Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 9 de diciembre de 2011

EL VIEJO DE LA MONTAÑA: SER CONSCIENTE





Una tarde un caminante de la vida se acercó decididamente al viejo de la montaña, irrumpiendo en su caminar, para preguntarle:

-         Maestro, ¿cómo puedo ser consciente?.

Y el caminante recibió como respuesta el silencio.

Poco después otro, apresurando su paso, se le acercó diciendo:

-         Maestro, ¿qué es ser consciente?.

Y este le contestó:

-         Ser consciente es ser consciente.

Enseguida acudió un tercero. Y le dijo:

-         Maestro, ¿qué es tomar conciencia?.

Respondiéndole:

-         Tomar conciencia es saber.

Por último, un cuarto se acercó presuroso, preguntando:

-         Sabio anciano, a veces acaricias nuestros oídos con hermosas palabras. Y ahora, sin embargo, eres parco en ellas. Y ni siquiera te detienes para responder.

Y el anciano, haciendo un alto en el camino, le miró fijamente a los ojos. Y le dijo:

-   En verdad te digo que yo no hablo para vuestros oídos, sino para vuestros corazones. Y que aquél que está más cerca de mí necesita menos palabras para entenderme. Porque cada uno comprende lo que tiene. Y yo no hablo al ser que piensa, sino al ser que siente, en su propio y personal nivel de conciencia.

Y como si el viento de la vida hubiera arrastrado las hojas de sus palabras, el viejo de la montaña se alejó en el camino, desapareciendo en la distancia.










2 comentarios:

  1. CUENTA UNA HISTORIA QUE A UN MAESTRO SE LE PRESENTA UN ANGEL Y ESTE LE DICE, PARA CONOCER EL SILENCIO NO DEBERAS OMITIR SONIDO ALGUNO Y EL MAESTRO LE CONTESTA NO SOLO HACER SILENCIO SINO TAMBIEN PROLONGARLO, EL ANGEL CON UNA SONRISA LE DA LA MANO Y LO DESPIDE PERDIENDO ASI LA OPORTUNIDAD DE CONOCER EL SILENCIO.

    ResponderEliminar
  2. Bonita y significativa historia, Gabriel. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar