Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 27 de abril de 2012

LA CONSPIRACIÓN DE LA LUZ




Hay ocasiones en las que la Naturaleza conspira para convertir un momento cualquiera en un momento mágico. Y es que la Magia de la Vida convive minuto a minuto, palmo a palmo, con cada uno de nosotros.

Desde que el sol se levanta hasta que se pierde por la fina línea del horizonte, la conspiración de la Luz por hacerte consciente y libre es permanente, pues en la conciencia de vivir es donde se esconde el secreto de la propia vida. Y, al caminar por este mundo con los pies descalzos, los ojos bien abiertos y las manos extendidas, difícilmente podemos resistirnos a la idea de que no solo formamos parte de todo cuanto vemos, sino que somos todo cuanto vemos, y que nos vivimos en cada cosa existente: desde el árbol al arcoiris, desde la piedra a la montaña, desde el pájaro al hombre...

La conciencia de ser uno con el resto, de ser sólo una fracción, una perspectiva de la totalidad inmediata, es crucial para quien busca salir de la frágil y a la vez férrea cárcel de la mente domesticada. Somos uno en el Todo y con el Todo, y solo el sentimiento de individualidad inconexa es lo que nos convierte en elementos disonantes en la Totalidad.

Al contemplar el río de la vida y ver el agua discurrir entre las piedras, al árbol arrimado a
su orilla y cómo el viento arrastra sus hojas, solo puedo pensar en la similitud de esto con la propia existencia, y lo cerca que podemos estar de comprender e interiorizar su sentido.
 
Intenta, aunque sea por un minuto, compartir tu tiempo con el discurrir del agua, con el sonido del viento, con la canción de fondo de la naturaleza... Olvídate de ti mismo y solo oye, siente, percibe... Sentirás la suave melodía de lo que eres entonada en el canto de la naturaleza... Detén tus pensamientos y déjate sentir... Deja que el viento traspase tus emociones, las recoja y se las lleve... Déjate conspirar por la Luz, ábrele paso en tu corazón, alimenta el sentimiento de unidad y naturalidad que todos necesitamos... En la esencia del aire y del viento, de la luz que nos envuelve, en la atmósfera de los bosques y la campiña, en la de las montañas..., la más sutil de las energías anima a los tres reinos. Son partículas sensibles al pensamiento..., inspíralas, siéntelas sobre tu piel y cómo alimentan a tu ser... A veces se concentran en un lugar, un lugar sagrado, pero lo cierto es que están diseminadas por todas partes, como polen en el aire o arrastrado por el viento. Pon conciencia a ese minuto de Luz y atráelas hacia ti, acrecienta tu energía y tu cuerpo de Luz..., pues tú eres eso.

Al vivir en la periferia de nosotros mismos nos condenamos a contemplar la periferia de lo existente, es decir, lo circunstancial y fenomenológico. Y así, no percibimos el sentido. Y, si algo tiene la vida, es sentido. Por eso no podemos vivir en la periferia porque, aún cuando los latidos de la vida llegan a todos los rincones, solo una visión que busca comprender e integrar te mostrará el sentido o te dará la siguiente clave: a veces, para encontrar el sentido, es necesario que aprendas a darle sentido a lo que haces..., pues todo cuanto acontece en la vida es fruto de un lenguaje, de la más alucinante experiencia de comunicación entre los diversos niveles de la existencia, sus seres, y las energías que la componen (es el Todo hablando de todo). Y esto sucede permanentemente. Y nosotros formamos parte de ello. Pero aprende a encontrar el sentido... y a darle sentido a lo que haces, llénalo de contenido.

Creerme separado del resto sólo acrecienta mi sensación de soledad.
Saberme integrado, que solo soy una parte del resto, disipa mis soledades, porque me veo en todo. Y en esos momentos, soy consciente de que todo me acepta y me acoge.

Vivimos tiempos difíciles..., pero altamente esperanzadores, pues vivimos los inicios del
Nuevo Tiempo, digamos que nos acercamos a la primavera de la galaxia, y el ciclo de Luz comienza de nuevo. La Era de las Luces se acerca. Y comprender la magia de vivir es importante.
La Magia de la Vida no sólo se da en la naturaleza, cuando compartes tus pasos con el
crujir de la tierra bajo tus pies o dejándote acariciar por la blancura efímera de la flor del almendro. La Magia de la Vida también se da en mitad del asfalto porque, a fin de cuentas, de lo que se trata es de ser consciente. En definitiva, hablamos de Vivir. Y esa Magia se experimenta igualmente en el entorno más frío, pero más inmediato, de las grandes ciudades. Sin embargo, no podemos darle la espalda a la Gran Madre que nos acoge desde el principio de los principios, la Naturaleza. Así que busca la Magia de la Vida allí donde estés, experiméntala en ti mismo y con los que te rodean. Acaricia el momento presente, el instante eterno que se despliega ante ti cuando te dices hacia tus adentros “Yo Soy”. Conspira con la Luz dejándote abrazar por ella y asumiendo el compromiso adquirido por todo hijo de la Luz, que no es otro que trabajar por ella, por su establecimiento en este mundo, por su afianzamiento en la vida, por tu búsqueda permanente de ella como objetivo primordial en tu existencia.

