Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 14 de noviembre de 2014

SOÑADORES




Qué puedo escribir que no haya escrito…

Qué puedo vivir que no haya vivido o nombrado, o sentido, añorado, 
vestido de palabras y risas, 
de caricias y de habla que te habla a corazón abierto y a paso dado en la luz, 
en la penumbra, al ocaso, en el olvido, en el tiempo perdido 
y en oscuridades atravesadas por espadas; 
finas dagas punzantes, cortantes, 
acariciantes de momentos que son ciertos instrumentos de perderse y de encontrarse.

Qué puedo vivir que no haya sido un camino colorido, atrevido, perseguido, inducido, cristalino, dolorido…
Beduino que atraviesa mares de arena que mi caminar no condena. 
Estela de simientes de un oriente que me espera. 
Sol naciente que en mi frente se ilumina y me pondera.

Qué puedo sentir que no haya sido un don perseguido, 
un agosto en primavera, 
flores como amores 
y sentidos contenidos en riveras de ríos rotos por seguras pasarelas 
que unen mundos y quimeras, 
soñadores y hacedores.
Sonrientes plañideras que devoran los temores
y los hacen verde hierba, 
que cobija sin dolores flores nuevas de una nueva primavera.

Qué puedo decir, sentir, vivir… que tú no sepas, 
que no sientas, 
que no quieras, 
que no sueñes. 
Si pudieras ser el aire, 
luz tan cierta como el agua de los mares sin matices, 
sin tormentas, 
amor danzante, caminante, 
sin pedreras que te duelan al pisarte sobre el rostro de una madre tan sincera, 
madre tierra que te vierte al mundo, que te espera. 
Pasos dados y contados, tan finitos como hogueras…

Qué puedo decir que ya no sepas: 

Viviente eres que durmiendo se busca para estar despierto en el mundo de los soñadores dormidos.










4 comentarios:

  1. Embriaguez infinita en tu cristalina fuente: "VIVIENTE ERES QUE DURMIENDO SE BUSCA PARA ESTAR DESPIERTO EN EL MUNDO DE LOS SOÑADORES DORMIDOS."
    Flo

    ResponderEliminar
  2. La red es mas practica que los libros a los que nunca quice acceder, por aquello de sentir al autor mas directo y visceral que un artifice de letras viejas en unas sombras en el papel.
    Ver el ritmo de la vida en las savia de los arboles es mas asombro que repensar esa memoria seca cuyos planos reunidos en un volumen intentan imitar alguna señal pobre del lenguaje natural del universo de babel.

    Con merecido respeto, en la primera linea de tu escrito ya estan dadas mis palabras cualquiera su significado sea.
    Sin olvidar que las palabras por si solas no dicen nada sin que algun lector este educado para tal fin de interpretacion. Vierto igual en ti y por aqui el sigilo que acaso entable el contacto de alguna comunicacion, de que otro modo, a traves del escribir, o de alguna forma de telepatia si se puede desenredar la telaraña colectiva de la membrana mental que envuelve al planeta. ¿Adonde esta tu sueño?...quiero ir a buscarlo. El universo es libertad absoluta o un exceso de intimidad, y en eso esta el secreto precioso de tu individualidad que entra y sale como vertigo pendular entre dos mundos...o entre diversos mundos.

    Dormir, esa cautelar hibernacion mamifera humana, permite soñar y despertar. Existir nos da esa magia casera en este mundo, por la empatia de las especies, de vivir y morir sin nada que lamentar.
    Para los chinos "despertar" es FUO, que se traduce mal en occidente, FUO es abierto, vacio, ausente, olvido de si, abandono gozoso, memoria sin recuerdos, evocaciones libres del espacio que deja la memoria cuando ya no esta.
    Lao Tse habla de la orientacion de los 9 agujeros como realizacion del embrion y paricion del feto inmortal, de lo que derivo luego una alquimia de sangre, agua, aire, energia, luz y sombras en la forma que da alojo a el espiritu eterno.

    Tan solo la materia duerme, el cerebro esta sensible a todo el proceso de onirismo e ilusion de vigilia, y la energia o conciencia del anima o alma, que esta despierta siempre resguardando y haciendo suma belleza de todo el contexto.

    De la ultima frase de tu escrito rescato que..¿como alguien durmiendo o dormido encontraria la forma de despertar?...asi dormido solo encontraria sueños. ¿que o quien es lo que ha de despertar?...o hay algo mas que el ego, la mente, la memoria, la herencia, la evolucion?. Solo una pesadilla seria digna de tal honor y practicidad a tal evento singular, allende lo que sueña y duerme de noche o de dia, en la tierra en el sol o en las estrellas.
    Sin embargo sucede, y no hay nada ni nadie para poder darse cuenta de ello, para poder tomar y describir aquello que es la totalidad del instante donde los sueño son la realidad y lo real al principio parece una calamidad.
    Por eso "...despierto en el mundo de los soñadores dormidos", que otra manera de soñar no?..soñar durante la vigilia es ensoñar, alucinar tal vez, una especie de moderada locura, pero no la otra locura de verdad que es nos ser nada y a la vez permitir al antiguo fantasma ser la araciencia de algo que permanece.
    Namaste. Abrazo cordial y tacito afecto Miguel. Love&Ligths. ♥ Gracias por compartir y permitir entrar en tus mas intimos deseos y busquedas en la claridad de tu experiencia como alma universal.



    20 de noviembre de 2014, 14:36

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge, por tu comentario. Somos caminantes entre la tierra y el cielo. Y en ese ese espacio, que lo es sin serlo, nos vivimos.

      Eliminar