Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 11 de octubre de 2013

EL CAMINO SILENCIOSO



Cada día, cada minuto del día, con cada paso que doy, en cada mirada que dirijo al mundo, al despertar, al dormir..., ando el camino silencioso de la única manera que puede ser andado.

No atesora el clamor de las palabras que no encierran contenido, lo limita en su expresión y no le deja ocupar el espacio en la mente que no le corresponde. Y así la expresión del mundo en ti es clarificadora, transparente, y deja pasar la Luz. Y esta entra en ti por las doce puertas del alma. Y a través de ellas te alimenta de una forma que no puedes imaginar.

Al hacer el camino, al explorar los espacios invisibles que llenan mi realidad más inmediata, me pregunto: ¿Qué llena el inexistente vacío que me separa sin hacerlo de un hermano que, como yo, camina su camino sobre este mundo?. Hilos de luz generan una trama maravillosa, filamentos que nos conectan con todo aquello que expresa una forma de conciencia. Nubes que no lo son..., e infinidad de pensamientos que vienen y van migrando de un lado a otro, esperando ser rescatados por mentes sagaces o que divagan continuamente de un pensamiento a otro y después a otro..., y llenan de ruido una mente que no puede oír por el gran estruendo que contiene y al que alimenta.

No es que no deba haber ruido alrededor, que las tormentas no expresen su llanto, que la torrentera sea como la faz suave y tersa de la laguna, que el silencio se adueñe del mundo, que todo enmudezca... Es dentro donde tienes que hacer el silencio. Porque es dentro donde está todo ruido.

El camino silencioso recibe este nombre porque para vivirlo, para hacerlo, hay que acallar la mente. Y cuando la acallas, cuando la detienes en su constante bullir, cuando le haces ocupar el lugar que le corresponde en tu propio proceso de vivir, surge una voz interior que nace del silencio y desde el silencio te habla.

Haz de hacer el camino de manera que ni las piedras al pisarlas dejen oír su quejido. No crujen si no las oyes, y no las oyes si no piensas en ellas, y no piensas en ellas si acallas la mente. Si acallas la mente se hace el silencio.

El camino silencioso encierra el atronador secreto de la vida, un secreto a voces... del silencio que pocos oyen:

Todo está contenido en el momento presente, todo secreto, todo misterio... Todo tiempo por vivir no es mas que este instante..., crucial, irrepetible, genuino.
Comprender esto y que sólo el temor, en sus más variadas formas, nos aleja del momento presente es substancial.


Y recuerda: Sólo en el silencio se oye.





No hay comentarios:

Publicar un comentario