Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

sábado, 31 de agosto de 2013

¿DÓNDE ESTÁ MI UNICORNIO?


La dama y el unicornio (Museo Nacional de la Edad Media -París-)



¿Dónde está mi unicornio?. ¿Lo has visto correr contra el viento mientras se marchaba?. ¿Has escuchado su trote, similar a un millar de corazones latiendo en el pecho?. ¿Has visto cómo derramaba su magia al correr sobre el cielo del mundo, dejando tras de sí un arcoiris y una senda?. 

Si la pureza abandona al mundo y del mundo se aleja a parajes desconocidos, en los que sólo moran la magia de la vida y el maravilloso espíritu del despertar... ¿Qué será del hombre y su camino, del tiempo y de la nada que nos envuelve?. 

¿Dónde está mi unicornio de blanca faz y ojos azules, de dorado brillo y atronadora carrera, que al romper el viento se alejó sin irse y sin irse regresa?. ¿Lo has visto acaso pasar delante tuya?. ¿Lo habrás confundido con tu ánima o con el vuelo de tus sueños despierto, cuando mirar al otro lado es ver en este lo que es trascendido?.

Sólo vuela su vuelo y hace su camino esperándome en el lugar en el que lo más puro se llama "corazón", y lo más tierno "vida", y lo más sincero "alma".Y donde por el alma el corazón respira..., respira vida y en su propia vida nos vivimos.

¿Dònde está mi unicornio que al abrir los ojos dejé de verlo, porque verlo es tenerlo y tenerlo es perderlo, y perderlo es morir y morir es olvidar?. Y si lo olvido se duerme en su pradera y me pierdo en mi mundo, y así mi mundo se viste de oscuro y lo oscuro de sombra y la sombra de miedo...

¿Dónde está mi unicornio?. Quiero seguir soñándolo y sintiéndolo, dándole de beber para que sea él quien calme mi sed. Quiero dejarlo vivir en la gran pradera en la que vivo, un gran valle por el que se mueve un río de aguas caudalosas, con un horizonte de altas y blancas cumbres por el que el Sol nunca se pone.

Si ves pasar a mi unicornio no es que él se marchara. Es que, por un segundo, olvidé mi sentido y el sentido de mis pasos, y la dirección del camino que camino sin andar, y la alegría que atesora el aire que respiro. Y ha salido en mi busca, pues soy yo quien se ha perdido.




A Luz. Buscando su unicornio me ha inspirado







































viernes, 30 de agosto de 2013

EN LA PALMA DE MI MANO

En la palma de mi mano… Todo está aquí…, contenido, expresado, reflejado… Todo camino andado, toda senda por andar, todo mundo y toda vida por descubrir, cada estrella, cada luz de cada estrella, cada hijo del mundo, cada madre de la vida y del tiempo, el sollozo y el brillo de cada lágrima vertida, cada carcajada, cada llanto, todo semblante, mil sonrisas en cada línea que esconde un secreto, atardeceres vestidos de miradas infantiles, amaneceres vestidos de miradas seniles… de abuelos del tiempo, el sonido de la chicharra, el canto del jilguero, el vuelo del alcotán buscando una presa, el murmullo del agua, el ronroneo del jaguar como un gatito que se crece y vuelve fiero, el rostro del nenúfar, el clamor  de la rosa y su perfume, la nube y la tormenta, la ovación de la lluvia contra el suelo, la pureza blanca de la blanca nieve, tu espera, tu esperanza y tu anhelo, tu primer paso y tu primer beso, el último aliento, el secreto de vivir y el secreto de morir, el vacío que todo lo contiene y el misterio de la mano cerrada que a de abrirse…

En la palma de mi mano… Vivo en ella. Y desde ella, y en ella misma, contemplo la hierbaluisa, las uvas, la muchedumbre en orden de las hormigas, el viaje de la manzana del verde al rojo y del rojo a la boca, el regreso a casa, la mirada perdida, el camino encontrado, el miedo y la duda, la certeza, la incertidumbre, las mil primeras preguntas, las mil siguientes y la primera respuesta…

