Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 2 de noviembre de 2012

CRÓNICA DE ESTAMBUL




Todo cuanto pueda decir sobre Estambul es poco..., es la más mágica ciudad que jamás he visitado. Cada ciudad es un mundo, cada ciudad tiene su ángel, su espíritu, su propia personalidad, se ha curtido a veces a fuego y a espada, a esperanza y sueño, a luces y sombras, y se anima del espíritu de los vientos y las aguas, de las corrientes de energía que surcan los caminos, que traen y llevan viajeros..., como las energías que circulan por el Bósforo. Estambul ha crecido entre dos mundos, entre dos mundos se debate, de dos mundos se enriquece..., es una brecha abierta en el tiempo y en la historia, importante por su ubicación, por su papel de cada momento, por sus gentes y sus días de gloria...


Está a caballo entre dos mundos, es la única ciudad del planeta construida sobre dos continentes, asiática con vocación europea y europea con sabor asiático. Se le conoció como La Sublime Puerta o como La Puerta de Oriente, no puede ser otra: Estambul.

De nombre Lygos, a finales del II milenio antes de JC; más tarde recibiría el nombre de Bizancio.
A principios del siglo IV el emperador romano Constantino El Grande la consagró como la capital del Imperio Oriental, y su nombre fue cambiado por el de Constantinópolis.
Después de la adopción del cristianismo como la religión oficial del estado la ciudad dio su antiguo nombre al Imperio Romano de Oriente.
Fue en 1453 que los otomanos conquistaron Constantinopla, y el nombre de la ciudad cambió una vez más, quedando como la conocemos en la actualidad.

Importante enclave en plena Ruta de la Seda, es en realidad una ciudad curtida entre dos civilizaciones, repleta de grandes y conciliadores contrastes entre oriente y occidente como si de un tao de culturas se tratase. Pletórica de magia y de misterio, de historias de opulencia y decadencia, de invasiones e insurrecciones, por sus calles deambulan más de 11 millones de turcos. Es la ciudad de la columna de Constantino, del obelisco de Tutmosis III y de la columna serpiente de Delfos, el ángel custodio de los mapas de Piris Reis. Es Istambul –El puerto de la felicidad-.

La brisa del Bósforo, quizás llegada desde el cercano Mar Negro, me traía recuerdos inexistentes, historias de cruzados y de templarios, sueños de un pasado en el que esta ciudad era paso obligado, crisol de culturas y mundos diferentes, una joya cobijada entre dos continentes, encrucijada donde riadas de energía arrastran antiguas caravanas, y ejércitos, y gentes llegadas de todos los lugares, afán por apropiarse de lo que nunca tendrá dueño.

Imponente por su impresionante aspecto y por la identidad propia que posee, si existe un lugar especial y de poder en Estambul, este es Santa Sofía. Construida en el siglo VI, en su interior podemos encontrar señales de unos constructores avezados en los más antiguos y herméticos secretos. Fácilmente uno puede llegar a sentirse conmovido ante su visión, como si no fuera la primera vez que la contempla, como si ojalá no fuera la última, como si tus pasos se contaran por eones de tiempo y ya hubieran pisado estas y otras tierras.

Desde que dejamos la ciudad de Constantino mi espíritu regresa cada noche y navega por el Bósforo a la puesta de Sol, recordando las palabras del poeta: “Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente Estambul...”








No hay comentarios:

Publicar un comentario