Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 21 de diciembre de 2012

REPARTIENDO LUZ


Sólo se me ocurre esto...: repartir Luz.

Qué puedo desear, qué puedo transmitir, a mis hermanos del camino, a los que acompasan sus pasos con los míos en los amaneceres y atardeceres de mis “Crónicas desde Shambala”. Qué puedo desearles, desde el corazón, en este preciso momento en el que acabamos de atravesar el umbral de la puerta cósmica que nos llevará a un tiempo y a un mundo de las luces, coincidiendo con la navidad y el año nuevo.

Sólo puedo desearos Luz. Que la Luz alumbre vuestro camino. Que vuestro corazón cada noche se acune a sí mismo en su propia Luz. Que las ventanas de vuestros días, de cada uno de vuestros días, sean ojos que sólo vean Luz, ojos a través de los cuales tan solo la Luz de este mundo y la del otro mundo, la del que nos vio nacer, penetre.

Qué puedo desearos, mis hermanos de la distancia, aquellos hermanos a los que no conozco en este tiempo, a los que nunca he estrechado la mano o dado un abrazo, con los que nunca he cruzado una mirada..., porque el tiempo y la materia imponen sus leyes. A todos vosotros, a todas vosotras, que os conozco sin conoceros, que me conocéis sin conocerme, sólo puedo desearos Luz..., mucha Luz.

Hubo un tiempo en el que la Luz lo llenaba todo, porque la Luz era nuestra casa, el hogar donde nos forjamos como espíritus viajeros de estrella en estrella, de mundo en mundo..., y esa Luz, como una semilla que contiene todo conocimiento de todo tiempo, nos acompaña en el cofre del preciado tesoro de nuestro corazón, en el átomo de luz que palpita en él. A la espera de la sagrada palabra, de la sagrada indicación, de la voz sin voz que ha de despertarla, caminamos nuestros caminos. Y en los caminos y los pasos dados, nos encontramos en espacios virtuales que están hechos para liberar al hombre, y permitirle crecer y encontrarse con hermanos de la Luz que viven en ciudades diferentes, en países y tierras lejanas. “¡Despierta!”, es la palabra sin palabra que espera oír la sagrada semilla de Luz.

Sólo puedo desearos eso: Luz, infinitos destellos de Luz..., para estos días, para el nuevo año, para el nuevo ciclo, en vuestras mentes, en vuestros corazones, en los caminos sin camino que andaréis, en las ventanas del espíritu que se asoma por vuestros ojos, en las manos extendidas buscando otras manos...

Feliz ciclo. Feliz retorno. Feliz inicio del sendero de la Luz, el que se despliega ante nosotros para nosotros y las generaciones venideras.
El tiempo de las sombras ha terminado. Bienvenido sea el tiempo del Renacimiento, la Nueva Era de la Luz.

Gracias a todos por estar ahí, por haberme permitido despertar en vosotros, sentirme en vosotros y desde vosotros buscarme.










4 comentarios:

  1. En un principio éramos semillas puras en armonía con la naturaleza, pero esa semilla se fué degradando tras la intervención, desde entonces la humanidad navega con el rumbo que se les implantó. En algunas ocasiones ha tenido la ocasión de mover el timón pero ya estaba demasiado agarrotado, apenas se ha desviado unos grados. Esta vez es una oportunidad más de desbloquear el timón si nos agarramos todos con fuerza o de estrellarnos contra los acantilados. Aprovechemos los nuevos vientos favorables, cada uno de nosotros somos el aire que podrá inflar esas velas que nos llevará a buen puerto. Guiaros por la luz de vuestro faro.

    Fernando Ortiz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Fernando, estamos en el tiempo de la oportunidad. Ahora es el momento, pues soplan vientos favorables y las corrientes también nos son propicias. Aprovechemos el nuevo tiempo, la nueva era, y no dejemos pasar esta oportunidad.

      Eliminar
  2. Miguel Ángel, si repartes LUZ, es el mejor regalo que puedes ofrecer... indica que tú eres un ser de Luz.... eso demuestra que la percibes de día como de noche, la hallas en todo y en todos, en lo visible como en lo invisible...Esta percepción sublime , Sí que da ganas de compartirla.... GRACIAS por ello....
    Florence

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nuevo gracias, Florence. Pero recuerda: ves en mí lo que hay en ti.

      Eliminar