No somos mas que la unidad viviéndose a si misma desde multitud de conciencias en los diferentes reinos de la naturaleza. Somos cuanto vemos, pero no vemos cuanto somos. Sin embargo, está ahí, rodeándote, componiéndote, soñándote, acariciándote... Lo que te separa de tu conciencia de ser uno con el resto no es otra cosa que creerte real, definido y concreto pero, sobre todo, real. La realidad de lo que eres no tiene nada que ver con la realidad de lo que crees ser. Puedes fácilmente ver lo que crees ser cuando te pones ante un espejo. Para ver lo que eres tienes que mirar hacia dentro. No es necesario desmenuzar aún más este pensamiento. Eres cuanto eres, sencillamente.

Permanentemente, la Magia de la Vida te concede los elementos suficientes para que seas consciente de cómo la Luz conspira para dejarse atrapar por ti, y que hables su lenguaje y entiendas los pasos a seguir. Si cualquier momento puede adquirir el cariz de mágico es porque la magia es algo inherente a la existencia.
¿Cuándo la existencia carece de magia?. Cuando no se encuentra el sentido. Cuando aprendes que todo tiene un sentido, la conspiración de la Luz para que lo encuentres, lo atesores y aprendas a verlo se hace evidente. Conspira con la Luz para que así sea.












viernes, 20 de abril de 2012

POTALA

El imponente Potala, en una fotografía obtenida con zoom desde la azotea del monasterio de Jogkand


Hay lugares ciertamente míticos de nuestro tiempo, lugares que forman parte de lo más profundo del inconsciente y del propio consciente de la humanidad de nuestro tiempo. Lugares que son más que emblemáticos, recordados no porque tuvieron un momento de esplendor hace centurias, sino porque tuvieron ese esplendor o un particular protagonismo en un momento del tiempo al que nuestra visión limitada del pasado, como seres limitados por ese mismo tiempo, aún alcanza. Son lugares tan próximos a nosotros que, a pesar de las distancias incluso físicas, tienes que verlos, visitarlos, pisarlos, tocarlos con tus manos. Este es el caso de Potala o Potalá, como dicen los tibetanos, la que fuera residencia del Dalai Lama hasta el momento en el que la revolución cultural china le obligó a huir hacia la India allá por 1959.  Por eso, porque es un lugar vivo, histórico y mítico de nuestro tiempo, por eso estoy ante él en esta foto. Y os puedo asegurar que, como en tantos otros lugares, estar allí no tiene precio.

A los pies de Potala
Reconstruido por Lozang Gyatso (quinto Dalai Lama) en 1648, aunque su construcción data del siglo VII, domina desde las alturas la capital política y espiritual de Tíbet, Lhasa, re-descubierta quizá para occidente por los libros de Lobsang Rampa más tardíamente pero, sobre todo, por la brillante Alexandra David-Néel, quien entrara clandestinamente en la ciudad (prohibida entonces a los extranjeros) en 1924.

Lhasa reposa al pie de enormes montañas hijas de la cordillera del Himalaya, montañas que cobijan el secreto y la leyenda de grandes maestros capaces de innumerables prodigios. Sin embargo, a pie de calle, lo que he podido observar como un visitante llegado de occidente es la naturalidad y pureza de sus gentes. Ser el centro de atención en las calles de Lhasa, por el mero hecho de ser diferente, te hace adquirir un agradable protagonismo que lleva la comunicación entre humanos diferentes al entrañable punto del contacto físico. La gente te sonríe y saluda por la calle, pide hacerse fotos contigo, y te tocan, se acercan para tocarte, extrañados de ver a un tipo alto y cabello largo que tiene, por demás, barba. Te tocan y te piden que los toques, para demostrar que no hay más sentimiento que el conocerse y que aprecies que ellos son iguales, aunque diferentes a ti.

Hacerle una foto a alguien en 
En las calles de Barkhor, en los alrededores del Monasterio de Jogkand, en Lhasa
Tíbet y mostrarle su imagen es todo un acontecimiento. En Tíbet, como quizá en otros lugares recónditos del mundo, hay mucha gente que nunca ha visto su imagen en otro lugar que no sea un espejo. Así que cuando fotografías a alguien, y le muestras su imagen, su sonrisa se propaga de oreja a oreja, y en segundos la gente se arremolina a tu alrededor pidiendo ser fotografiado.

Potala..., residencia... y misterio.... En mis sueños despierto, con mi visión lejana, en mis viajes sin moverme de casa, contemplo bajo Potala una escalera que, en espiral, desciende por las entrañas de la tierra hasta una sala acaso circular esculpida también en la piedra, donde maestros y monjes quizá en un tiempo ya pasado, compartían ceremonias, misterios y ritos. Y algo más arriba, pero aun bajo el suelo, un secreto túnel que conduce y comunica con el cercano monasterio de Jogkand. ¡Qué poco sabemos de los hermanos de Luz que adornan su traje de carne y hueso con la túnica azafrán!. Ellos han esculpido una realidad, y en ella todo aquello que parece solo fruto de la iconografía de sus creencias es tan real como el más real de los días..., o quizá es esa realidad la que los ha esculpido a ellos. Y, en cualquier caso, sea como sea, no dudo de esa realidad. Kalachakra.








