Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

PERSPECTIVAS DE UN MUNDO IRREAL (XVI) "VUELOS"

Imagen
Sueño con volar. Y cuando sueño vuelo. Y, cuando vuelo, Soy verdaderamente en una fracción de mí mismo que se reconoce libre y perdurable, más allá del tiempo que le ha sido asignado sobre este mundo.
Cuando vuelo me reconozco, y Miguel Ángel, aquél que no Es, desaparece. Estalla una luz en mi corazón que me inunda y enaltece. Pero “el yo de Mí que cree Ser”, desaparece. Es mi Conciencia de Ser que se desata y libera.
Cuando vuelo, cuando despliego las alas del espíritu, reconozco el fin de toda oscuridad y el poder de la Luz sobre las sombras. Y al gran mal que supone para el hombre no entender el canto de los pájaros, ni el susurro de las estrellas, ni oír la voz del prójimo sentado en su propia mesa. Y creerse adulto en un mundo creado para albergar espíritus jóvenes que quisieron controlar el tiempo.



PERSPECTIVAS DE UN MUNDO IRREAL (XV) "ARBOL DE LA VIDA"

Imagen
Aunque no lo parezca, se sostiene desde el cielo.
Aunque no lo parezca, sus raíces penetran la atmósfera y se alimentan de la misma energía que nos alimentamos nosotros.
No es tan solo un árbol. Es el árbol de la vida. Es el árbol de la vida y de la muerte, del ciclo de regeneración y permuta constante entre lo nuevo y lo viejo, entre lo añejo y lo revolucionario.
Un árbol es como un hombre, como una mujer. Aunque se yerga sobre una piedra, y las arrugas de su piel de madera lo conviertan en áspero, sus hojas siempre serán delicadas. Y, acariciadas por el Sol, mecidas por el viento, hablarán al ciego, y enmudecerán al hablante, para que la voz del silencio hable y los ojos del espíritu se abran.
Muchos de ellos contienen algunos de los espíritus más viejos de este planeta. Y quizá, en cada lamento del viento atrapado entre sus ramas, una historia se escape y pierda para siempre.
Una parte importante de la memoria de este mundo está en los árboles, otra en las montañas y en algunos de sus…

SE MARCHÓ AL CIELO DE LOS GATOS

Imagen
Cuando llegamos todo vestigio de vida se había borrado. El Gran Espíritu de la Vida decidió acortar sus pasos sobre este mundo y dejarla marchar, sin duda, al cielo de los gatos. Sobre la silla en la que a veces nos esperaba dejó atrás su mundo y el nuestro. Se marchó por la puerta intangible de los felinos, haciendo su pequeño camino hacia su luz.
En la noche, disfrutando quizá los primeros momentos de liberación, aún deambulaba entorno nuestro, como si nada hubiera pasado. Y es que la vida, más allá de la forma y la conciencia humanas, se sostiene sobre el árbol de lo creado como hoja perenne que trasciende el fin de lo denso.
En la noche, Infantil, el otro gato humano, nos visitaba y, de manera excepcional, nos transmitía lo acontecido, modulando de manera magistral sus maullidos: Pirula había dejado el mundo de los gatos, y el de los humanos. Ambos formaban un magistral tándem de amistad que concretaba en nosotros, y él, como gato, y a su nivel, demostraba saberlo.
La verdad es que l…

PERSPECTIVAS DE UN MUNDO IRREAL (XIV) "SOLOS"

Imagen
Es la soledad del viajero y del guerrero. Definitivamente solos, nadie anda nuestro camino ni se calza nuestros pies. Estamos solos, desdibujadamente solos, ante nuestra propia vida y la responsabilidad que comporta vivirla y entenderla, y dejarla fluir para que sea instrumento de la Divinidad.
Pierdo mi mirada en la lejanía de mi propia historia... Miro al pasado y al futuro desde la atalaya de un mundo que no se detiene si yo me detengo. Y entiendo que no hay más opción que Entender y seguir adelante, Comprender y andar el camino. Porque tome el sendero que tome siempre será un camino de Retorno, más o menos largo en función del propósito y de la conciencia.
En la soledad la Luz se desdibuja o aumenta su brillo, pero es solos, estando solos, que nos enfrentamos a lo que somos. Y “lo que Somos” aún está por descubrir.





PERSPECTIVAS DE UN MUNDO IRREAL (XIII) "EL SALTO"

Imagen
Cuando contemplo esta imagen, veo un mundo que no es el nuestro. Ni nosotros (ni los que vivieron antes que nosotros, ni aquellos que vivieron antes de los que vivieron antes que nosotros) quisimos este mundo.
¿Pero cómo podemos parir un mundo que no queremos?. ¿Cómo podemos andar pasos que nunca quisimos andar?.
De una manera resuelta, tenemos que coger las riendas del destino de este mundo, y no permitir que espíritus oscuros sedientos de poder sean los exclusivos amos del destino de la humanidad.
De una u otra manera hay que dar el salto.