Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 17 de abril de 2015

ANTE EL TEMIDO UMBRAL





Antes o después tenemos que enfrentarnos a la muerte, en cualquiera de sus formas.

Pero para nacer, para nacer a una nueva vida, tenemos que morir. Es imprescindible morir. Hemos de enfrentarnos a la aniquilación del ego y de lo transitorio que vive en nosotros. Tenemos que afrontar la muerte que significa el despertar. La desaparición de lo viejo y el advenimiento de lo nuevo. El óbito de nuestra identidad y el resurgimiento de nuestra verdadera identidad.

Debemos enfrenarnos a nuestra muerte cotidiana, a la muerte del minuto a minuto, del segundo a segundo, a la pequeña y a la gran muerte.

La mente acoge al miedo. Y el miedo a desaparecer es la personificación de la muerte.

Cuando destierras tu miedo amaneces por segunda vez en este mundo.

Viven en mí la vida y la muerte, la eternidad y la transitoriedad. Como seres humanos somos hojas arrastradas por el viento. Como lo que en verdad somos nos asemejamos más al viento. Pero el origen de nuestra fuerza y energía está en lo que al viento motiva.

Morir es imprescindible. Para nacer hay que morir. Enfréntate a tu propia muerte y abre los ojos a la Luz.


 Texto extraido de la obra Los senderos del arcoíris. Si quieres adquirla pincha sobre el siguiente enlace: LOS SENDEROS DEL ARCOIRIS








jueves, 9 de abril de 2015

LOS SENDEROS DEL ARCOIRIS




La filosofía de los senderos del arcoíris es una filosofía que no tiene nombre, que no se rige por norma alguna. No tiene dogmas, ni verdades inamovibles. Bebe de todas las fuentes. Respeta todas las formas de pensamiento destinadas a liberar al hombre.

La filosofía del camino sin camino obtiene sus enseñanzas de la vida misma, del roce con el aire que me envuelve, de lo más inmediato e intenta transmutar los hechos cotidianos en trascendentes y los trascendentes en cotidianos.

La filosofía de los senderos del arcoíris es la filosofía del amor, de la vida y de la conciencia, por eso no sigue ni pertenece a ninguna escuela. Es de quien la siente. Habita en quien con ella vibra.

La filosofía del camino sin camino no se ata a ritos, ni a jerarquías. Tan sólo intenta fluir con la vida.


Yo soy el arcoíris,
camino de colores curvado sobre la vida,
precioso pasadizo con diversos matices.

Soy la conciencia de vivir a través de los colores del tiempo,
el puente que une a los hombres,
el camino que te lleva al cielo
y te trae de vuelta a casa.

Soy el multicolor río de la vida,
luminosa esperanza después de la tormenta,
el símbolo del cielo que se acerca al suelo,
de los colores de la conciencia,
de los niveles de la vida.

Yo soy el arcoíris del espíritu,
trazo de luz desde las alturas al corazón del hombre,
del corazón del hombre a las estrellas.

Estos son “Los senderos del arcoíris”,
donde cada uno sintonizará con un matiz de la conciencia,
con un color de la vida.



Texto extraido de la obra Los senderos del arcoíris. Si quieres adquirla pincha sobre el siguiente enlace:  LOS SENDEROS DEL ARCOIRIS