viernes, 13 de abril de 2012

2012




Lo que somos, lo que somos además esencialmente, no está constreñido, contenido, sujeto al espacio y al tiempo. Lo que somos, lo que en verdad somos, no tiene tiempo, ni a tiempo se somete. Es más, hubo un tiempo (por emplear esta expresión) en el que aquello que vemos y experimentamos como universo, aunque quizá en un modo diferente, no estaba sometido tampoco al tiempo. En algún momento del pasado remoto la conexión materia, energía, espacio, conciencia, tiempo, estaba establecida (de estarlo) de diferente manera. Espacio y tiempo no estaban ligados. Espacio y materia solo en una relación no obligada, pues existían (como existirán en otros universos) espacios sin materia. Ni existían materias obligadas por el tiempo. Ni conciencias encapsuladas en materias temporales con fecha de caducidad. El tiempo no era un factor incuestionable, ineludible, en lo existente.

Pero ocurrió algo..., la codicia, el afán por controlarlo todo o quizás  el afán por controlar el Todo, de una suerte de forma de vida inteligente y tecnológicamente capaz que, buscando someter el tiempo a la materia para controlar este, jugó a dioses o señores del tiempo... justo en el inicio de la etapa oscura que en este nuestro año 2012 toca a su fin. Incorporaron tiempo en estructuras orgánicas para moverlas a voluntad por la línea temporal, hacia delante y hacia detrás, y adquirir control de lo acontecido, de lo que acontecerá y sumirnos acaso en un periodo oscuro que no tuviera fin. Provocaron un tiempo lineal, acelerado, con progresiones y paradojas imprevisibles y quizás caóticas, dando lugar a un universo temporal, finito, y a seres (como nosotros) igualmente temporales y finitos, aceleradamente temporales y finitos. Viniendo a generar el tiempo lineal que conocemos y sufrimos.

En aquél momento de la historia de nuestro universo siete flujos o tendencias del tiempo permanecían custodiadas por amigos de la constelación de las Pléyades. Ellos eran los responsables del tiempo, de los siete tiempos, y todo fluía como debía ser. Pero aquella forma de vida inteligente y tecnológicamente capaz, parecida en su estructuras morfológicas a la forma de vida que nosotros llamamos saurios, robaron los siete sellos y arrebataron los siete tiempos.
Y ahora, a las puertas del inicio del nuevo tiempo, en este 2012 que avanza día a día hasta su momento cumbre en el solsticio del 21 de diciembre, acogemos con esperanza la oportunidad que tenemos por delante. Porque se acerca el tiempo de la Luz.

De esto y de la conciencia hablamos en las canalizaciones que a continuación os transcribo. En ellas (y esto es extensible a la generalidad de las canalizaciones) la literalidad a veces es importante y a veces no lo es, a veces se convierte en una forma destinada a captar la atención y en otras en una forma de hacer pensar, deducir, para alcanzar de forma asimilada y digerida una conclusión. Otras veces, como digo, las cosas son tal cual se expresan. Pero hay que tener en cuenta, hablando precisamente de tiempo, que lo que hacemos es trasvasar información-energía desde un paradigma en el que el tiempo no cuenta o cuenta de una forma muy diferente, a este nivel humano, sensorial, físico, densificado y aceleradamente temporal de forma lineal.

En definitiva, la historia que os acabo de exponer no deja de ser una interpretación suficientemente literal de lo que vais a leer ahora. Y lo que vais a leer ahora no está necesariamente libre de matices y sentidos que se pueden ver con el tiempo o con perspectivas más completas. De hecho,  la extraña singularidad del tiempo confinado en la materia y la acelerada progresión de este en el ser humano, como fruto de una suerte de experiencia o resultado no esperado, no es una información completamente nueva para mí, pues me llegó por vez primera (por esta misma vía) hace ya como una veintena de años, y ahora vuelve a aflorar más completa. Pero este no es hoy el centro de la cuestión.

El centro de la cuestión es el 2012, el año en el que nos encontramos y el hecho de estar al inicio de un ciclo amplio y cósmico de Luz. Antes o después tenía que buscar respuestas en “mis propias fuentes de información”. Y las respuestas no pueden ser más esperanzadoras. Se acaba el tiempo de las sombras. El tiempo de la Luz está llegando. Pero debemos estar atentos y poner conciencia e intención, y confianza, pero sobre todo conciencia, en el futuro que queremos.

Reflexionemos sobre lo que el tiempo significa en nuestras vidas, y quizá acaso así intuyamos la trascendencia de encontrarnos al final de este ciclo, y la importancia de que el control del tiempo sea recuperado, pues es la cárcel de la Luz. Y la gran esperanza que supone para todos que oleadas de vida de conciencias muy luminosas empiecen a llegar, pues estamos literalmente construyendo el futuro.

El texto que leeréis a continuación conserva la originalidad del momento aunque, básicamente por un problema de extensión, he obviado algunas partes no esenciales. Aún así, el resultado ha sido un texto amplio. Espero que sea suficientemente cautivador.

