Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 24 de mayo de 2013

MAGIA DEL SUR




Magia del sur contra las rocas, encaje blanco de olas que la visten de novia, la novia de la mar y de la brisa, de la salina, de la huella que se borra pero deja su eco para siempre. Aroma del sur entre los pinos, pinos adornados por olor a sal, luz cortante y celestial que seduce a la sombra y la doblega porque la luz es la impronta mágica de esta tierra.

Magia del sur dibujando nombres y sonrisas entre dunas de arena fina que contornean caderas recostadas.
Magia del sur en las estrellas, en el canto y la poesía, en la guitarra, en la golondrina que vuelve fielmente, en los campanilleros al alba, en el resplandor de un horizonte limpio que se tiñe de malva.

Magia del sur que desciende por vertientes caudalosas, buscando la eterna caricia de la mar y a la mar se entrega, y salta de alegría entre la espuma blanca, mirando trigales verdes y la flor del romero.., romero verde.

Magia del sur en los abanicos, en las miradas furtivas, en el hondo cante del alma que clama al cielo porque del cielo espera clamor en el silencio, virtud en la palabra, alegría por bulerías y jinetes que pisan las orillas sin pisarla a lomos de caballos andaluces de crines rizadas y trote alegre. Salpicaduras, chasquidos de la mar, lágrimas de alegría de una mar que no llora..., chispas de luz en el oleaje.

Magia del sur que corre por mis venas, magia de la tierra adentro y de la tierra afuera, olivos y almendros, chaparros y quejigales, acebuches, cortijos blancos y amapolas.
Magia del sur que se escapa en el habla y la alegría, en el sentimiento, en la mirada sensible, en el canto y el cante, porque cantar a la vida es vivirla, y en la piel quemada por el sol y el terral.

Magia del sur que se respira y se siente, que se paladea y se palpa... Magia a la hora de vivir, a la de soñar, magia que se tiñe de colores, que recoge legados de un mar legendario..., que huele a jazmín y a dama de noche, a tomillo. Magia del limonero y el naranjo.

Magia de la vida, magia del sur y del ser que se desliza suavemente por las laderas, por las más altas cumbres, que se deja nevar, que se tiñe de blanco y de azul, que se deja beber y besar; de aguas cristalinas, casi etéreas, de costas rizadas y suaves, de nubes blancas y cielos despejados, de tormentas y negros nubarrones, de lluvia soleada, de flores que no se marchitan, de aguanieve, de escarcha, de biznagas...

Magia del sur que casi toca las estrellas y desciende hasta la faz de la mar, y en la mar un millar de espejos recogen su luz y la devuelven para besar pupilas. Magia de la luz que todo lo envuelve y se respira.

El sur, mi sur, mi tierra.


                                                        



A Mari Carmen, mi hermana. 
La magia del sur la acarició desde muy niña y le regaló su arte. 
Allá donde esté seguirá cantándolo. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario