Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 13 de junio de 2014

AIRE FRESCO




Cuando el aire fresco me baña caricias sutiles besan la piel, labios invisibles, tañido de silencios, miradas hacia dentro, cántico del alma que prende la luz y en la luz me cubre de sonrisas.

Cuando el aire fresco me baña es como agua pura y cristalina, deseos de vivir la vida fluyendo, amando en cada recodo del camino, amando…

Cuando el aire fresco me baña mis pensamientos no se los lleva el viento, se dejan acariciar y se vuelven sutiles, aéreos, amantes de la vida y de la luz que la sustenta. Me alimentan como flores de sabores dulces y melosos, como labios de miel que besan los labios de la vida y al besarlos los alimenta.

Cuando el aire fresco me baña de mí me olvido y me siento atardecer en la mañana, amanecer en la noche, despertar de este sueño que palpita sueños no soñados y vidas no vividas, y amores como desamores, sentidos que no lo tienen y palpitares de corazones rotos. De todo ello me alejo y me dejo besar por el aire fresco.

Cuando el fresco aire me baña soy un suspiro vertido a las estrellas, a la casa de las nubes, a las manos invisibles que sostienen alas y vuelos, y pájaros que nacieron libres y que desde que nacieron desplegaron alas porque caminar no es vuelo.

Cuando el aire fresco me baña sonrío y cierro los ojos, abro los brazos y abrazo a la vida 
y por ella abrazar me dejo. No sonrío sin pausa, no río sin aliento, no lloro ni sollozo, todo es gozo. 

Y el gozo alimento que llega dentro. Y dentro aguarda el mejor momento para darme alas y alzar el vuelo, y ser yo el viento.





4 comentarios:

  1. oh Dios mio .....que lindo!!!

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel SÍ: "Cuando el aire fresco me baña", percibo cristalinidad en todo, es como una inspiración infinita en la cual me disuelvo....... Flo

    ResponderEliminar