Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 7 de marzo de 2014

ESTRELLAS




Estrellas…, miro a las estrellas y en ellas sueña su sueño el olvido.
Miro a las estrellas, y su brillo, como el brillo de un millar de almas cristalinas, atraviesa mis pupilas y llega hasta lo más hondo y más sagrado de mi.

A las estrellas miro y mi mirada esconde mil miradas, aquellas que he dirigido al hogar de los ancestros desde el inicio de mi propio inicio en este mundo, bajo este cielo.

Las miro y las siento, las añoro. Las miro y recuerdo viajes sin movimiento, inercias contenidas en alas arcoiris hechas para navegar entre nebulosas y galaxias, de estrella en estrella y de mundo en mundo, consumiendo un tiempo sin tiempo que me ayudaba a viajar siguiendo el pulso de espíritus alados que habitan los espacios siderales.

Miro a las estrellas y al mirarlas ellas me miran, y al mirarme me contemplan como a un pequeño punto de luz que más grande se hace si se acercan, pues soy como ellas son. Y soy lo que ellas son. Y en el centro de todas ellas, en este lado del universo que habito, fui creado.

Las miro y atesoro añoranzas como lágrimas de luz que  adornan el cielo. Las miro y cautivo quedo del semblante nocturno de un dios cósmico que cada noche me regala profundidades donde perderme y buscarme, donde buscarme y encontrarme.

Fascinación, bendita fascinación la que sobre mi ejerce el gran mar de los antepasados y sus perlas de luz. Bendita fascinación que no tiene tiempo, en este mundo de tiempo contenido en ropajes de carne y huesos que esconden la mayor de las maravillas.

Aún hoy miro a las estrellas como la primera noche en que lo hice, siendo un niño. Y siendo un niño regresaré a ellas.



                                                                        









No hay comentarios:

Publicar un comentario