Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

MI GRAN INVOCACIÓN

Imagen
Desde el punto de Luz en la Mente de Dios, desde donde se expande y propaga la conciencia y se siembra como principio de todo principio en cada parte que compone al Todo, Que llegue la Luz a la mente de los hombres. Que la Luz descienda a la Tierra.
Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios, donde todo está contenido, desde donde la vida y su pulso se extienden por cada rincón del Universo, Que el amor llegue a cada corazón. Que Cristo retorne a la Tierra.
Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida. Que la vida de los hombres se llene de sentido y el sentido guíe sus pasos y sus pasos hagan el camino que deben hacer. El camino y el sentido que los Maestros conocen y sirven.
Desde el centro que llamamos la raza de los hombres. Que los pasos dados en la oscuridad se conviertan en pasos dados en la luz y que los designios del Nuevo Tiempo cumplan el plan de Amor y Luz para los hombres. Y la puerta donde el mal se halla se cierre para siempre.
Que la Luz, el Amor y la más sublime…

GRAN TODO UNO

Imagen
Gran Todo Uno, Espíritu de la Vida, el que acuna mi sueño de ente despierto dormido en el hombre que cree ser. ¿Cuánto tiempo habré de seguir viviendo el sueño del dormido que despierto cree soñar su propia vida y viviendo cree dormir su propio sueño?.
Cuando abandoné mi casa primera,  siguiendo el trazo de luz en espiral que conduce al Sol que alumbra los días de los hombres, dejé atrás sin dejarla mi propia historia, pues me envolvió el olvido primigenio. Y ahora, armado con el verbo que me otorgas en mis momentos silenciosos, recobro destellos de luces desprendidas de espacios sin tiempo, para tejer los caminos que habremos de andar como hombres silenciosos que, al caminar, estremecen los suelos y hacen vibrar los mares, y vibran al son de la música de la vida.
¿Cuántos amaneceres, cuántas puestas de sol, cuántas olas contra la fina arena he contemplado?. ¿Cuántas miradas habré dirigido al infinito?. ¿Con cuántos ojos he cruzado mi alma?. ¿Cuántas sonrisas he regalado?. ¿Y cuántos d…

DONDE MORAN LOS ESPÍRITUS

Imagen
En las altas montañas, en las cumbres escarpadas, en los picos nevados, en las profundas llanuras bañadas en sus entrañas por piedras de colores cristalinos, por aguas que acarician su semblante.
En las rocas, en las grandes rocas que adornan y recortan el horizonte, en las cavidades que como vientres custodian a los espíritus del tiempo y de los antepasados.
En las vertientes de limpias y frías aguas que bajan raudas a cumplir su destino allá donde todo es calma o la más rugiente bravura.
Cuando el ser me lo pide y siento temblar la vida bajo mis pies mis alas necesitan cubrirse de viento y sonrisas aéreas, de atardeceres y piedras crujientes, de caminos andados entre la espesura.
Cuando el ánima me lo pide, porque se siente cansada de los bosques de semáforos y de los ríos de cemento, me retiro a mis lugares de poder donde los duendes y las hadas, los antiguos moradores y los sabios espíritus de las montañas custodian los últimos lugares donde el secreto de la vida aún puede verse en la…

SILENCIO

Imagen
Para oír debe haber silencio. Nada puede tronar dentro.
Para ser oído debe haber silencio. No debe haber murmullos de mentes en movimiento, de palabras inaudibles que resuenan como torrenteras de pensamientos.
Para oírte debes estar en silencio. ¿Porque si no acallas el trino de tu mente, el cantar de tus sueños, el ruido de tus miedos..., cómo vas a oír tu silencio y la voz que se derrama cada vez que, en verdad, estás callado?.
El silencio lo contiene todo. El silencio lo llena todo. Nace de la plenitud y del vacío, de la totalidad y de la nada. Se contiene a sí mismo en su propia vacuidad y se llena de todo en su intrínseca plenitud.
Para verte a ti mismo debes verte no solo en el silencio sino en la claridad de la soledad más absoluta, en la ausencia más meridiana de toda forma vacía o llena pero carente de sentido.
Para mirarte y verte debe reinar el silencio sensorial de la visión. Porque solo podemos vernos cuando sólos nos miramos, es decir, en la más absoluta vacuidad, para encon…