Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 27 de septiembre de 2013

AMANECERES






Sobre una piedra, sentado sobre una gran piedra amanecí de mis amaneceres, desperté de mis sueños de dormido caminante que se sueña despierto, y despierto se duerme, y en su sueño se busca, y en su despertar se encuentra.

Sobre una piedra, sentado sobre una gran piedra sentí el beso del rocío sobre mi rostro, y el frío de la desnudez del alma, y el calor que todo lo impregna cuando el amor más sincero te envuelve y te susurra cantos de pajarillos que anuncian su propio despertar y su vuelo al alba, al alba del alba. Y trinos de ruiseñores que ilustran cuentos de madrugada, de grandes aves nocturnas que ven en la noche, porque la oscuridad es para ellas solo un sueño de la mente dormida que se piensa despierta y del niño que somos que creemos no serlo.

Sobre una piedra, me dejé dormir y despertar sobre una gran piedra. El primer y más tenue rayo del sol de la vida acarició mi frente, besó mis párpados, y llegó a lo más profundo de mí susurrando destellos en las puertas del alma. Me dejé acariciar por el primer suspiro de luz y me dije a mí mismo: eso es lo que soy, Luz que suspira y camina.



Sobre una piedra. El asiento del alma, el asiento del cuerpo, un peso para la mente que le impide divagar y moverse...
La Luz... En la Luz vivimos. Danzamos en la Luz de la vida. Caminamos en la Luz..., en mitad de un mundo en el que la sombra cree moverse ágilmente, porque así hemos llegado a creerlo. Pero esta es la casa de la Luz. Habitamos en ella. En ella somos. Somos ella. Pero lo hemos olvidado, adormecido, acunado en el sueño del hombre descalzo que se calza el olvido para evitar el dolor, y evita recorrer sin recorrer el camino que atesora en su corazón..., y lo busca fuera porque se perdió de dentro.

Sobre una piedra, sobre una gran piedra amanecí de mis amaneceres y desperté de mil sueños soñados sin despertar... que es como se sueña. Pero desperté despierto de ilusiones y tramas, de telas de araña que me atraparon, de atardeceres que no se detienen y me conducían a la noche, a la noche más larga y más fría, sin estrellas, sin suspiros del alma. Y me dije: sólo Luz soy.

Corrientes de aire cristalino me envolvieron, frescores que contenían campanillas invisibles, sonoros besos de hadas que volaban a mi alrededor... Y estrellas, estrellas que se apagaban en el cielo, luces de la noche que dormían su primer sueño de mi nuevo día, brillante gema de luz que caía tras la montaña como Venus acariciando mi despertar.

Sobre una piedra. No hay asiento más sutil y más hermoso, más acorde a lo que somos: hijos de la tierra y del cielo. Caminantes de Luz en la noche oscura del olvido.







2 comentarios:

  1. Una reconoce el lenguaje de la luz y cuando lo reconoce, comienza a escribir sin parpadear y casi sin saber lo que va a decir. Reconocerlo es entrar en una estancia privada donde tu inteligencia- si la hubiere- ya no es tuya sino al servicio, o, de la luz, así, dos personas confluyen en una sola: Aquella que se transforma cuando entra en la luz y la otra que no acaba de encontrar el centro entre el bullicio, por eso siempre tiene la sensación de andar perdida y de engañar cuando se cruza con alguien y habla. Yo no soy esta…vas diciendo por lo bajini.
    La celosía se va haciendo casi imperceptible con el transcurrir del tiempo, pero aun así, cuando reconoces el lenguaje de la luz, sigue tu alma saltando a brincos por la llegada a casa.
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida amiga... mi amiga de la Luz y de los atardeceres perennes, la del constante amanecer, la del trino de los pájaros al alba del alba. Contigo soy y contigo siento. Eres Luz y de la Luz eres. Haces mi camino cuando haces el tuyo. Y hablas el lenguaje de la Luz. Te mando un abrazo grande.

      Eliminar