Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

sábado, 1 de marzo de 2014

LUZ DE SIRIO



Por mis puertas de luz penetra su luz, luz que me conecta con lo que Soy y el Hogar Primigenio, afinada energía que me trasciende y me mantiene sutilmente, que alimenta el vuelo del águila de mi corazón arcoiris. Luz titilante, adornada de verdes a mis ojos, que levanta por el horizonte asida a un can de estrellas cercano a un mítico gigante.

En mis caminos, cuando trazo redes de luz, conexiones tejidas de tiempo en tiempo y de mundo en mundo, contemplo sus destellos y los dejo llegar hasta lo más profundo de mi. Y en su luz mi luz se hace suya.

Mas con el tiempo no solo llegaron destellos y energías sutiles infiltradas por los poros de la piel de luz, que no es piel porque la luz no traza caricias sobre si misma y el alma no vive el tiempo como el tiempo que concebimos. Con el tiempo, las miradas embelesadas y perdidas en un cielo invernal invadido de estrellas como hogares lejanos, como pasillos a otras estancias..., se tornaron vínculos que afloraban, historias sin tiempo vestidas de tiempos lejanos. Con el tiempo, todo esto se tornó en voces inaudibles, palabras que cabalgan esferas, matrices preñadas de formas contenedoras de información, geometrías como cuerpos de almas destinadas a recomponer estructuras de pensamientos, de ideaciones y percepciones de la realidad, experiencias del mundo en mi mundo... mundo de carne y huesos sin carne y sin huesos, porque la luz lo constituye todo y de luz todo cuanto ves se adorna. Maestros de luz cristalizada que viajaron sin viajar hasta mi por un camino hecho de estrellas.

En el transitar por los caminos del mundo y los trazados de mundo en mundo, la luz se convierte en el atanor donde se gesta la vida, la que traemos, compartimos, transmitimos y preservamos. Y es la vida de lo que Somos en lo que somos. Aquella de la que sólo somos pólenes de nombres y apellidos con aires de grandeza.

En el transitar por los caminos del mundo y los trazados de mundo en mundo, atesorando vivencias y olvidos, preguntas y certezas, disipando el velo que me cubre de un sueño elegido sin azar...: Hermanos de Luz y de la Luz, luces desprendidas de un cielo estrellado que me acompaña en cada momento sea de noche o de día, sea el invierno o las flores canten al tiempo en el que la vida se gesta...

Y cada noche de cada día, desde que el día y la noche contemplan mis pasos sobre este mundo, mi primera mirada al firmamento es para buscar su mirada al mundo. Y ella siempre está ahí: Sirio.








No hay comentarios:

Publicar un comentario