia y la racionalidad.
La realidad, lo que llamamos realidad, constituida por hechos consumados, objetivos, físicos, por leyes físicas inalterables..., es vulnerable, voluble, alterable, modificable, dúctil... Parece no serlo, pero l…

CLAVES DEL MUNDO REAL: LA REALIDAD SE CONSTRUYE

Imagen
Cuando decimos “mundo real”..., no sabemos lo que decimos..., realmente no sabemos lo que decimos.
Cuando decimos “no es real”..., no sabemos lo que decimos. Ni lo sabemos cuando decimos “es real”.
Cuando decimos “pertenece al mundo de la imaginación”..., no sabemos lo que decimos. Ni cuando decimos “lo he imaginado”.
Cuando decimos “no existe”...., no sabemos lo que decimos. Ni cuando decimos “existe”.
Cuando decimos “no puede ser”..., no sabemos lo que decimos. Ni cuando decimos “es imposible”.
No sabemos lo que decimos cuando decimos “es creíble”. Y mucho menos cuando decimos “es increíble”.
El tejido de la realidad, de la plausible imposibilidad manifiesta que nos rodea, a la que pertenecemos, y de la que estamos hechos, se alimenta del continuo energético y creacional de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos, de todas nuestras ideaciones, de nuestras vivencias oníricas, y de la densa materialidad energética de los hechos llamados objetivos, físicos y consumados. Pero todo ell…