Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 28 de octubre de 2011

YO SOY... EL CAMINO

Yo soy el camino.

No parto ni voy a ningún sitio.
Estoy allí donde tú pisas.
No soy la meta, sino el vehículo.

Muchos me confunden con el final...,
creen que el camino es el sentido, 
cuando no soy mas que el proceso de la conciencia.

Yo soy el camino.

No tengo nombre,
aunque de mil formas me llaman.
Muchos me quieren para sí,
pero la verdad es que no tengo dueño.
El amo del alma del camino es la libertad.

Yo soy el camino.

Vivo en el corazón de cada hombre.
Me paseo por la vida pasando inadvertido las más de las veces,
pues me buscan fuera,
cuando tengo mi casa en la casa del espíritu.

Yo no soy un camino cualquiera.
No soy el sendero de la montaña...,
ni siquiera aquél que conduce al claro del bosque.
Sencillamente, soy el camino.

Soy la senda de la Conciencia.
Si de algún sitio parto..., parto de ti y a ti vuelvo.

Yo soy, sencillamente, el camino.

Y tan solo se me anda en la serenidad del viajero solitario
que acompaña sus pasos con los latidos de su corazón,
con el fluir de sus sentimientos,
con la mágica luz de su techo estrellado...;
siguiendo el fluir del río de la vida.






No hay comentarios:

Publicar un comentario