Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

jueves, 2 de julio de 2015

MIEDO



Lo destierro y expulso del momento presente y cotidiano, del momento futuro y de todo cuanto amo.
Tenaza y amarra que sujeta libertades de la mente y del alma, libertades.
Enemigo huidizo que quedarse quiere para siempre y que siempre deploramos.
Miedo. Cadena de cadenas.

Miedo a perder, a ganar, a subir, a bajar, a ser y dejar de ser, a tener y no tener, a morir o perecer, a servir o ser servido…

Miedo es lo que nos aleja de nosotros mismos, de la eternidad contenida en un segundo y de lo que contiene el mayor de los disfrutes al andar por el mundo vestidos de carne y huesos: ver el sol levantarse y perderse por el horizonte.
Así de fácil y sencillo. Y entre medias: llorar y reír, reír y llorar, hablar y cantar, decir poesía y escribirla…, traer hijos al mundo y enseñarlos a volar. Verlos volar y hacer su vuelo propio no tu propio vuelo. Acunar sueños y acariciar amapolas en primavera. Vivir como atardeceres que contemplan amaneceres, albas vestidas de aurora que florecen a mediodía y se dejan besar por la luna llena.

Y así,  soñar viviendo, volar andando, volar en sueños, vivir despiertos. Pero volar. Alzar el vuelo y ver el mundo terrenal como es, sin miedo: un río de luces y sombras. Un río. Y nosotros, finita infinitud, estelares de roca.







No hay comentarios:

Publicar un comentario