En mi experiencia, este tipo de textos enganchan de tal manera que te invitan a leer y releer para captar todos los sentidos sugeridos y los subyacentes, los enviados a la parte más sensorial y accesible de nosotros, y los más subliminales y silentes, dirigidos a sembrar una semilla que más tarde germinará. No sé si lo he dicho en otra ocasión: mi experiencia de canalización no es una simple experiencia de transferencia de información. Se trata de una información que atesora una energía que modifica la conciencia, que opera sobre ti a un nivel no perceptible, pero evidenciable en el interno. No se trata ya solo de lo que dice, ni de cómo lo dice, ni de lo que quiere o pretende decir, de lo que despierta, sino de la información energética que contiene y te llega.




CANALIZACIÓN





4, 5 y 7 de abril de 2012
Shambala (Alpujarras granadinas)


- ¿Qué significado o qué repercusiones puede tener sobre la humanidad de este planeta la fecha astronómica 21 de diciembre de 2012?

- Lo sentimos, pero no podemos contestar directamente a esa pregunta, porque sería necesario establecer primariamente un código lingüístico común. Es decir, y por ejemplo, no es correcto hablar de fecha astronómica refiriendo datos pertenecientes a un código de tiempo local terrestre. Por otra parte, entendemos que la cuestión está planteada en términos digamos que no directos sobre la cuestión, debatiéndose en las consecuencias de un acontecimiento incierto o supuesto y no en el hecho en sí mismo. ¿Me entiendes?.

- ¿Qué código emplearíais vosotros para referiros a dichas coordenadas temporales y locales?.

- Nosotros creemos que los ritmos que condicionan y participan de ciertos acontecimientos deben ser contemplados dentro de un contexto más amplio, como es el caso que nos ocupa. Lógicamente, nosotros sabemos aquello por lo que preguntas. Pero creemos que tenemos que ser insidiosos en nuestras afirmaciones o planteamientos para conseguir centrar realmente la magnitud de aquello por lo que te interesas. Es decir, y concluyo así: preguntas por un acontecimiento de dimensiones cósmicas valorado desde una perspectiva humana, terrestre y local. ¿Estamos de acuerdo en esto?.

- Sí. Pero me interesa la perspectiva cósmica.

- Entonces empezamos a entendernos, bien sabido que debe también interesarte, entiendo o interpreto, la repercusión local, porque quieres una valoración en cuanto a qué acontece en referencia a la Tierra. Y lo que ocurre es que ciclos cósmicos amplios convergen en un punto dirigido a subsanar digamos que criterios cosmológicos que fueron…
... Entendemos que ciclos cósmicos relacionados o vinculados a procesos de la temporalidad fueron en algún momento de la historia de vuestro universo malversados en cuanto a su estructuración y en cuanto a su habituación a formas entédicas de contenido fisiomolecular. En otro sentido, la representación del esquema circular o circumpolar de los ciclos de la evolución viene a determinar un fin de ciclo y comienzo de un nuevo ciclo, entendiendo que comienza el inicio de un ciclo diferenciado y altamente esperanzador para este lado del universo.

- ¿Por qué es esperanzador?.

- Porque da comienzo el ciclo de la Luz, el inicio de la nueva era y de un nuevo tiempo. Lógicamente esto no tendrá lugar de la noche a la mañana, de un día para otro y menos para vosotros, porque como digo se enmarca en un proceso de categoría cósmica. Pero es el inicio del nuevo tiempo, gracias a los ciclos de los grandes ciclos. Y esto es bueno para todos. Porque es la gran oportunidad para ganar terreno a la oscuridad.

- Hablas de una luminosidad que se hace más manifiesta a partir de un punto evolutivo determinado…

- De lo que hablo es de un acontecimiento cósmico que facilita la instauración de un régimen de Luz en una parte del universo en el que la oscuridad, es decir, la desarmonía había ganado terreno, y en el que esto venía propiciado porque la hilazón materia, tiempo y energía se había establecido en términos no correctos y propiciatorios de desmanes de proporciones enormes. No sé si me explico suficientemente. Pero además, cósmicamente los movimientos de los sectores del espacio pueden estar vinculados a estados no ya de la materia, que lo están, de la energía, que lo están, del tiempo, que lo están, sino de la conciencia y de las diversas manifestaciones de lo que vosotros y nosotros llamamos espíritu.

La conformación estructurada cósmica que se avecina permite un afianzamiento de la conciencia cósmica e individual, por tanto, en este lado del universo; digamos que permite vehiculizarla de manera más correcta y poderosa, viene a ser el soporte energéticamente ideal. Lo que ocurre es que estamos obligados a utilizar un lenguaje metapoyético para poder transmitir todo esto, porque no resulta fácil trazar paralelismos por otra parte inevitables entre acontecimientos de carácter cósmico y astronómico con acontecimientos o experiencias de la conciencia o el ser. Pero es que es así, porque el universo, el cosmos en su totalidad es el vehículo de una macroconciencia llamada por muchos de vosotros Dios, y que se expresa a diversos niveles.

- ¿Será como salir de un túnel?.

- Bueno, hemos dicho que es inevitable utilizar un lenguaje que contenga ideaciones sobre acontecimientos. Así que lo puedes definir así. Aunque quizá fuera más acertado decir que entramos en un túnel de luz. Pero es una forma paradójica de expresarlo. Lo que entramos es en un sector del espacio-tiempo-forma-energía-conciencia con amplias posibilidades de albergar conciencias iluminadas que, por demás, irrumpirán en esa nueva esfera, “espacialidad”, capaz de contenerlos, asumiendo oleadas de vida luminosas de seres que podrán tomar cuerpo, forma, para contribuir al asentamiento de la Luz por los próximos eones de tiempo.

