Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 18 de abril de 2014

EL GUERRERO DE LA LUZ: A LA SOMBRA DE UN ÁRBOL

A la sombra de un árbol teje el guerrero de la Luz su destino, su momento presente, el siguiente momento, el día de mañana, la contienda librada que no debió librar y la aún no sostenida…

A la sombra de un árbol se enfrenta verdaderamente a lo que es. Es ahí donde entabla la mayor de sus batallas, frente a frente a sí mismo, en la misma orilla donde el dolor y la alegría, el llanto y el canto se definen, toman caminos diferentes o se dan la mano.

A la sombra de un árbol el momento más ligero, frugal, imperceptible, se convierte en una eternidad por descubrir, en un largo camino que explorar, en una lucha donde espada y cielo se enfrentan a las pesadas nubes de los miedos y el apego.

Crecí a la sombra de un árbol. A la sombra de un árbol fui concebido. Un pensamiento me hizo detener mis pasos por cielos ahora ya olvidados, por caminos que ahora vuelvo a pisar.

A la sombra de un árbol aprendí a ser lo que soy. El hermano pájaro me prestó su vuelo y su cantar. La hermana oruga su paso lento, pero su conversión. El hermano espino me enseñó que la blanca belleza de sus flores esconden espinas, y que tanto unas como otras forman parte del existir. ¡Pero qué hermoso es el espino blanco!.

A la sombra de un árbol me dejé querer por el viento, por una fina lluvia de pensamientos de cristal, susurros de ángeles que acarician flores y verdores de campiñas.

A la sombra de un árbol me enfrenté a la muerte, la de todos los días, la que vive en el lamento y en el silencio del alma, la que ahoga los suspiros porque atenaza y roba el aire, la que roba la voz.
A la sombra de un árbol, del mismo árbol, la vencí. Y el árbol era un ciprés. 

A la sombra de un árbol, del mismo árbol, clavé mi espada en tierra para poder levantarme. Y al hacerlo, pensé: Todo cuanto tengo vive a la luz de esta sombra. Todo cuanto soy aquí está contenido. Sólo soy una sombra de lo que Es, a la sombra de un árbol que toca el cielo.










No hay comentarios:

Publicar un comentario