Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

EL GUERRERO DE LA LUZ: EGO ENEMIGO

Imagen
Cuando tu enemigo reconoce tu maestría y te alaba..., o lo estás haciendo muy mal o lo estás haciendo muy bien... o ha dejado de ser tu enemigo. ¿Y entonces qué haces con tu espada? - le preguntó el guerrero de la Luz a su aprendiz-.
El aprendiz no supo qué contestar. Y el guerrero de la Luz añadió:
Lo primero que tienes que hacer es reconocer cuál es la causa de su alabanza.
¿Y cómo he de reconocerla? -preguntó el aprendiz-.
Mirando en tu interior deberás reconocer cómo has obrado y si su corazón está limpio  -respondió el guerrero-.
¿Y cómo podré reconocer en mi corazón si su corazón está o no limpio? -devolvió como respuesta el aprendiz-.
Y el guerrero de la Luz le dijo:
Nunca debes olvidar que el corazón de todo guerrero se nutre de la sangre de su oponente. Y su valentía de la valentía de su oponente. Y el equilibrio que ha de llevarlo a la victoria de los pasos dados en la oscuridad por su oponente. Y que su Luz se nutre de la Luz de su enemigo. Porque su enemigo y él son uno sólo. Y n…

JUEGO DE LUCES

Imagen
En la Luz, entre la Luz, juegos de Luz...
Luces y sombras que se combinan para mostrarme maneras diferentes de apreciar el momento, de jugar con la vida justo en el límite en el que sombra y Luz hacen de las suyas para mostrarme una singularidad que diferencia este momento de otro cualquiera.
Cada momento, cada instante, cada llanto, cada risa, cada encuentro o cada desencuentro es diferente de otro. No hay una puesta de Sol o un amanecer igual a otro. Nunca serán iguales, acaso parecidos, pero nunca iguales.
Cada instante, cada suspiro del alma, cada lágrima vertida por alegría o pena, cada nacimiento, cada mirada... Todo es extraordinariamente diferente, diferenciado y, por ello, el rico nutriente, alimento, de una vida fantástica, maravillosa, que se muestra a nosotros como un enorme cofre del tesoro que espera ser abierto.
Y no es mas que el matiz de la Luz, de su presencia o de su ausencia, de su fulgor o de su lento desaparecer por la línea del día que culmina...
Pero, fuere como fue…

SIETE SOMBRAS

Imagen
Una noche siete sombras se juntaron para hablar y aprender. Y una dijo:
“Sabed que nosotras no existimos por nosotras, sino por unas extrañas criaturas llamadas hombres. Y que cuando ellos caminan y se detienen nosotras caminamos y nos detenemos. Y nuestros movimientos son réplicas de los suyos. Y aún más, pues dicen que a su vez ellos sólo existen gracias a una gran fuente de luz que llaman Sol, que les da la vida, de donde proviene la luz que nos ha creado.”
Otra voz, de entre las siete, replicó:
“Todo eso es hipotético, pura especulación. Nada de eso es demostrable. Nuestra vida es plena. Existimos porque existimos, fruto de una magistral casualidad. Somos libres de ir donde queramos, de caminar y detenernos según nuestro antojo.¡Una prueba!. ¡Dadme una prueba!.”
La paradoja y enseñanza de esta historia es que sabiendo como sabemos cuál es la respuesta, quién tiene y quién no tiene la razón, todos podemos extraer de forma simple la enseñanza que encierra, el sentido que busca expresar.…

PALABRAS VIVAS

Imagen
Las palabras están vivas.... Cuando digo sueño... se apodera de mila ilusión de no ser y de no ver.
Cuando digo despierto... se apodera de mí la realidad de todo momento, el instante presente y eterno que compone la sinfonía de mi ahora.
Cuando digo Luz... los árboles se iluminany las estrellas derraman lágrimas de rocío al amanecer, y el viento me regala caricias en el rostro y susurros de hadas que cantan mi nombre y el nombre de mi primera casa.
Cuando digo tiempo..., todo se vuelve pesado y lento, y caduco..., el campo se vuelve verde y después se llena de flores, y luego coge el color de la tierra, y después se torna amarillo, y de nuevo verde...
Cuando digo amo... me brillan los ojos y el aire me sonríe, y me sonríe la vida y el rostro de cada hermana y hermano que se cruza en mi camino, y siento los abrazos en la distancia y en la cercanía de lo físico, y en la ternura del ángel verde que me ofrece una flor para que la contemple y la huela.
Cuando digo río... no río me convierto en c…