Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 25 de noviembre de 2016

A UNA MISMA VEZ





Cuántas cosas soy a una misma vez. Cuántos elementos o fragmentos, pensamientos, sentimientos, ornamentos de momentos de intentos fraudulentos (o sinceros alzamientos) ante el miedo o el talento, sin aliento, de los locos descontentos que no encuentran alimento para la psique, el pensamiento, un mundo en crecimiento (como crecen los fragmentos de cristales rotos por lobos cruentos que no aúllan, porque las oscuridades del alma les pertenece).

Cuántas cosas soy, sin serlo, a una misma vez: El llanto y el canto, el tenor y la campana, el cuenco cantor y la guitarra, los dedos del pianista y el propio piano, la cuerda tensada y el artista, lo mejor de un momento y el propio momento, la luz a simple vista y el Sol radiante hacia dentro.

Siendo todo no soy ello. Si no soy lo que comprendo, ni comprendo lo que soy, cómo armar un pensamiento de contento, sin lamento, sin fragmentos, ni elementos, ni ornamentos de momentos tan intensos como el viento distanciado de su propio lamento (lo arrastra y lo deja siendo incierto pensamiento de sí mismo..., y en el tiempo).

Cómo ser lo que no soy. Si todo soy y no soy nada, y vivo en todo, y en todo nada (porque nada a fin de cuentas soy): Yo soy nada. Y nada soy sin sonido ni palabra.







viernes, 18 de noviembre de 2016

SIN TIEMPO




Es la mente la que me aleja, la que no me deja viajar no ya de mundo en mundo, sino de tiempo en tiempo. Y en el tiempo reconocer que solo he cambiado de estancia corporal, porque soy el mismo…, aunque transmigrando. Y transmigrar no es mas que una ilusión, fracción de una única existencia.

Complicado explicar es lo inabarcable por una mente no sideral, humana a ras del suelo aunque roce las estrellas, pues el tiempo es el tiempo y genera distorsiones perceptivas en la mente y en la propia materia. Puesto que el universo es mente y la materia es mente a un nivel diferente.

Podemos vestirlo de pasado, de presente y de futuro pero, más allá de esto, son tiempos que, adornados por líneas rectas (que son curvas), trazan elipses que se cruzan y entremezclan y, de vez en vez, crean la ilusión compartida de vivir tiempos simultáneos.

Ardua labor describir instantes donde rozo lo que temporalmente me trasciende. Al margen del tiempo toda temporalidad no es descriptible, pero incluido en él toda temporalidad tampoco lo es puesto que el tiempo distorsiona la dinámica de la materia, la cinética de la existencia y recrea una existencia de cadencias (mires en la dirección que mires).

Toda locura o partitura, sonata o desiderata, toda estancia de la mente cuando creer cree venir de un pasado unísono al presente no es mas que pura ilusión del tiempo arraigado en pensamientos y de pensamientos subyugados por el tiempo, es decir y concluyendo, de tiempo arraigado en la experiencia de la mente. Y de mente embriagada por la ilusión del tiempo.

Lo cierto es que labro la piedra a la vez que blando la espada, que blando la espada a la vez que acaricio un teclado, al mismo tiempo que cruzo las estrellas planeando en nave de iridio plateado. Es lo que parece y no parece lo que es. Es tantas cosas a la vez que acertijo parecer parece y acertijo es.

Sin tiempo en el tiempo. En el tiempo sin tiempo. Estas son las claves.





viernes, 4 de noviembre de 2016

HACIA DÓNDE MIRO



A dónde miramos cuando miramos al pasado. Hacia dónde miramos.

No es el tiempo lo que nos separa de la obra de nuestros ancestros, ni siquiera de nuestros ancestros, pues el tiempo no es mas que un amasijo de recuerdos que volaron con el viento y la memoria se perdió con ellos.

No es el tiempo lo que me separa de los antiguos constructores, de los magos, de los templos y sacerdotes, del consejo reunido en círculo bajo una bóveda que simulaba el cielo.

No es el tiempo el culpable del olvido, ni siquiera el culpable de las fisuras de la vida (del rostro de la vejez) y del espacio recorrido entre tiempos.

No es el tiempo el responsable pero…, ¿hacia dónde miro cuando miro al pasado?. ¿Hacia dónde miro cuando poso mis manos sobre piedras que nunca fueron vistas como piedras?. Sostenedoras del cielo,  ortostatos que sostienen las estrellas. Y el cielo construido como piedras gravitantes.

Hacia dónde miro cuando mirar, y tocar, y soñar despierto con el pasado, hace presente el tiempo transcurrido. Y oyes la música sin tiempo, y el canto de los que cantaron, y el sonido de piedra contra piedra, y el llanto de los niños, y la risa de la tierra…

A dónde miro. Cuál es la respuesta.





viernes, 28 de octubre de 2016

EL VIEJO DE LA MONTAÑA: SIRIO

El Viejo de la Montaña contemplaba las estrellas. Su costumbre era hacerlo tras la caída del Sol, cuando este huye tras el horizonte y el paño de oscuridad acaricia el cielo. A la hora mágica, el momento crucial en el que la noche cae sobre la mente y esta se aquieta.

Y al hacerlo las estrellas se movían. Tras la caída del Sol, este penetra en el corazón del hombre y la oscuridad del cielo es la templanza del alma. Y el alma templada brota a borbotones por los ojos. El cuerpo de luz resplandece como a ninguna otra hora. Y las estrellas se mueven. No todas, pero se mueven. Cruzan el cielo y responden al pensamiento. Y entonces las grandes preguntas acuden a él.

Bajo las estrellas el Viejo solo es un sueño que se sueña a sí mismo y que despierta en cada una de ellas. Abre los ojos y despierta hacia dentro, porque hacia fuera solo se puede dormir.

Una noche, mirándolas, el Viejo de la Montaña se preguntó a sí mismo: ¿De dónde vengo?. ¿Qué estrella es mi cuna, la cuna de mi alma?. ¿Dónde se gestó el primer yo que atesoré, antes de migrar de mundo en mundo buscando mi despertar?. Y la estrella reluciente que conocía como Sirio emitió un destello que atravesó su alma. Su luz prendió en él, y prendida quedó para siempre.

Sirio, su benevolencia acaricia los corazones. Y su compromiso no tiene tiempo.





viernes, 7 de octubre de 2016

HEREDAD




Heredarás la tierra. Porque tierra soy. Y desde la tierra levanto sueños en el aire, y en el aire los visto de montañas y claros, de luz resplandeciente alumbrando caminos. Heredaré la tierra porque de ella procedo.

Heredarás el aire. Porque el aire contiene palabras y pensamientos, recuerdos traídos y llevados por el viento, música, voces adormecidas que despiertan cuando a ellas despiertas y hablar te hablan sin hablar.

Y el agua, porque el agua limpia. Y limpio de ataduras y de miedos, de apegos y malos sueños te quiero, para que seas tú verdaderamente y siendo tú llegues a Él. Y agua clara seas, transparente como tu mirada.

Heredarás el fuego, que te cambiará al comprender que lo que no pesa deja más huella que lo pesado. Y pesado caminar no puedes, ni levantar el vuelo. Porque vencer vence el fuego todo espacio y todo tiempo, alimenta las almas y da alas al espíritu. Y en tu vuelo serás libre. Y en tu mano contendrás lo único que puedes poseer…, y será de un valor incalculable.

Heredarás lo inmensurable.