Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 22 de abril de 2011

PERSPECTIVAS DE UN MUNDO IRREAL (XV) "ARBOL DE LA VIDA"



Aunque no lo parezca, se sostiene desde el cielo.

Aunque no lo parezca, sus raíces penetran la atmósfera y se alimentan de la misma energía que nos alimentamos nosotros.

No es tan solo un árbol. Es el árbol de la vida. Es el árbol de la vida y de la muerte, del ciclo de regeneración y permuta constante entre lo nuevo y lo viejo, entre lo añejo y lo revolucionario.

Un árbol es como un hombre, como una mujer. Aunque se yerga sobre una piedra, y las arrugas de su piel de madera lo conviertan en áspero, sus hojas siempre serán delicadas. Y, acariciadas por el Sol, mecidas por el viento, hablarán al ciego, y enmudecerán al hablante, para que la voz del silencio hable y los ojos del espíritu se abran.

Muchos de ellos contienen algunos de los espíritus más viejos de este planeta. Y quizá, en cada lamento del viento atrapado entre sus ramas, una historia se escape y pierda para siempre.

Una parte importante de la memoria de este mundo está en los árboles, otra en las montañas y en algunos de sus más preciados tesoros, otra viaja con los ríos desde el nacimiento a la mar. Pero, a un nivel, los árboles son lo más parecido a nosotros: resumen lo que somos, lo que significamos. Y son nuestro espejo.









6 comentarios:

  1. Miguel Ángel es un placer leerte , muchas gracias por entregrarnos tu sentir!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la naturaleza y cómo no, los árboles: testigos mudos del devenir de las cosas y del deambular humano por esta tierra donde no parece muy claro, que llegue a saber qué hace; cual es su misión (si la tiene) y qué sería del planeta sin su presencia...
    El árbol encierra sabiduría, quietud (no puede estar más quieto e impasible ante aquello que le rodea) pero lo mejor de todo, es que es capaz de transmitir muchas cosas; pena, que la gran mayoría del ser humano, también anda perdido en el bosque de la sabiduría, la belleza y pese a tenerlo a dos pasos, no sabe decodificar...
    Buena exposición de algo tan grande como un árbol y que calla, sólo porque creemos que no es capaz de "hablar".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es un placer que me leas, Bego. Así que soy yo quien te da las gracias por ello. Y gracias, además, por estar ahí.

    ResponderEliminar
  4. Esos son nuestros amigos los árboles, Utopazzo. Perfectos vínculos entre el cielo y la tierra, punto de encuentro de ambos y hogar, a veces, de amigos que adornan la espesura del bosque con su invisible presencia.
    Como siempre, gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso: "entre el cielo y la tierra" testigos mudos de un gran misterio... Gracias Miguel

    ResponderEliminar
  6. Así es, May. Compartimos el misterio de la vida, y el susurro del viento, y el tañir de la lluvia sobre la piel que cubre sus sueños y los nuestros.
    Los hombres y mujeres echamos raíces... Sin saberlo, nos miramos en ellos.
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar