Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 10 de agosto de 2012

EL AMOR




Solo puedo  vivirme en mi porque, aunque viva en ti, solo puedo vivirme en ti cuando te amo pero, si me amas y yo te amo, seremos uno en el amor.

Solo puedo amarte en ti, porque si te amo y no me amas ¿cómo serás en mi sin que yo lo sea en ti?.

Solo en el amor me hago uno con todo, porque cuando amo despierto en lo que amo, ya que dormido viviendo estoy en los corazones y en cada cosa existente.

Deja que te ame para que te ames desde mi y desde mi te veas, y seamos uno los dos.

Solo desde ti puedo amarte en mi, porque si me amas como yo te amo de nuestro amor solo brotarán besos como amapolas, y miradas como aleteos de golondrinas, y suspiros como soles a ras del horizonte perdiéndose y regresando en la mañana.

Ámame desde la vida para que yo la ame y sea en toda ella, y me  viva por siempre en ella, y mis alas se fundan con las suyas.

Extiende tu mano y toma la mía, camina junto a mis pasos y aúna tus latidos a los míos, fúndete conmigo y abrázate en mi, ámame profundamente para que profundamente seamos el uno en el otro..., pues solo el amor existe.

Cruza tu mirada con la mía, préstame ese instante fugaz y déjalo en mi para siempre. Déjame ver las estrellas en el brillo de tus pupilas y los espacios infinitos en tus iris, muéstrame lo que soy al mirarme en tu rostro y verme en lo más cristalino de tu alma.

Solo el amor existe. Solo somos en el amor.