En la palma de mi mano… Todo está aquí…, ni lejos ni cerca. Sencillamente, en la palma de mi mano. Todo lo esencial, lo que pasa o se queda pero esencial, cabe en ella, porque no pesa, no abarca, no ocupa lugar… Son suspiros de la vida convertidos en pura esencialidad de vivir, de trascender, eternidades convertidas en segundos y vestidas de tiempo para que puedas contarlas, sentirlas, guardarlas, trascenderlas…

Y todo cabe aquí: en la palma de la mano.  Nada te llevarás, en verdad, en el gran viaje que no quepa en ella.








viernes, 23 de agosto de 2013

PENSAMIENTOS DORADOS

Pensamientos dorados, dorados pensamientos de luz, dorados pensamientos que me llevan hasta el instante eterno, hasta el momento sin momento crucial en el que me diluyo, dejo de ser yo y no soy siendo.

Pensamientos dorados, luces que simulan reflejos del sol, crisol que soy donde me convierto en dorados reflejos. Mirada perdida en el mundo de dentro,  río de ideas que se marcha lejos hasta que se detiene un instante, un segundo, una eternidad vestida de viajero y entonces… pensamientos dorados, inexistencias de flujos, luz que todo lo llena, ausencia y contenido, alas para surcar espacios infinitos, aire en mis pulmones que retienen vida, gotas de luz que vienen en mi busca.

Pensamientos dorados, atardeceres que bañan de luz acristalada las paredes,  capilla sixtina de un encuentro divino con lo humano, paz interior, sosiego, murmullos que se alejan sin marcharse…, voz que se acalla como calla el silencio cuando la luz habla. Atanor en el que oro me vuelvo, luz que circula por mis venas, resplandores…

A la puerta de mi templo, en el lugar que conozco como Shambala en el mundo de los hombres, busco sin buscar lo que encuentro, busco sin palabras las palabras que me buscan, las que se visten de sentido y viajan desde un lugar inabarcable por extenso e inaprensible por sutil, borbotones de esferas de colores que tiñen de malva mis pensamientos, pensamientos que se vuelven dorados como susurros silenciosos sin voz que se les oiga, caudales etéricos por mi corona, rey sin reino, trono de carne y hueso que camina sin andar.

Pensamientos dorados, silencios de luz acristalada que se vuelven clamor del alma.







viernes, 16 de agosto de 2013

DESPERTAR SILENCIOSO



Cuando la mente se detiene en su constante bullir el pájaro de luz del pensamiento más cristalino aflora y todo se detiene, todo es luz contenida en un instante que se reconoce a sí mismo como eterno. Y somos eso. Y en ello somos. Y siendo lo que somos sólo el ánima de luz, la esencialidad del ser, puede expresarse.

En la mirada al mundo, y que desde el mundo dirigimos  a lo que somos esencialmente, el amanecer de un nuevo día marca el pulso del corazón del hombre. Senderos vividos por  el mundo en su propio despertar, ensueños lúcidos de durmientes caminantes que se sueñan al tiempo que se viven y que se viven finitos en la eternidad de lo que somos esencialmente. Relojes caminantes, luminarias que viven su vida buscando la forma de encontrarse y encontrando en la búsqueda el camino.

En mi despertar silencioso he explorado fronteras de la conciencia en las  que despertar significa morir y morir despertar. Fronteras y mundos donde lo que somos ahora no es mas que lo que creemos ser. Fronteras y mundos en los que ser es no ser y no ser es ser lo que somos en la más pura esencialidad de la existencia.

Somos luces que, al dirigir su mirada a un mundo de carne y hueso, se han dejado atrapar por el tiempo y en el tiempo han encontrado la forja de su ego. Y en su ego la cárcel del pájaro de luz que libera sus pensamientos. Más allá de toda frugalidad y del otoño que representa el fin de los días y el hecho de trascender los días… y reconocer el ciclo de muerte y resurrección que significan, somos lo que Es, porque lo que Es somos, más allá de todo tiempo y de todo ciclo sujeto a un tiempo.

Cuando miro a los ojos de la vida frente a frente me pierdo en sus pupilas y en su iris veo el arcoiris de mi propio camino y de lo que significa trascender y trascenderse, vivir y vivirse, buscar y encontrarse. Y al verla frente a frente, frente a frente me veo a mi mismo. Y en cada suspiro del mundo siento mi suspiro. Y en cada latido del mundo mi propio latido.

