Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 15 de febrero de 2013

JUEGO DE LUCES

La creación de Adán, detalle de la Capilla Sixtina, preside el frontal  del templete. Dios dando vida al primer hombre. La Luz despertando al ser humano dormido. Nace el verdadero hombre.




En la Luz, entre la Luz, juegos de Luz...

Luces y sombras que se combinan para mostrarme maneras diferentes de apreciar el momento, de jugar con la vida justo en el límite en el que sombra y Luz hacen de las suyas para mostrarme una singularidad que diferencia este momento de otro cualquiera.

Cada momento, cada instante, cada llanto, cada risa, cada encuentro o cada desencuentro es diferente de otro. No hay una puesta de Sol o un amanecer igual a otro. Nunca serán iguales, acaso parecidos, pero nunca iguales.

Cada instante, cada suspiro del alma, cada lágrima vertida por alegría o pena, cada nacimiento, cada mirada... Todo es extraordinariamente diferente, diferenciado y, por ello, el rico nutriente, alimento, de una vida fantástica, maravillosa, que se muestra a nosotros como un enorme cofre del tesoro que espera ser abierto.

Y no es mas que el matiz de la Luz, de su presencia o de su ausencia, de su fulgor o de su lento desaparecer por la línea del día que culmina...

Pero, fuere como fuere, al atravesar la luz los cristales de la Shambala serrana que cobija mis atardeceres de este invierno, la Luz, la inabarcable Luz penetra por los ojos de cristal de mis ventanas y roza la capilla sixtina de un atardecer mágico. Justo donde el hombre y su origen se rozan para conocerse y amarse, juntarse y no perderse el uno del otro.

La Luz es una maravilla, genera los contrastes, las sonrisas que la más profunda o tenue oscuridad es incapaz de generar. Brillamos por la Luz. Soñamos por la Luz. Amamos por la Luz.

La lágrima vertida se vierte por la ausencia de la Luz... o por su presencia en la más generosa carcajada que rompe el semblante de quien quiere ser un sobrio portavoz del momento. Y ríe. Y ríe. Y llora. Y llora. Porque solo la risa puede expresar la mayor de las alegrías no contenida.

A la hora de soñar. A la hora de vivir. A la hora de cualquier cosa... el sentido del humor es una manifestación de una luz que esquiva, furtiva, acaso juguetona, se filtra por las quebradas de la realidad. Fisuras que se dejan penetrar por almas lisonjeras que despiertan sensaciones y que sensaciones vulneran con la risa. Porque al final, porque al principio (ese que significa el inicio de lo que acaba) hay que reírse cuando perecer parece el final más acertado.

Nunca perecer a la pena o dejarla campar a sus anchas por el mundo, el corazón o el tiempo compartido, ha sido un signo de la Luz. La Luz es la Luz. Y en sus matices está el contraste. Y en la ausencia de contrastes y en la permanencia está la Maestría.

Maestro de colores, Maestro de la Luz que caminas por el mundo sintiendo y entendiendo que toda sombra habrá de ser disipada. No confundas el contraste de lo eterno, al mirarse en el tiempo, con la Luz de la Vida de los hijos de las estrellas. Porque la Luz, la Luz, siempre será la Luz... y sus hijos brillarán aún sin pretenderlo. Y su mensaje será la vida que traigan al camino de los hombres, y a los pasos dados por estos desde que el Sol sale hasta que se adormece. Y así será por lo días de los días de este tiempo que se acaba y del nuevo tiempo que ha llegado.

En la tarde, cuando el Sol inicia su descenso para perderse tras las montañas regala sus últimos rayos de luz a nuestra Shambala. Al penetrar por su ojo sagrado, el que guarda el gran secreto..., silencio y luz entremezclados, maravilla de colores donde el hombre toca lo eterno. Juego de luces, de claridades y sueños cristalinos. Momentos para dejarse despertar y sentirse despierto. Crepúsculos que provocan amaneceres. Transparencias del alma.





Atardece en Shambala. En su descenso, el Sol nos regala una suerte de sincronías hechas de rayos de luz que modifican nuestro estado de conciencia. Todo se teje en la Luz y desde la Luz.













4 comentarios:

  1. Realmente precioso...la risa..o el sentido del humor...es el cargador energetico directamente con la energia cosmica....La luz.La pena ...no se puede dejar a su antojo.gracias hermano y dulce beso

    ResponderEliminar
  2. Es fundamental, mi anónima amiga, desarrollar un sentido del humor amplio, tolerante, capaz de afrontar cualquier acontecimiento con una mirada risueña, no falta de respeto, sino consciente de lo siguiente: debemos ser capaces de encontrar siempre la Luz, el resquicio por donde esta penetra... y así los peores momentos son más fácilmente superados. Y así rubricamos la siguiente realidad: siempre puede brillar la Luz.

    El sentido del humor, la risa, la capacidad de aligerar las emociones..., no es mas que una forma de expresarlo. Pero debe tener un sentido. No es pues reír por reír. Es una opción natural, pero una opción ante la vida y la adversidad que a veces puede suponer.

    ResponderEliminar
  3. Sí Miguel Ángel "Todo se teje en la Luz y desde la Luz" Es Belleza cristalina, es Verdad, Claridad. es lo Inmaculado, es Puro Amor , es todo lo que busco y anhelo....
    Flo

    ResponderEliminar