Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 1 de noviembre de 2013

MAESTRO Y YO




- Maestro..., ¿quién eres?.

- Soy tú, amado discípulo.

- ¿Pero cómo puedes ser yo?.

- Sencillamente, porque yo soy tu.

- ¡Pero si tu eres yo..., entonces yo soy tu!.

- Así es. Ya te lo he dicho.

- ¿Y tu sabiduría es pues mi sabiduría?.

- Cuando comprendas que todo conocimiento te pertenece y que tú mismo eres el Maestro que necesitas, entonces reconocerás la Maestría de la propia vida y la siguiente verdad:

Cada hombre, cada mujer... es tu Maestro. Pero sobre todo: tú eres el Maestro. Pues nada puedes aprender que no viva dentro de ti.



- ¿Maestro, de qué te conozco?.

- Me conoces de ti mismo.

- ¿De mí mismo, pero si acabo de verte por vez primera?.

- Entre tu y yo no hay más distancia que tus palabras y el olvido que cabalga sobre ellas.



- ¿Maestro, quién fue tu Maestro?.

- No he tenido mas Maestro que el amor y la compasión que camina sobre el mundo como la luz brillante de ese amor.

- ¿Pero quién te habló por vez primera de todo ello?.

- Me hablaste tú. ¿Acaso no lo recuerdas?.

- ¿Yooo...?. ¡Pero si apenas se levantar la vista por encima del horizonte!. ¡Y mucho menos otear la vida como si buscara las estrellas del cielo en el confín del mundo...!

- En verdad te digo que tú eres mi Maestro, el que siempre estuvo a mi lado y me dio la palabra perfecta en el singular momento de mi incertidumbre y de mis pasos dados en la oscuridad.



- ¿Maestro pero, en verdad, quién eres?.

- En verdad yo soy tu. Y mientras sigas buscando fuera lo que has de buscar dentro serás como el viento que se busca a sí mismo en las hojas que arrastra.







No hay comentarios:

Publicar un comentario