Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 5 de julio de 2013

COMPARTAMOS LA CARGA




Compartamos la carga...
Pesa tanto el mundo si sobre los hombros lo llevo y en él se recuestan miedos y miserias, dolor y enfermedades, caminos desandados y fuentes de agua cristalina que se secaron.

Compartamos la carga...
No me dejes en mi soledad, préstame una sonrisa y que el viento libere así mis pensamientos y los lleve al país de los sueños maravillosos.

Compartamos la carga y hagamos juntos el camino, quizá descubramos que sólos no caminamos y que cada cual es portador de un misterio, de su propio misterio, que es el tuyo, que es el mío, el misterio de ser todos el mismo y de no haber pena que no se diluya con amor.

No dejes que el dolor del mundo, que mi dolor, se convierta en una gran herida que cae sobre mis hombros y que a cada paso me acerca más al suelo porque con ella no puedo.
No me dejes caer en el camino y comparte mi peso con el tuyo, el tuyo con el mío, porque en ti me duelo y en ti me alegro, y en ambos nos regocijamos en el pleno hecho de vivir.

Compartamos la carga y no dejemos al hermano que sufre hacer sólo su camino, con su peso y con el tuyo, con el mío y con la sombra de la indiferencia. No te dejes sufrir en él. No escondas la mirada cuando busque tu mirada. Ni huyas hacia tus adentros cuando sientas su latido en el tuyo, cuando su corazón grite tu nombre.

Dame un poco de tu carga y yo te daré parte de mi alegría. Y te sentiré siendo uno y me amaré siendo tú. Déjame que te sueñe como si estuviera despierto y que resurja de entre mis propios miedos y cadenas como el ave que resurge de su propio fuego y renace de entre sus cenizas.

Comparte tu carga conmigo y unamos las manos, estrechemos el alma y vertamos lágrimas de alegría. Porque tanto dolor doblegó al mundo que las manos se alejaron, los caminos se hundieron ladera abajo, los ríos caudalosos se amamantaron de lágrimas y sollozos...

No me dejes llevar sólo mi carga, comparte contigo mi dolor y mi alegría, rompe mi soledad y ahuyenta el aleteo del cuervo que espera verme fenecer para devorar mis ojos.

Compartamos la carga... Porque tu peso es el mío y no estás sólo.






4 comentarios:

  1. Desde aki bajo un bellisimo manto de estrellas
    Hoy realmente me siento mas cerca de ese lugar del pais de los sueños maravillosos.
    gracias por tu gran esfuerzo para regalarnos este bellisimo susurro.
    con todos mis respeto,permitame mandarle un dulce beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bien recibido sea... Gracias, una vez más, por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  2. Compartamos la risa y la plegaria. Abemolemos el sonido de las voces para hacerlas íntimas y pegadas al Yo de todos, que tu sudor me duele y tu noche me asusta.
    No, no es de nadie la meta, que es de todos. No es de nadie la caricia, que es para todos. Que mi paso es tu paso y tu gloria es mi esfuerzo. Entender que todos somos ese núcleo de amor y que la separación ya es demasiado larga, porque a la hora de ser amor, todos tomamos de la misma comunión.

    Bello Miguel Angel, ese compartir.
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bellas tus palabras, María..., que en ellas me veo y en ellas me siento. Gracias.

      Eliminar