Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 11 de junio de 2010

LOS DESCONOCIDOS INSONDABLES (A LOS OVNIS)




Sin duda fueron los desconocidos insondables los que me iniciaron, los que dieron el primer paso y se aproximaron, sembrando en mí la inquietud de la búsqueda. Sin duda me hicieron levantar por vez primera los ojos al cielo y, en ese momento, de aquella lejana niñez, ellos estaban ahí. Su presencia quedó grabada a fuego, nunca la olvidé, y quizá fue la que motivó, y quizá se hizo para ello, que años después los buscara, quisiera saber de ellos, conocerlos, penetrar sus secretos y saber quiénes y qué son verdaderamente.

Desde entonces no he dejado de mirar al cielo y contar las estrellas. Ellos, los desconocidos insondables, siguen ahí. Nos observan, contemplan nuestras inquietudes, e insisten en sembrarnos dudas, preguntas y certezas más o menos duraderas.

Cuando eché a andar por este mundo, cuando por vez primera puse los pies sobre el suelo y me atreví a caminar, para ese momento histórico en mi vida, para entonces, yo ya los había visto. Así que planté mis ojos sobre ellos antes que mis pies sobre el suelo.
Así que quizá me inicié en el vuelo del águila antes que en el camino del hombre. Y todavía los recuerdo: inaprensibles luces en el cielo azul de un día despejado. Y después vinieron más veces.

Desde entonces no me han dejado a solas, y yo he persistido en seguir sus incursiones. Mentiría si dijera que los entiendo, que tengo la respuesta y que, además, toda pregunta y toda respuesta pasa a través mío como si el afán de protagonismo me hubiera robado mi propia libertad de pensar, de buscar y de ver. Sin embargo, puedo personalmente dar fe de lo que, para mí, ha supuesto sentir la imperiosa necesidad de saber de ellos y sobre ellos, e intentar comprender el secreto de su auténtica naturaleza: la que nos muestra y la que no nos muestra.

Ellos para mí son los desconocidos insondables, aquello, sea lo que sea, que nos muestra lo que conocemos como ovnis, una suerte de extrañas manifestaciones a caballo entre la realidad más aplastante y la irrealidad más elocuente. Quizá ellos, en algún momento del inicio de este mundo, determinaron nuestra existencia. Quizá ellos, en algún momento de nuestra formación, determinaron nuestra inteligencia (un trabajo sin duda inacabado). Quizá ellos, en algún momento de nuestra historia, nos civilizaron (un curso sin duda incompleto). Pero seguramente todo esto, y mucho más, no forma mas que parte de su todo, y su todo hoy por hoy se me antoja incomprensible por inabarcable. No parece que su existencia, y su razón, y su origen, y su naturaleza..., obedezcan a patrones de manera simplemente estructurados. Sin embargo, puedo dar fe de que ellos están ahí, sean lo que sean están ahí, y solo por esta razón merece la pena intentar comprenderlos.

4 comentarios:

  1. librese de osar contra los aqui llamados hijos de la luz.por que asi el..los eligio.entre ellos seran reconocidos,por que todos descienden de una misma gerarquia,y por tanto velar,guiar,acompañar y proteger.es mi mision.pues de el largo camino plagado de espinas te protegere yo...gracias hermano.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la refiexión, solo yo añadiría que más que insondables, habría que llamarlos "insociables", porque parecen esquivarnos una, otra y otra vez.
    No nos dan tregua pero tampoco nos dejan acercarnos a ellos.
    Desde hace mucho tiempo, múltiples personas ha intentado el poder realizar un acercamiento, pero, parecen desvanercerse como las arenas de del desierto cuando intentamos retenerlas con las manos abiertas.
    Espero que algún día nos puedad decir que ese maravilloso enigma, ha sido resuelto.
    Un fuerte abrazo para los dos.
    Miguel Angel Pertierra

    ResponderEliminar
  3. MIS HERMANOS POR LO QUE HE LEIDO E INVESTIGADO "ALGO" TENGO ENTENDIDO QUE PARA ACERCARNOS A ELLOS O VICEVERSA 1.- HAY QUE ESTAR PREPARADOS DE FORMA ESPIRITUAL EN EL ASPECTO DE: LIBRARNOS DE TODO ODIO, RENCORES, RESENTIMIENTOS, CULPAS, ETC. HACER MEDITACIONES, ORACIONES CON EL CREADOR SUPREMO UNIVERSAL SER CONSTANTES Y TENER MUCHA FE EN QUE ELLOS ESTAN ALLI OBSERVANDONOS EN TODO MOMENTO PORQUE ELLOS SON SERES DE MUCHA EVOLUCIÓN ESPIRITUAL Y OTROS ASPECTOS "PARTICULARMENTE YO NO HE TENIDO NINGUN TIPO DE CONTACTO NI NADA QUE SE LE PAREZCA PERO ESTOY MAS QUE CONVENCIDA QUE EXISTEN OTRAS RAZAS EN OTRAS DIMENSIONES INCALCULABLES.

    ResponderEliminar
  4. Para Marbella:
    Es evidente para mi que existen otras razas y otras formas de vida inteligentes en otras dimensiones, posiblemente incluso formas de vida inteligentes muy alejadas de una idea antropomorfa de la vida. En cualquier caso, en lo que a los ovnis se refiere, está claro que para tener "cierto tipo de experiencias de contacto con ellos", y lo entrecomillo de manera muy intencional porque existen otros sentidos,es necesario haber depurado diversos aspectos de la mente y a diversos niveles, es necesario quizá generar lo que podríamos llamar una transpersonalidad. Pero lo cierto es, también, que el fenómeno ovni es en si mismo una singularidad de la realidad, pero una singularidad que se expresa con independencia de las creencias de quien lo percibe, o del camino que ha andado. Pero, convencido como estoy de la complejidad del fenómeno (una complejidad que nos obliga a eludir explicaciones sencillamente elaboradas)entiendo que el fenómeno se nos muestra también en función de la mirada que depositemos en él, de la forma en la que lo cuestionemos, y de lo que en él busquemos. Está claro, en cualquier caso, que para comunicar con conciencias situadas en otros niveles de la realidad, es necesario activar ciertas potencialidades de la mente o del espíritu, a las que se accede mediante esas técnicas de meditación que aludes.

    ResponderEliminar