Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 24 de febrero de 2017

ADIEMUS





Amaneciendo cantando
Amaneciendo viviendo cantares y amores
Verdor fresco
Rocío bañando de luz diminuta el tiempo
Y piedras que recortan siluetas en el horizonte
Piedras vivas como las formas que progresan con el sol y su luz
Movimiento de seres que no lo son
pero siendo lo que son
Esencias vivas entre la luz y la oscuridad trazando caminos en el vivir

Amaneciendo viviendo
Y viviendo gozando por el mero hecho de existir
Gozo esencial
Amor pleno a la vida
Amor completo de la vida hacia mi
Hacia lo que soy
Hacia lo que creo ser
Hacia lo que pretendo
Hacia el millar de intentos fallidos y algunos logros
Yo soy a fin de cuentas eso

Y en el equilibrio me siento
Y en el equilibrio me mezo
Y Él es yo en todo su esplendor y plenitud
Esencialidad manifiesta
y manifiesta Luz en los pasos dados aún en la oscuridad más intensa
Pues todo es como es todo y como debe ser

Más allá de todo ello solo ello puedo ser
Como ahora
Como siempre
Luz sombreada y sombra amaneciendo
Luz solo Luz







viernes, 17 de febrero de 2017

TAN ADENTRO...




Siempre miré al cielo
y mirando al cielo aprendí a mirar dentro.
Tan adentro como dentro de los espacios infinitos.
Interiores en el interior
y cubículos sombreados.
Estancias repletas de soles y nebulas.
Y pasadizos sin tiempo
para sin tiempo encontrarme.

Mirando al cielo aprendí a mirar dentro
atesorando imágenes más allá de la retina
donde empiezan las preguntas
y no están las respuestas.
Imágenes como luces que llenan los vacíos
y vacían lo que está lleno.

Ladrón de horas a la noche
cada noche de cada día
cada día de cada palmo de la vida
de mi vida.
Buscando el día
y en el día abrir los ojos
en la noche.
Eso he sido.

Oteador de horizontes planos
construidos de cornisas escarpadas
de rectas curvas silenciadas
de abruptos corazones.
Templado sin arrogancia
esbeltez de miras
y caminos deambulados de la mano del destino
sin destino
sin camino
nunca asido de la mano
Eso he sido.

Siempre miré al cielo
Y mirando al cielo aprendí a mirarme dentro.
Tan adentro…