Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

miércoles, 31 de diciembre de 2014

MI CASA




De dónde soy me preguntan… y no hay respuesta que no salpique de gotas de alma el mundo. Mi mundo, tu mundo, cada mundo contenido en cada alma atrapada por el tiempo y vivida en la distancia como tierras diferentes con cicatrices dibujadas sobre mapas, es agua vertida gota a gota en el río de la vida. Y así mi alma se ha hecho alma del mundo, de cada cielo de cada lugar, pues el mundo es mi casa y en mi mundo abundan las estancias como estrellas en cada corazón, como pulsos en cada estrella.

Vivo entre el cielo y la tierra, ¿de dónde puedo ser?: Del cielo y de la tierra. Y de la espuma de los mares, sonrisas de la mar en calma o atronadora. Árbol caminante soy de raíces aéreas que mece ramas capaces de acariciar pensamientos vestidos de cabellos dorados y ojos negros, y piel morena, y sonrisas dulces… Aires del mundo, sangre multicolor que corre por mis venas, vientos de nacionalidades que han creado mi bandera de mil colores y mil estrellas.

Hombres y mujeres de piel color de la vida, que no necesitan papeles para ser ciudadanos dignos de la propia vida y del mundo, de la tierra que pisan y del cielo que los cubre, viven en mi. Y con ellos sus cordilleras y sus llanos, sus mares y sus forestas, sus sonrisas y sus lágrimas. Porque mi piel se cubre del color de cada hermano y mi alma de la brisa de cada sueño. Pues ellos soy, y el tiempo y la distancia solo son miradas huidizas dirigidas a lo que en verdad somos.





1 comentario: