Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 7 de noviembre de 2014

SILENCIADO





Le dijo el silencio a la voz… que la voz le dijo al silencio: no hables y escucha.

No hay voz, ni silencio, ni silencio contenido, que no sepa que el silencio, tu silencio, mi silencio, no es mas que el atronador murmullo de un millar de pensamientos que, lejos de ser silencio, son ríos caudalosos. Pero silencio, el silencio, como tal no suena.

Sostener el silencio, acariciarlo, besarlo suavemente, es abandonar el torrente. Silenciar, hacer el silencio, no es callar la boca es callar la mente y aquietarla, convertirla en espejo laguna que refleja el cielo, tu cielo, mi cielo…, aquietado, solemne, apaciguado.

Le dijo el silencio a la voz… lo que la voz le dijo al silencio: si has de hablar habla hacia dentro.

No es contradicción insana ni sana contradicción. Es la verdad consecuente sin gratuita afirmación: el que acalla la mente despierta el corazón y el que la boca cierra habla sin usar voz.








2 comentarios:

  1. " Abandona el torrente, acalla tu mente,
    habla hacia dentro, fundíendote en el silencio,
    y despertarás el Corazón al deslizarte en su fuente..."
    Florence

    ResponderEliminar