Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 9 de noviembre de 2012

A SOLAS EN EL TORCAL





Estaba sentado sobre una roca. Las redondeadas aristas de las piedras que conforman El Torcal, mi lugar de poder, nos hablan de centenares de miles de años en los que el viento, el agua, acariciaron a veces no tan suavemente su faz.

Lo vi sentado sobre una roca, una gran roca que me hablaba del tiempo, de la insensatez que supone medirlo, de la pequeñez que significamos si nos comparamos con estas piedras,  con el hielo que la quiebra o con el sencillo vuelo de la lechuza desde el espino albar a la piedra y desde la piedra al horizonte.

Lo vi sentado sobre una roca. Me miró con sus ojos invisibles. Penetró en mi alma y en un segundo supo todo de mí, y en un segundo supe que sabía todo de mí.

Cuando me pierdo entre estas piedras, cuando camino entre gotas de rocío, líquenes y zarzas. Cuando me dejo cubrir por el manto de nieblas que El Torcal sostiene muchos días de cada primavera, de cada otoño e invierno y algunos del verano, oigo campanillas que se pierden en la oscuridad, y susurros contenidos en sensaciones, y en momentos de extrema claridad y ternura todo te ilumina,  el entorno te abraza silenciosa y amablemente y te dice: “no estás hecho de piedra como nosotras, pero nosotras no somos tan solo piedras...”

Sentado sobre su roca aquello que yo era era yo sin serlo, en una imagen trascendente de mí que miraba fijamente a un horizonte en el que el Sol comenzaba a reclinarse para brillar en el interno de quien lo mira, y disipar su noche.

¿Cuántas veces me he perdido en estos caminos, en estos senderos en los que perderse y después encontrarse es como un juego que no hay que temer, como una experiencia iniciática construida de laberintos que reflejan tu propio laberinto, como la búsqueda de una salida antes que la noche caiga y te impida ver el camino de vuelta a casa?. Y aún así, ¿cuántas veces anduve sus caminos en la noche para mirar las estrellas y contemplar el hogar de nuestros ancestros, y mirar mi primera casa, la del primer tiempo, la del no tiempo, prendida de un can de estrellas como un ojo rutilante?. ¿Cuántas veces contemplé desde aquí la maravilla estelar de Sirio?. ¿Cuántas he esperado desde aquí la llegada de los amigos de la Luz, y de las luces?.

Lo encontré sentado sobre una roca. Al mirarlo de frente me miré en lo más adentro, y supo de mí todo cuanto ya sabía y todo cuanto yo ignoraba. Me habló del conocimiento y de la deuda del despertar, la que adquirimos entre tanta piedra y tanta zarza en la vida, entre tanta espina y tanta rosa...

Cada piedra de este camino, cada recodo del sendero entre los sueños de piedra de El Torcal, son como la vida del viajero: un camino recóndito que solo puede llevarte hasta ti mismo y que solo de ti mismo puede alejarte.
“Viajero que haces tu vida en el camino no te pierdas de ti mismo, pues siendo amo de tu propio laberinto de él solo podrás salir caminando”.

Al volver la vista atrás y verlo aún sentado sobre su trono de piedra, mirando aun el horizonte, reflejando ya el brillo de las estrellas, una voz resuena como un lamento que me dice: “No te alejes de lo que en verdad eres y búscame en ti en todo momento, porque siendo lo que soy eres quien yo soy, y solo de ti puedo partir y a ti regresar”.

Lo vi sentado sobre una roca. Y la roca era el mundo. Y él era el sostenedor del cielo. Y sus ojos invisibles las ventanas por las que se asomaba el tiempo. Y su corazón la voz de la Tierra. Y su rostro el rostro de la Luz.















No hay comentarios:

Publicar un comentario