Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 29 de marzo de 2013

CUANDO REINEN LOS JUSTOS





Cuando reinen los justos y el cielo se tiña de azul para siempre desaparecerán las nubes que amenazan tormenta, los ríos nunca más se teñirán de sangre y las aguas cristalinas, torrenteras de llantos contenidos, de sollozos caudalosos fruto del dolor y de la pena, serán vertientes caudalosas que alimentarán los mares de sonrisas vestidas de blanca espuma.

Cuando los justos reinen el mal dejará de serlo porque no habrá lugar para el oprobio, ni para la gota de sangre, ni para el temor. La injusticia será una palabra, solo una palabra, desaparecida en el túnel del tiempo.

Cuando los justos caminen sobre el mundo el caminar del hombre no causará dolor a la Tierra, ni el respirar de sus pulmones mancillará el aire, y lo que salga de la boca del hombre no hará daño a otro hombre. La voz será una sembradora de Luz y de caricias llevadas por el viento.

Cuando reinen los justos el fuerte no someterá al débil porque todo hombre o mujer será igual en su naturaleza y en el desarrollo de su vida;  no habrán fuertes y débiles,  la desigualdad será como un mal sueño tenido en la niñez del hombre.

Cuando reinen los justos y los hombres caminen sobre la faz del mundo y sientan el pulso de su corazón bajo sus pies, las praderas se vestirán de primaveras y los vientres no estarán henchidos por el hambre, la paz no será una quimera, y los hijos del mundo serán los hijos de la vida, ya no habrá un tiempo en el que la vida se acorte por causa ajena.

Cuando reinen los justos la mano derecha sabrá lo que hizo la izquierda y la sombra del árbol solo dará cobijo a la luz, a la sombra no habrá sombra.

Cuando los hombres justos caminen por el mundo, por su mundo, será el nuestro, y no habrá dolor, ni llanto, ni tristeza...







No hay comentarios:

Publicar un comentario