Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 8 de agosto de 2014

SENTADO




Sentado estoy, que no caminando caminos. 
Viviendo espacios que por vivir siento como escaleras al cielo 
y pasajes al corazón de todo que palpita en mis adentros.

Sentado estoy, que no camino haciendo.
Parado sin estar parado 
y quieto sin estar despierto. 
Y alto en el camino hago y por eso me siento.
Y siento que estoy sintiendo lo que piensas que yo pienso.

Sentado estoy, que no volando, 
ni queriendo levantar vuelo, 
ni asiendo con mis manos sin asir cogiendo, 
abiertas de lleno 
y de lleno vacías.
Pero con dedos prestos a querer tejiendo vivir sin tiempo 
que añorar no puedo, 
porque lo tengo 
y sin tenerme tiene lo que yo tengo. 

Sentado estoy, que no latiendo.
Porque latir yo puedo,
pero sintiendo corazón de fuego 
y voz de luna plateada. 
Que brillar yo puedo como mil fuegos encendidos 
y luciendo en cielo azul de negro cielo 
que estrellas muestra para andar yo quieto.

Sentado estoy, que no volviendo sin volver he ido.
Y he partido en viaje eterno que tiempo no tiene.
Y si tiene tiempo es de andar despierto.
Porque andar dormido es estar perdido y tiempo perdiendo, 
el que no tengo, 
el que no existe.
Pero que cuento con mis cabellos 
y trazos de sonrisas que marcan surcos de feliz un tiempo.
Y de llanto tanto que ya no quiero recordarlo.
Y pienso que todo fue lo que fue siendo. 
Y siendo es tiempo y crujido de horas, 
y de sueños.

Sentado estoy, ¿que no escribiendo?. 
Escribiendo estoy, 
que yo no pienso pensar si siento, 
dormir si puedo sentir tu tiento, 
tu luz, 
tu pelo, 
tu voz, 
tu cielo, 
tu fin, 
tu inicio, 
tu canto, 
tu llanto, 
tu quiero estar contigo, 
quiero quererte y quiero, 
quiero pensarte y pienso que siendo todo lo que yo siento, 
lo que tu sientes, 
lo que no siento, 
todo tu todo, 
mi todo…
Eres todo lo que yo quiero,
lo que yo soy,
lo que estoy siendo.

Sentado estoy, que estoy escribiendo, 
pasando luz por estos dedos, 
por estos labios que hablan y se expresan, 
corazón caminante como estrella perdida 
que busca siendo luz de la luz y tiempo sin tiempo, 
que quiere amarte 
y que por eso derrama flora y perfumes, 
y atesora radiantes versos que yo te ofrezco si tu lo aceptas. 

Tu sigue siendo latido en verso 
que yo seré quien pueda verlo.
Y luego decirte cómo te siento, 
cómo te sientes en mi sin verlo.
Acariciando notas de luz que visten flores del jardín que cuido 
y en el que crecen palabras a raudales para ti.












1 comentario: