Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 6 de abril de 2012

VUELOS DEL ALMA




En la noche, cuando el cuerpo se olvida de sí mismo y se abandona al sueño y al subconsciente, las almas pueden experimentar viajes en el mundo de la realidad impalpable, transfiriendo la conciencia a otros niveles de la realidad o a otras formas de vida.

Por la noche,  cuando el cuerpo duerme como si estuviera muerto, pero sin estarlo, una parte de lo que somos, sometida a espacios sin tiempo, desesclavizada del cuerpo experimenta viajes a mundos desconocidos o a otros niveles de esta misma realidad. Y en ocasiones desarrollamos potencialidades de las que no somos conscientes en la conciencia de andar por casa, y recibimos instrucción, o damos ayuda, o hacemos un trabajo necesario para el mundo. Al regresar a la casa que significa el cuerpo no recordamos o nos traemos recuerdos disfrazados de sueños especiales.
Y es que la noche del cuerpo y de la mente es el día del alma, del arrope que la conciencia utiliza para desplazarse en este mundo y en el otro. Y así, en la noche, el alma, sin volver la vista atrás se aleja de nosotros por momentos de nuestro tiempo, y vive y se expresa en otras dimensiones del ser, de lo que somos aún sin conciencia de ello,  recibiendo el alimento que necesitamos a un nivel esencial de nosotros mismos.

Cuando la noche cae, y mi cuerpo se duerme, cuando el mar del viaje silencioso se despliega ante mí, y mi alma suelta amarras. Cuando el ser que soy decide que es momento de explorar otras inquietudes, otras estructuras de luz hechas de carne y hueso... mis paseos nocturnos se convierten a veces en vuelos nocturnos vestidos de plumas y garras, mirando a través de los redondos ojos que pueden ver en la noche. Cobijado en un viejo campanario desde el que saltar al vacío, la noche es suave y acogedora. ¡Qué satisfacción la de saberme vivido en un ave que puede ver en la oscuridad!.

En la noche, cuando el cuerpo duerme y la mente cotidiana se apaga, la puerta se abre y las almas despliegan sus “alas” de colores para entrar en el espacio dorado. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario