Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 13 de diciembre de 2013

CHAMANA DEL AGUA

Volcán nevado de Chiles, 4748 m de altitud, (Andes Occidentales) constituye parte de la frontera natural entre Ecuador y Colombia. En la imagen, panorámica desde el lado ecuatoriano. Foto: Doris.



Cuando tu duermes yo estoy despierto. Y cuando yo sueño tu caminas. Cuando alzo la voz y clamo a la montaña tu eres la voz de la conquista, del aire que gana su cumbre, del frío y la nieve que la coronan. Amiga y hermana, aire y tierra, chamana del agua. 

Chiles, montaña mágica y sagrada que prestas tu sombra al sol para cobijar frailejones que alfombran tus laderas. La mujer incansable recorre tus caminos, la que camina tu senda y bebe el agua de la vida, la guardiana, la cuidadora de tu savia cristalina, la de tus lagunas, la que ocultas en cavidades inexploradas. Agua, manantial de vida que la mujer de pelo amarillo protege. 

Amiga de la montaña, habladora con las cumbres, la mujer a la que susurra el viento, la que no teme las alturas, el ángel de las montañas que estudia los secretos de luz cristalizada en vírgenes torrenteras, mediadora entre dos mundos, entre dos tiempos, entre el agua y la tierra, entre el agua y la luz, entre el agua y el hombre, entre el mundo y el resto de sí misma. 

Cuando alzas el vuelo sin alas, en la noche abierta del sueño que no es, luces de colores adornan el silencio del traje de tu alma. Sonrisas escondidas en palabras adornadas de jotas y vocales, lazos fraternales que salvan la distancia, sensaciones no olvidadas pero dormidas que despiertan y claman en el silencio de tu noche y de la mía, amiga y hermana. 

Chamana del agua, pies de la montaña para llegar al corazón del hombre. Mujer que se puso en pie con el puño en alto, la mirada en el horizonte y el corazón en el agua. Mujer de clamorosa voz que reclama su derecho a ser mujer, a hablar con la montaña y a oír su canto y su lamento, su llanto y su risa, la voz de la cumbre. 

Cuando duermes yo estoy despierto. Y cuando sueño tu caminas. 



A Doris, el espíritu de Chiles la envuelve y la acompaña







No hay comentarios:

Publicar un comentario