Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 14 de febrero de 2014

EN EL AMOR UNO




Déjame abrazarte, sentirte beso a beso, cerrar mis ojos en los tuyos y respirar tu aire, el que llena de vida tu mirada.

Déjame quererte siendo tu en mí mismo, siendo yo en cada suspiro del viento sobre tu piel. Deja que tus estrellas lluevan sobre mi y que al bañarme en su luz, mi gozo sea tuyo y tu silencio el clamor de mis más profunda alegría.

Deja que la brisa, que del mar trae emociones que rompen olas sobre la orilla, descanse sobre mi. Y en mi descanso encuentre la paz que necesita para ser mar de hombres y mujeres que quieren llegar a tierra y descansar.

Deja que la aurora me de su primer beso y en él tu me beses y en él bese yo al mundo, el mundo por el que vivo en cada palabra de luz que derramo en mi camino.

Déjame abrazarte, porque soy yo en ti y eres tu en mi como uno sólo, espejo de un gemelo dormido que sueña ser diferente, alejado, extraño, indiferente... y espera despertar. Y, al despertar, apartar el velo que cubre su rostro y abandonar la espesura del bosque. Porque yo soy tu.

Déjame silenciar tu llanto, convertirlo en risa y hacer de tu pena destellos de luna llena que iluminan la noche, miradas de un sol nocturno que disipan la oscuridad.

Deja que el amor lo llene todo, siente su caricia y la calidez de sus manos... Y grita su nombre en silencio para que oído sea en cada rincón de tu ser, pues su nombre es mi nombre y mi nombre es el tuyo, y el de cada hermano y hermana ya viva en la tierra, ya viva en el aire, ya viva en el fuego, ya viva en el agua...

Somos hijos del amor y de la vida que caminan en la oscuridad buscando su luz, tu luz, mi luz, el mismo amor..., creyendo estar solos.







2 comentarios:

  1. Miguel Ángel, HIMNO AL AMOR,SUBLIME CON SU TOTAL ENTREGA...MARAVILLOSO, TE DEJA PLANEANDO... FLO

    ResponderEliminar