Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 26 de agosto de 2011

SAGRADO ESPIRITU DE LA MONTAÑA



Me entregué al viento. Mirando aquellas montañas, me entregué al viento. Cerraba los ojos, y le decía: qué me cuentas viento..., qué me cuentas...
Y me decía a mi mismo: voy a abrir mis sentidos a ver qué me cuenta el viento, qué historias me trae desde lejanas tierras...

Frente a las montañas... Las palmas de las manos al viento para sentirlo mejor y ser más uno con él, y recibirlo con todo mi ser... Y me dejaba llenar.
El viento era un mensajero..., y yo solo debía estar presto a escucharlo.
¿Qué me traes, viento...?.

Y miraba las montañas..., que cautivaban mis sensaciones por minutos y minutos de las cadenas del tiempo que nos contiene. Hasta que la insonora voz, la que de vez en vez rompe mis murmullos de aprendiz de despierto, me dijo:

- No son montañas...

- Si no son montañas, qué son..., pregunté.

- Son cuerpos, dijo.

- ¿Cuerpos?..., volví a preguntar.

- Habitados por los espíritus de las montañas...

Y entonces, una extrema claridad se adueñó de mí. Y las certezas, y las sensaciones, de los grandes espíritus de las montañas llegaron hasta mí, arraigando en mi interior, haciéndome saber sobre ellos, reconociendo profunda e inequívocamente su presencia.

Las montañas me cautivaron, y proseguí mi camino, acercándome a ellas. Me hicieron regalos en la forma de hallazgos, y me transmitieron sus bendiciones. Oyeron mi voz, y yo oí las suyas. Me acogieron como si uno más de sus muchos habitantes fuera.
Me sentí integrado, acogido, sentido, escuchado, plenitud caminante que se sabía acompañado y querido por tan grande ser...

Un gran espíritu habita las montañas que nos llevan a Bobastro... Me ha abierto su corazón, y he entrado. Me ha tendido su mano, y la he cogido. Me ha indicado el camino, y lo he seguido. Me ha dejado ser uno con la montaña, y lo he sido.
Volveré.





No hay comentarios:

Publicar un comentario