Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 16 de noviembre de 2012

EN LAS ENTRAÑAS DE LA TIERRA




En las entrañas de la Tierra somos lo que somos...
Nos hacemos en la oscuridad del vientre materno, después caminamos sobre la faz de la gran madre que nos acoge, y finalmente nos convertimos en cenizas llevadas por el viento, que recaen sobre su faz, o en carne y huesos que vuelven a  la primordial morada hasta desaparecer.

En las entrañas de la Tierra los primeros hombres se resguardaron del viento y del agua, del frío y del calor, de las alimañas, de la noche del hombre en la noche del mundo.
En las entrañas de la Tierra los hombres mágicos, los que conjuraban a los elementos, los que conjuraban a los grandes y pequeños espíritus de la naturaleza y propiciaban la caza, tenían su santo cobijo y lienzo, la dura pared que ofrecía un lugar donde pintar el mundo, su mundo, lo que todo era y todo podía ser.

En las entrañas de la Tierra nos acercamos a nosotros mismos, porque de ella venimos y a ella regresaremos. Y si en mitad de este viaje la visitamos, descendemos a sus profundidades, descubriremos que está viva, repleta de formas energéticas que se revisten de piedra como si gota a gota se hubieran vestido y tomado cuerpo, siguiendo patrones de una estructura sutil. Así también nos construimos nosotros, a nuestro nivel de humanos caminantes que miran al pasado, olvidan el presente e imaginan el futuro.

En las entrañas de la Tierra comulgamos con la Gran Madre. En la cueva, en la caverna, en la gruta..., encontramos el seno materno, la gran cavidad donde nos formamos en nuestro propio origen. Pero ahora, al ingresar de adultos, como seres inteligentes y ya formados, nos enfrentamos a la posibilidad de re-crearnos, de re-hacernos, y emprender un nuevo sendero.

Para la conciencia, la cueva, el seno de la Madre Tierra, es como una caja de resonancia energética de nuestros propios modelos y paradigmas, de nuestros esquemas sensoriales, es decir, de los esquemas que utilizamos para percibir la realidad que vivimos e interpretarla. En nuestra anatomía, el órgano primordial y perceptor en el que anidan los chakras superiores y de la conciencia (el cerebro), anida en una cueva: esta cueva es la cavidad del cráneo. Por eso es importante adoptar una posición generativa al estar conscientemente en una gran cueva, en una cueva que realmente reúna los atributos necesarios para servir de generatriz, de re-generatriz, nuestra.

Si en el vientre nos formamos en la cueva nos re-formamos, nos volvemos a formar..., si aplicamos la conciencia para ello.
La cueva es el punto de partida. Y la cueva es el punto de refugio.
Nos formamos física, estructural y energéticamente. Nos re-formamos en cuanto a la estructura sutil de la conciencia.

Te invito a que visites una cueva..., si contiene agua, mejor... pues va a recoger sutilmente tus emociones, y las va a revertir en ti clarificadas. Si es una laguna, deposítalas conscientemente en ella, déjalas un rato y luego recógelas. Si es agua que discurre, proyéctalas en ella y deja que se las lleve.
En la cueva debes pensar en tu gestación en el vientre de tu madre, en la gestación del hombre, de lo que somos y significamos, y en tu propio abocamiento a la primera luz que viste de este mundo, significando tu alumbramiento. Y después debes pensar en ti mismo en el instante presente,  en la situación que te encuentras en ese preciso momento: dentro de la Madre Tierra, en el gran seno materno de la humanidad, formándote de nuevo, para momentos después salir a la luz del mundo y comenzar a caminar. Piensa cómo quieres caminar, cómo quieres vivir, qué esperas de ti mismo y de la vida. Y entonces, una vez hayas completado este proceso, abandona la cueva con la sensación de que naces a una nueva vida. Estarás dando, de nuevo, tus primeros pasos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario