Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

SAGRADO ESPIRITU DE LA MONTAÑA

Imagen
Me entregué al viento. Mirando aquellas montañas, me entregué al viento. Cerraba los ojos, y le decía: qué me cuentas viento..., qué me cuentas... Y me decía a mi mismo: voy a abrir mis sentidos a ver qué me cuenta el viento, qué historias me trae desde lejanas tierras...
Frente a las montañas... Las palmas de las manos al viento para sentirlo mejor y ser más uno con él, y recibirlo con todo mi ser... Y me dejaba llenar. El viento era un mensajero..., y yo solo debía estar presto a escucharlo. ¿Qué me traes, viento...?.
Y miraba las montañas..., que cautivaban mis sensaciones por minutos y minutos de las cadenas del tiempo que nos contiene. Hasta que la insonora voz, la que de vez en vez rompe mis murmullos de aprendiz de despierto, me dijo:
- No son montañas...
- Si no son montañas, qué son..., pregunté.
- Son cuerpos, dijo.
- ¿Cuerpos?..., volví a preguntar.
- Habitados por los espíritus de las montañas...
Y entonces, una extrema claridad se adueñó de mí. Y las certezas, y las sensaciones,…

LIBERTAD Y REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA

Imagen
La mente y sus entresijos te roban libertad:
El miedo te roba libertad. El apego te roba libertad. La inseguridad te roba libertad. El deseo te roba libertad.
Creerte libre te roba libertad. La seguridad también te roba libertad. Te roba libertad la distracción...
La libertad está asociada a la conciencia. Todo aquello que te aleja de ser consciente, y del instante presente, te roba libertad.
La libertad está asociada a su propia búsqueda, al fin que la justifica y al hecho de permitir que cada ser decida conscientemente sobre su propio devenir. Pero nada de esto es posible si no somos verdaderamente conscientes. Nuestro destino solo nos será verdaderamente revelado desde nuestra conciencia, desde lo que en verdad somos. Por eso hay que liberarla. Para conocer y para ser libres, debemos asumir nuestra responsabilidad como seres habitantes de este mundo, de este espacio. Y para saber esto y asumirlo, tenemos que conocer.
Para ser verdaderamente conscientes tenemos que despertar en este sueño que l…