Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

domingo, 17 de abril de 2011

SE MARCHÓ AL CIELO DE LOS GATOS



Cuando llegamos todo vestigio de vida se había borrado. El Gran Espíritu de la Vida decidió acortar sus pasos sobre este mundo y dejarla marchar, sin duda, al cielo de los gatos.
Sobre la silla en la que a veces nos esperaba dejó atrás su mundo y el nuestro.
Se marchó por la puerta intangible de los felinos, haciendo su pequeño camino hacia su luz.

En la noche, disfrutando quizá los primeros momentos de liberación, aún deambulaba entorno nuestro, como si nada hubiera pasado. Y es que la vida, más allá de la forma y la conciencia humanas, se sostiene sobre el árbol de lo creado como hoja perenne que trasciende el fin de lo denso.

En la noche, Infantil, el otro gato humano, nos visitaba y, de manera excepcional, nos transmitía lo acontecido, modulando de manera magistral sus maullidos: Pirula había dejado el mundo de los gatos, y el de los humanos.
Ambos formaban un magistral tándem de amistad que concretaba en nosotros, y él, como gato, y a su nivel, demostraba saberlo.

La verdad es que lo único que interrumpe el flujo de energía, comunicación y sentimientos, entre animales y humanos, es nuestra descomunal ignorancia y todo lo que ella esconde.
Definitivamente, no son sencillamente animales. Definitivamente, nos necesitan, y los necesitamos.

Hoy, el cielo de los gatos abrió sus puertas. Y “Shambala” dejó ir a la blanca guardiana que cuidó de ella durante nuestras ausencias.











3 comentarios:

  1. Bonita forma de transmitir la partida hacía otro lugar de esa bolita de nieve.
    Tu Corazón no pone límite a la especie animal para demostrar ese Amor tan grande que llevas dentro.
    ¡¡Siento lo de Pirula!!


    Besos a los dos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Nalea. Es que no hay límites. Todo límite viene del miedo o de la ignorancia. Y dirigir una mirada tierna a esos seres que deciden confiar, sin fisuras, en nosotros cuesta muy poco. Ellos son capaces de dar mucho sin pedir ni esperar nada a cambio.
    Así que es fácil quererlos.

    ResponderEliminar
  3. Tengo la esperanza que todos iremos a un mismo cielo, tan grande y hermoso que nunca una foto o imágen podran plasmar su belleza.

    ResponderEliminar