- Los seres dorados…

- Así es, los seres dorados, los portadores de la Luz, y los instauradores del laberinto de oro. Los soñadores serán los hacedores.
El tiempo de la oscuridad toca a su fin, aunque como dije aún queda mucho por hacer…, por otro lado lógicamente. Pero sí, será más fácil. Pero aún deberán pasar algunas generaciones para que los cambios se hagan realmente efectivos. Pero el cambio ya ha comenzado. Este es el inicio del nuevo tiempo.

- ¿Se puede torcer esto?.

- Difícilmente, aunque pudiera ocurrir que un cambio de polaridad en el eje sobre el que se desarrolla todo esto sucediera. Pero esto es algo altamente improbable. Por otro lado, ¿piensas que “ellos” no lo saben?. Saben que su ciclo toca a su fin, y que ahora es nuestro momento. Por lo tanto, intentarán hacer de su final y de nuestro inicio un punto en el que converger en aquello que siempre han esgrimido: el desequilibrio. Porque en el desequilibrio es donde mora la oscuridad. Sin embargo, tan solo resta seguir trabajando, y el cambio tendrá lugar. El cambio ya ha comenzado.

- ¿Cómo hacer que la mente creativa sea realmente eficaz en esta encrucijada?.

- La clave está en sintonizar con una realidad que, alternativa a la actual, genere sueños de Luz, que entre todos seáis capaces de conectar con una realidad en la que exista un lugar para todos, y ayude a vehiculizar esos elementos energéticos y espirituales que en este nuevo tiempo van a poder tomar cuerpo entre vosotros y en el resto de este universo. Es necesario generar un futuro prometedor en el que no tenga cabida vivir este tiempo con miedo. Tenéis que ayudar a la instauración del nuevo tiempo acrecentando vuestra conciencia, los vínculos energéticos de la conciencia con la armónica realidad que necesitáis.

- ¿Se abrirán “pistas” para que nos visiten los antiguos dioses?.

- ¿Los antiguos dioses te refieres a los constructores de las civilizaciones del pasado?.

- Sí.

- Los por ti llamados antiguos dioses…, digamos que unos nunca dejaron de estar, y otros entendemos que mejor no deberían retornar, y de hecho una parte importante de la época oscura que hemos atravesado está condicionada en muchos de sus efectos porque fueron los instigadores de cambios que alteraron la cinética del tiempo. Y debido a ello, muchos de vosotros os visteis forzados a realizar un trabajo en condiciones no precisamente infrahumanas, sino infra.... Todo esto está motivado porque al entrar en la etapa oscura, en el tiempo oscuro del  ciclo de Alcione, la materia se recombinó de tal forma con la estructura del espacio y a la vez del tiempo que los ciclos se volvieron extremadamente celéricos. Aunque esto solo en parte, porque lo cierto es que todo fue bastante más complejo. Pero sabemos y sabéis que la estructura de la deformidad tiempo-espacio-materia no se establece sobre la premisa de la uniformidad, sino como he dicho de la deformidad. Y por lo tanto, no es posible establecer una progresión del tiempo estable y uniforme combinando estos tres elementos. Pero esto es también y solo parte de la cuestión. Lo cierto es que justo en el momento de iniciarse el ciclo de sombra se produjo la abducción del tiempo.

- ¿Qué es la abducción del tiempo?.

- En el inicio el tiempo primigenio, original, no se entendía como un factor condicionante de la materia, ni del espacio. Existían espacios sin tiempo y materia sin tiempo. Desde un punto de vista cuántico esto representa una paradoja quizá casi incluso no planteable. Pero la existencia de universos no condicionados por estos mecanismos son una realidad.

- ¿Y entonces qué ocurrió?.

- Ocurrió que los guardianes de los siete tiempos primordiales perdieron su control, desembocando todo esto en una situación cósmicamente completamente anómala.

- ¿Anómala, por qué?.

- Porque para nosotros la sumisión del espacio y el tiempo entre sí, así como la sujeción de la materia al propio tiempo, significan una singularidad de este universo, pero no es necesariamente así. El fin no existe por sí mismo. El fin de una conciencia que esté delimitada por la materia es una falsa singularidad de vuestro universo. Como digo no tiene por qué ser así.

- ¿Y antes cómo era?.

- La conjunción de espacio, tiempo, materia, energía y conciencia. Energía y conciencia son factores hasta cierto punto interdependientes. La función de materia y espacio lo son igualmente, pero ojo la existencia del espacio no implica la existencia de la materia, pero la materia debe existir en un espacio. Si hay materia hay espacio. ¿Pero qué hacemos con el tiempo?. Alguien pensó que el tiempo, este factor arrojadizo, podría ser un elemento cohesionador de tres elementos no vinculados entre sí por su propia naturaleza: el espacio, la materia y la conciencia. Es decir, ¿qué ocurriría si fuéramos capaces de contener una conciencia en un vehículo material, y por lo tanto físico, y que así ocupe un espacio, con capacidad para desplazarse por el tiempo?. ¿Es más hasta cuándo podría desplazarse en ese tiempo?.

Sin embargo, la cuestión no estaba del todo clara, porque la concepción del tiempo lineal siempre ha sido una idea no relacionada ni contemplada por civilizaciones galácticas avanzadas. ¿Cómo alguien podía suponer que una raza voraz pudiera soñar con controlar el tiempo asumiéndolo en su propia estructura orgánica, para intentar modificar todo cuanto hasta ese momento había sido?.

Esta es la cuestión. La cuestión es que justo en el momento de entrar en la zona oscura el asalto al control del tiempo se produjo. Se rompieron los siete sellos, se perdió el control de los siete tiempos primordiales y la galaxia se vio arrastrada en algo que vosotros conocéis bien: un tiempo lineal, absurdo y acelerado y, como consecuencia, cuerpos orgánicos que contienen conciencias con fecha de caducidad.

- ¿Y por qué hicieron eso?. ¿Qué beneficio esperaban obtener?.

- ¿Beneficio?. Entendido como vosotros lo entendéis quizá ninguno…, solo controlar el orden del universo, su manifestación, sus ciclos, y muy probablemente hacernos entrar en un ciclo de oscuridad mucho más amplio o quizá de forma indefinida.

- Si afectó a toda la galaxia también afectó a Sirio, ¿no?.

- Afirmativo, pero no de la forma en la que puedes prever. Nosotros somos preservadores y nos movemos en estadios de la materia y de la conciencia, así como del tiempo, completamente diferentes. El problema está básicamente en la manifestación de tercera dimensión, que es el nivel digamos más perentorio en el que actuar. No sé si soy suficientemente clarificador en esto.

Nosotros seguimos manteniendo nuestro control, y prácticamente los efectos no se dejan notar, pero obviamente  participamos de la era oscura. Sin embargo, el problema está albergado en la generalidad de la galaxia y mayormente en vuestro digamos cuadrante, sector…, porque sois, hablando de manera sencilla, materialmente temporales. Nosotros estamos manifestados de diferente manera.

- ¿Por eso estamos nosotros “aquí”?.

- Afirmativo. Pero hay más en esta historia. Hay elementos de esta historia que no debemos al menos de momento transferir, porque forman parte de claves que serán dadas en el futuro y que no debéis conocer por el momento, por razones que no debemos igualmente alumbrar.

- ¿Quién era esa raza voraz?. (refiriéndonos a los que sustrajeron los siete tiempos).

- Saurios, sauriones, detentadores de poderes extremadamente letales no provenientes de este cuadrante, sino de un antiuniverso paralelo a este. La reversión del tiempo y la anulación de los ciclos grandes…, estas eran las claves. Entrar en una etapa oscura mediante el control del tiempo y de los acontecimientos de carácter cósmico, y posiblemente así absorber este universo.

- ¿Abrieron una puerta entonces entre el antiuniverso y este?.

- La existencia de antiuniversos es algo por todos conocida. No implica una singularidad necesariamente teñida de malos pronósticos, no sé si me entiendes. Nosotros digamos que vivimos en un antiuniverso vinculado a otro antiuniverso que a su vez puede ser “anti” de otro. Lingüísticamente el prefijo “anti” no tiene por que implicar una singularidad nociva. Pero en este caso sí.

Ahora bien, claro que abrieron una puerta. Aunque más bien diría que esa puerta existe de forma natural o naturalizada. El agujero negro que existe en el centro de la galaxia puede ser el punto de reversión de este universo y la puerta de acceso. Pero desconocemos cuál es el estado del resto de civilizaciones, aunque damos por hecho que no representan un problema, y que este es un problema aislado con ellos.

- Y los sauriones estuvieron en la Tierra.

- Condicionando procesos en la evolución. No es un hecho demostrado pero a veces debatimos la posibilidad de que la existencia de los grandes saurios en vuestro planeta se debiera a un intento por generar especies inteligentes o medianamente inteligentes. Del mismo modo debatimos sobre el hecho de su masiva y providencial desaparición. Creemos que fue fruto de una ingerencia protectora. Pero desconocemos, porque durante mucho tiempo el control del cuadrante fue escaso para nosotros.

- ¿Algún tipo de humanidad convivió con dinosaurios?.

- Cierto. Y no lo sauriones. Por definición, no son humanos. Pertenecen a un arquetipo diferente, distinto. No son necesariamente parientes nuestros. Aunque debemos decir que no todas las especies saurionas tienen estos antecedentes. Pero la regla general de un cuerpo energético y una conciencia confinadas en una estructura molecular se cumple con ellos. Son básicamente bípedos. Son básicamente antropodeformes.

- No tienen el “eje” bien hecho… (se refiere al eje energético que define la estructura energética y sus centros).

- Lo que no tienen bien hecho es el criterio por el que se rige el universo que nosotros contemplamos, bien diferente del que ellos contemplan. ¿Crear seres atemporales pero físicos?. La física de un ser no la determina su sujeción al tiempo sino su desvinculación del tiempo. Controlar el tiempo te convierte en un sujeto por el que el tiempo transita. No solo transitas por el tiempo, sino que el tiempo transita a través tuyo. Solo quieren el control.

- ¿Cómo fue que asaltaran y destruyeran los siete sellos?. ¿Qué eran los siete sellos?.

- Desde un punto de vista digamos técnico, la contención de diversas probabilidades de tiempo acontecido. Desde un punto de vista energético, digamos que siete diferentes direcciones temporales.

- ¿Que estaba bajo el control de Pléyades?.

- Digamos que la responsabilidad de la custodia compartida en un periplo amplio. En ese momento la responsabilidad estaba depositada en ellos, obviamente. Especialmente pleyadianos y antarianos muy versados en todo lo concerniente al tiempo y sus potencialidades, pero enormemente responsables siempre.

- ¿Cómo ocurrió?. ¿Fue una guerra?.

- Digamos que fue mediante una distorsión de la realidad, manifestada posteriormente en un acontecimiento de contenido no precisamente pacífico. Pero tenemos un gran sentido del pudor con eso, y no nos está permitido hablar sobre ello por razones que no comprenderíais, o quizá sí. Es que el tiempo es una singularidad metamórfica. De esto se trata, pero no debo abundar sobre ello por razones claras de digamos seguridad de la información. Pero desde luego…, quizá esto se podría haber evitado. Pero las cosas sucedieron como sucedieron y no de otra manera, aunque probabilísticamente quizá esté sucediendo de otra manera. No sé si me entiendes.
Pero quédate con esta cuestión: el tiempo es una singularidad metamórfica.

En algún momento del tiempo esto que ha sucedido continúa sucediendo. Por eso no puedo abundar sobre esto, porque continuamos trabajando sobre la probabilidad de cambiarlo. ¿Entiendes ahora mis reservas?. Tenemos que modificar toda paradoja momentánea incluso… Repito, el tiempo es una singularidad metamórfica.

No es que la historia se esté constantemente re-escribiendo. Para nosotros, siempre, las cosas, los acontecimientos sucedidos sucedidos están. Y nunca intentamos controlar paradojas o probabilidades manifiestas de hechos consumados que se solapan y suceden de manera aleatoria quizá hasta el infinito. Pero es en este peligroso juego en el que hemos tenido que entrar, porque esto es una consecuencia de sus desmanes.

¿Controlar el tiempo?. El tiempo como tal es incontrolable. ¿Modificar los acontecimientos?. ¿Pero si los acontecimientos están en permanente movimiento en su propia “espacialidad” cómo van a ser controlados o previstos?. La consecuencia es la sucesión de probabilidades incontroladas e incontrolables, dando lugar a paradojas y hechos no necesariamente acordes a lo que se pretende. Es una forma de progresión caótica que puede terminar con la implosión del universo… Aunque claro, esto es pura teoría. ¿Pero entendéis por donde van las cosas?. Es que no se trata sólo de vosotros. El centro de la cuestión no gira entorno a la Tierra y sus habitantes. Va mucho más allá.

- El comienzo de un nuevo ciclo determina nuevas variables.

- Genéricamente es así, pero esas variables pueden ser predecibles. En el momento en que nos encontramos, y en la situación generada, esas variables son igualmente perfectamente predecibles, por eso todo apunta a nuestro favor. Pero no debemos bajar la guardia. Estamos en alerta, como fácilmente entenderás.

- ¿La Conciencia puede “metamorfear” el tiempo?.

- Negativo. Entendemos que no es así. La  conciencia es una cualidad del ser. Y el ser no está condicionado por el tiempo.

- ¿Entonces cómo se construye la realidad?. ¿Por qué la mente es creativa?.

- Bueno, estás tocando puntos importantes. Quizá yo no sea el elemento indicado para dar respuesta certera a lo que preguntas, al menos en primer término. Pero te diría que la realidad se construye a partir de la existencia de una presencia primigenia atemporal y despersonificada,  subyacente a todo cuanto pre-existe.

Tienes que tener en cuenta que lo que llamas realidad no es mas que un crisol de realidades y un punto focal de la conciencia. Todo cuanto existe, todo cuanto percibes e incluso aquello que no percibes, existe porque existe previamente lo que llamas genéricamente conciencia. Por eso decimos que la conciencia está en todo. Si no hubiera conciencia nada existiría. Todo cuanto existe, existe en virtud de la conciencia. La construcción de la realidad es tal a partir de los elementos que aporta la conciencia. Y entonces cabe preguntarse: ¿acaso la conciencia aporta átomos, estructuras, realidades?. La respuesta es afirmativa.

Con los elementos que la conciencia aporta se construye la realidad. Y, por extensión o consecuentemente, todo aquello que llamáis realidad o realidades, el universo en suma. Repito, la conciencia está en todo y todo está en la conciencia. Pero la conciencia no es la mente. La mente es un instrumento digamos utilitario de lo que tú llamas conciencia. Pero atención, porque lo que tú llamas conciencia no es propiamente dicho la conciencia. Pues de eso hablamos. La mente es creativa porque la realidad es voluble a la conciencia, es como arcilla en manos de un artesano.

- Interesante…

- Claro que es interesante. Todo esto habla de vosotros y de nosotros, porque formamos parte de “eso”, participamos de “eso”. Por eso estamos tan lejos y tan cerca a la vez, ya que esencialmente estamos construidos de lo mismo. Por ponerte un ejemplo: si fueras capaz de conocer y controlar la “materia” de la que se construyen los sueños, las experiencias oníricas, ¿acaso no podrías estar en disposición de generar sueños a tu medida, según tus gustos, tendencias, intereses o habilidades?. De esto se trata: conocer la interioridad de la conciencia te permite conocer la interioridad de la realidad y así puedes, potencialmente, generarla, modificarla, recrearla…, ¿alterarla?. No, alterarla no. Porque alterarla implicaría sustraerle su propia esencialidad, y eso solo podría hacerlo la Conciencia, la Gran Conciencia. Nosotros somos elementos portadores de la esencialidad de la Gran Conciencia, pero no somos ella. Lo somos pero no lo somos.

- Cuando en el camino de la vida te toca la gracia te dejas fluir, y ves lo que pensaste imposible como una posibilidad disfrutable ante tus ojos...

- Es que lo imposible solo pertenece al campo de lo inaudito. Por lo tanto, coincidimos en tus pensamientos. De eso se trata. Pero la clave está en la conciencia.

Te pongo otro ejemplo: La piedra que nace en una montaña no deja de ser la montaña a la vez que la piedra. Pero si pasa toda su vida con la mirada puesta en la piedra que es ¿dónde está todo el potencial que como montaña posee?. ¿Me entiendes?. Claro que sí, pero quiero recalcar que la clave está en la conciencia. Ser consciente, auténticamente consciente.

Por eso te digo, hablando de tus cristales, que la clave está en la conciencia que pongas en ello. Porque la conciencia crea, determina el entorno, la realidad, la consubstancialidad del universo y de los universos. No se trata de hacer magia. Se trata de hacer realidad. Y constantemente, aún cuando no seáis consciente de ello, estáis creando la realidad y, de esta forma, el futuro. Por eso somos tan remisos a entrar en excesivos detalles con respecto al conflicto que tenemos con los controladores del tiempo, porque nosotros estamos trabajando con un número cuasi infinito de probabilidades que converjan en un mismo punto de solución: la Luz. El retorno de la Luz.

-  ¿Y nuestro nivel de conciencia actual a qué nivel puede enfocarse y ser operativo?.

- Desconozco el alcance de tu pregunta. Pero no puedes trabajar sobre la premisa de las limitaciones, sino sobre la premisa de las posibilidades. No puedes tomar un camino pensando que te va a llevar a… ¿error?. Tendrás que tomarlo pensando en la finalidad que buscas. Pero toma el camino viendo ya el final. Cuando surge la certeza al inicio del camino, y lo ves, ves el final como un hecho incuestionable, entonces digamos que ya has llegado. No sé si me explico lo suficiente, si soy capaz de transferir. Pero la clave está en la conciencia.

Cuando la conciencia interviene de pleno no hay dudas, existe la confianza y la certeza plenas. Ya sé que es un nivel de conciencia, pero no es difícil y en absoluto complicado. Es generar un foco y entrar en ese foco. Genera un foco, un  túnel por el que entrar y entra. Ese túnel es un pasillo que te conduce a lo que quieres conseguir. Al final del camino está el objetivo buscado. Solo tienes que andar el camino. Pues ándalo.














viernes, 6 de abril de 2012

VUELOS DEL ALMA




En la noche, cuando el cuerpo se olvida de sí mismo y se abandona al sueño y al subconsciente, las almas pueden experimentar viajes en el mundo de la realidad impalpable, transfiriendo la conciencia a otros niveles de la realidad o a otras formas de vida.

Por la noche,  cuando el cuerpo duerme como si estuviera muerto, pero sin estarlo, una parte de lo que somos, sometida a espacios sin tiempo, desesclavizada del cuerpo experimenta viajes a mundos desconocidos o a otros niveles de esta misma realidad. Y en ocasiones desarrollamos potencialidades de las que no somos conscientes en la conciencia de andar por casa, y recibimos instrucción, o damos ayuda, o hacemos un trabajo necesario para el mundo. Al regresar a la casa que significa el cuerpo no recordamos o nos traemos recuerdos disfrazados de sueños especiales.
Y es que la noche del cuerpo y de la mente es el día del alma, del arrope que la conciencia utiliza para desplazarse en este mundo y en el otro. Y así, en la noche, el alma, sin volver la vista atrás se aleja de nosotros por momentos de nuestro tiempo, y vive y se expresa en otras dimensiones del ser, de lo que somos aún sin conciencia de ello,  recibiendo el alimento que necesitamos a un nivel esencial de nosotros mismos.

Cuando la noche cae, y mi cuerpo se duerme, cuando el mar del viaje silencioso se despliega ante mí, y mi alma suelta amarras. Cuando el ser que soy decide que es momento de explorar otras inquietudes, otras estructuras de luz hechas de carne y hueso... mis paseos nocturnos se convierten a veces en vuelos nocturnos vestidos de plumas y garras, mirando a través de los redondos ojos que pueden ver en la noche. Cobijado en un viejo campanario desde el que saltar al vacío, la noche es suave y acogedora. ¡Qué satisfacción la de saberme vivido en un ave que puede ver en la oscuridad!.

En la noche, cuando el cuerpo duerme y la mente cotidiana se apaga, la puerta se abre y las almas despliegan sus “alas” de colores para entrar en el espacio dorado.