Corazón del mundo que soy. Corazón del mundo que siento en mi pecho. Latidos, pulsos de la vida, ritmos que acompasan sus pensamientos con los míos, instantes comprimidos en un punto y puntos que me abren la puerta estelar de los antepasados que somos.

Y en el tiempo inexistente me diluyo, me vierto en torrentes de aguas cristalinas que caen sin cesar de la fuente de las maravillas, aguas de la vida que amamantan ríos de luz de estrella en estrella y de mundo en mundo, de árbol en árbol y de hombre en hombre… Y de su agua bebo y en su agua, agua de la luz de la vida, me regocijo y me encuentro.






viernes, 9 de agosto de 2013

DIÁLOGO SOBRE LO IMPOSIBLE




Sentado ante la sinrazón de la razón esta me dijo que imposible era una firme palabra para caminar sobre este mundo. Y añadió:

"Sencillamente, hay cosas que no pueden ser, que nunca sucederán, que son sencillamente... imposibles".

Imposible, por lo tanto, no es solo una palabra, es una actitud de la sinrazón ante la propia vida. Pero no sabe lo que se pierde...
Casi a sabiendas de su respuesta le pregunté por qué, por qué mantiene esa visión limitada y escasa de los aconteceres de la vida y de lo que supone intentar comprenderlos. Me dijo:

"Imposible me otorga seguridad, me muestra un mundo previsible donde no hay sorpresas y en el que el acto de conocer se convierte en una experiencia de puro libro... No hay nada nuevo porque todo es explicable mediante lo conocido".

Incómodo ante mi postura, aunque intentaba disimular su descontento,añadió:

"Los fenómenos que componen la realidad son previsibles porque están sujetos a ley. Así que una ley no conocida es una ley inexistente y los fenómenos que provoca no deben existir como tales. Si contradice lo conocido se instaura en el ámbito de lo imposible. Y lo imposible, por definición, no puede ser. Mi caballo de batalla es lo indemostrable de una ley que genere o justifique lo imposible y que, por extensión, alimente la magia o el misterio".

Todos sabemos que lo no previsible lo es tan solo porque desconocemos el comportamiento no al azar que lo genera. Así que lo posible o lo imposible no es finalmente mas que cuestión de horizonte, de abarcar un horizonte más o menos extenso. Considerar lo imposible, primero como una posibilidad y después como una realidad, nos hace pensar en la existencia de leyes aún no conocidas y que, por desconocidas, no dejan de actuar sobre nosotros. Negar los fenómenos porque desconocemos las causas no parece una actitud muy inteligente.

Sentado ante la sinrazón de la razón esta me miraba intentando escudriñar en mis adentros y encontrar dónde reside el secreto de mi certeza absoluta en que la palabra imposible no es mas que un sueño del miedo a descubrir. Y reside sencillamente en el mero hecho de vivir y en reconocer la maravilla sin límites que ello supone.

La vida, lo que conocemos como vida, es fruto de un consenso amplio, generalizado, profundo, entre cada fenómeno que acontece, la causa que lo genera y el sentido que adquiere manifestándose. Y podemos también elegir la actitud que asumimos: ver o sencillamente mirar.

Cada fenómeno, cada acontecimiento, es excepcional en sí mismo y denota una doble naturaleza: física, temporal y sensorial, por un lado. Y espiritual, atemporal y extra o super sensorial por otro. Si bien todo forma parte del Todo, lo que somos en verdad tiene su naturaleza en el ámbito de lo espiritual. Y aquello que llamamos mundo real no es mas que su sombra o, dicho de otra manera, el sueño, la ilusión... que hemos elegido vivir en contraposición a lo que realmente es.

La palabra imposible no hace mas que esconder el miedo a descubrir que no somos lo que creemos ser, porque descubrirlo conlleva el desmoronamiento paulatino del ego y el nacimiento de una transpersonalidad que lo delimita y sitúa en el camino de desaparecer. Y el ego solo quiere prevalecer.

Imposibles..., no hay imposibles. Decir imposible es poner límite a lo que límite no tiene.