Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 26 de abril de 2013

MI GRAN INVOCACIÓN




Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
desde donde se expande y propaga la conciencia
y se siembra como principio de todo principio
en cada parte que compone al Todo,
Que llegue la Luz a la mente de los hombres.
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
donde todo está contenido,
desde donde la vida y su pulso se extienden por cada rincón del Universo,
Que el amor llegue a cada corazón.
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida.
Que la vida de los hombres se llene de sentido
y el sentido guíe sus pasos
y sus pasos hagan el camino que deben hacer.
El camino y el sentido que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres.
Que los pasos dados en la oscuridad se conviertan en pasos dados en la luz
y que los designios del Nuevo Tiempo cumplan el plan de Amor y Luz para los hombres.
Y la puerta donde el mal se halla se cierre para siempre.

Que la Luz, el Amor y la más sublime Voluntad reinen en la Tierra
y en la Tierra permanezcan por los siglos de los siglos.






Inspirado en "La Gran Invocación" (Alice Bailey, 1880-1949), 
incluida en su obra "Tratado de los siete rayos" 








4 comentarios: