Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 27 de diciembre de 2013

CAMINOS (AL ESPÍRITU DE BOBASTRO)




Caminos, hago caminos, entre piedras, entre zarzas, entre arbustos de romero, pinos, piedras que crujen a mi paso, arenales donde dejar huella es como decir un te quiero a la luz de la luna esperando que una nube lo borre.

Caminos, hago caminos serpenteantes y rectos, dejándome acariciar por silentes recuerdos, por voces sin tiempo y sin timbre, por caricias de recuerdos convertidos en encuentros, hallazgos de fragmentos de historia, de recuerdos atesorados por montañas y cauces, por laderas y desfiladeros, por rocas y viento que acaricia cabellos teñidos de un suave blanco que no llega a serlo.

Hago caminos jugando a no pensar, a no desbrozar pensamientos hilados que me lleven lejos de donde el pie pongo y el alma asiento. Juego sin jugar a oír la voz sin tiempo de un pueblo, a oír sin oír la voz interna y la del espíritu que llena esta montaña.

Cruje el camino bajo mis pies y se lamenta el suelo porque, al pisar el rostro de la piel de piedra y arena, quiere hablarme si oigo sin oír y contarme historias traídas por el viento y por el espacio que en mi interior dejo para ser llenado.

Me dejo llevar por lo que nombre no tiene, pierdo mi mirada mirando sin mirar y contemplo mi respiración (el ritmo de la vida que me ayuda a estar en el momento presente sin derramar entretenimientos vanos) y le digo al espíritu de la montaña y al del pueblo que ocupara estas tierras hace ya mil años: “Muéstrame tus secretos”. “Hazme un presente”. “Hazme llegar algo hermoso de las gentes que habitaron aquél tiempo y que aún suben y bajan estas montañas y visten sus casas de azul añil”.

Y la montaña, y el espíritu de aquél tiempo, me abren su corazón y sus misterios. Y yo me dejo regalar historias sin tiempo de otro tiempo, vestidas de pinos y rocas, de cerámicas y vidrios, de guerreros y campesinos que aún transitan estas tierras a la luz del que ve sin ver y sin oír oye el latido de un corazón aún vivo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario