Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 27 de enero de 2017

ELLOS




Hay amigos que no son de este mundo,
hermanos que cruzaron los espacios sin moverse,
como si surcaran mares sin tiempo
y sin tiempo a mi llegaran.

Hay amigos que son hermanos,
hermanos que son Maestros,
Maestros que acompasan ritmos de Luz,
sus ritmos,
con los míos
sin duda más lentos y torpes.

Ellos son Ellos,
silentes voces que traen ecos de lo que sé pero he olvidado.
Son cognoscibles
pero no conocidos.
Son insondables
pero se dejan sondear.
Ellos son no espíritus viajeros,
sino guías de espíritus viajeros.
Viajeros, en todo caso, de la conciencia.
Alentadores,
despertadores que miran sin mirar
y ven donde no veo.
Por eso hablan sin voz.

Levantan el vuelo para que yo vuele,
pero difícilmente pisan el suelo
pues están tan lejos…,
aunque tan cerca de la experiencia de Vivir.
Pero no de viviente caminante pisando piedras,
sino de viviente gravitante
como alado mercuriano.

Hay amigos que no son de este mundo,
hermanos que desnudos de cuerpo sufriente
alimentan almas,
despiertan corazones
y me abren los ojos.
Y me gritan en silencio:
¡Levántate!.
¡Camina!.
¡Se Tú Mismo!.

Ellos son yo dentro de un millar de millares de años.
Ellos son yo mismo sin serlo.
Surcan mares sin tiempo
y sin tiempo a mí llegan.
Y yo mientras tanto,
adormecido durmiente
que despertar espera
y recrear sueña
la vida que ha creado para sí.

Sintiente semilla soy,
parpadeante Luz,
caminante camino.
Aquila lupus que no se resigna a vivir dormido,
a no caminar por el cielo,
a no volar entre los hombres,
a no subir cumbres escarpadas
y convertirlas en verde llano.







5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Dios mio.... es como si todo lo entendieras y estuvieras en el todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Esperanza. Aprendices de la Vida somos.

      Eliminar
  3. Gracias companiero , arriba los corazones...

    ResponderEliminar