Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 12 de abril de 2013

DONDE MORAN LOS ESPÍRITUS






En las altas montañas, en las cumbres escarpadas, en los picos nevados, en las profundas llanuras bañadas en sus entrañas por piedras de colores cristalinos, por aguas que acarician su semblante.

En las rocas, en las grandes rocas que adornan y recortan el horizonte, en las cavidades que como vientres custodian a los espíritus del tiempo y de los antepasados.

En las vertientes de limpias y frías aguas que bajan raudas a cumplir su destino allá donde todo es calma o la más rugiente bravura.

Cuando el ser me lo pide y siento temblar la vida bajo mis pies mis alas necesitan cubrirse de viento y sonrisas aéreas, de atardeceres y piedras crujientes, de caminos andados entre la espesura.

Cuando el ánima me lo pide, porque se siente cansada de los bosques de semáforos y de los ríos de cemento, me retiro a mis lugares de poder donde los duendes y las hadas, los antiguos moradores y los sabios espíritus de las montañas custodian los últimos lugares donde el secreto de la vida aún puede verse en las flores, en el sol poniente y en la áspera caricia de las piedras.

Donde moran los espíritus mora mi energía y el cuerpo que la recubre me acompaña en mis viajes sin destino, sin camino previsto y sin hora de vuelta.

Donde moran los espíritus mora mi búsqueda y el encuentro de la voz interior que me dicta en silencio el sendero a seguir.

Donde moran lo espíritus me esperan con los brazos abiertos, porque allí juego a detener la mente y parar los pensamientos y a dejarme oír por el que nunca oye.

Donde moran los espíritus es el hogar del hombre, no el del hombre que se viste de lo inútil y por lo inútil cultiva el tiempo y pierde la alegría.

Donde moran los espíritus es el hogar del hombre que se viste de colores, de luces de colores, con ropajes que se tiñen de malva o de azul claro o de rosa pálido, según sus pensamientos.

Donde moran los espíritus me pierdo y me dejo observar por guardianes que me abren paso y custodian mi camino. Y al final de la jornada, cuando el Sol se apaga, y los ojos de la vida se encienden en el techo azul con nubes blancas que dibujan mi semblante, porque en él me veo y en él me hallo, le canto a las estrellas la gran verdad del viajero: Todo camino se anda bajo el cielo.












4 comentarios:

  1. Moran en los pliegues de tu piel en forma de elementales, porque te consideran naturaleza.
    Se han hecho un hueco en la retina de tus ojos para que no los pierdas de vista; En los sueños aparecen como hadas de los bosques y en el aliento, andan disfrazados de fuerza, todo…con tal de que el cemento no nos aleje de nuestra esencia, de su esencia.
    …y cuentan que en el corazón tienen palacio montado de oro y rubíes hasta tal punto que dicen que nunca los grandes maestros del espíritu necesitaron lugares en la tierra porque tienen catedrales, en sus confines.
    Y hoy me ha dicho la hadita del viento que está justo a abrir nuestros ojos porque hay vergeles que apenas transitan los humanos y ella quiere que conozcamos los jardines del Universo.

    ¡Que cosas tienen estas criaturas!.
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso..., transpira la inocencia y la luz de quien lo escribe. Gracias, M., ¿Acaso no serás tu un hada?.

      Eliminar
  2. La inocencia es osar a creer sin ver, y ver sin creer. La inocencia es la resilencia de un alma joven. Dios nos quiere inocentes. Por eso no soy hijo de Dios.

    L.M.III.V.C.

    ResponderEliminar
  3. Y yo Miguel Ángel con tu escrito, sigo como siempre planeando,,, es verdad, despego...
    Flo

    ResponderEliminar