Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 26 de octubre de 2012

REALIDAD INTERACTIVA: DEL OBSERVADOR Y LO OBSERVADO




La realidad es interactiva. Es decir, si yo miro un objeto el objeto cambia, pero yo también cambio. El cambio que en mi se produce se explica porque soy un ser sensorial, o sea, que percibo a través de lo que llamamos sentidos, incluyendo lo denominado “sexto sentido” aunque sea en una acepción mínima. El cambio que se produce en el objeto observado se debe no a que sea sensorial (que ya veremos si lo es o no lo es) sino a que es “sensoriado”, es decir, percibido, sentido, por una entidad sensorial. Pero esto plantea dos simples e importantes preguntas.

La primera de ellas: ¿en qué cambia el objeto observado?. ¿Si miro a una piedra, si la contemplo, en qué cambia la piedra?.

La segunda es la siguiente: ¿Acaso la piedra me percibe?. ¿Y si me percibe, es por lo tanto sensorial?.

A la primera cuestión la respuesta es la siguiente: La piedra cambia no en la física que la compone, en el orden de sus moléculas o en la íntima manifestación del átomo. Aunque podría cambiar. La piedra se modifica a un nivel diferente, no cuántico, aunque cuantificable como inteligencia aparentemente no sensorial ni orgánica que posee una cualidad capaz de inspirar a un ser sensorial y motivarlo a un nivel. La piedra, por tanto, cuando genera sensaciones, emociones, apreciaciones... no es sólo porque es percibida, analizada, por una “inteligencia sensorial”, sino porque posee una cualidad emocional a un nivel y una esfera de sí no física, afectiva y sensitiva que es capaz de interactuar con la “inteligencia sensorial” del ser humano. La piedra entonces cambia en su propia realidad perceptiva, es decir, en su campo sensitivo, porque al ser observada y sentida te incluye en su ámbito de percepción, en eso que hemos llamado “una cualidad emocional” y “una esfera de sí no física”. Cambia en cuanto a sus atributos sensorios y sutiles, en este sentido crece y acrecienta su memoria porque ha incorporado elementos nuevos a su campo.

La respuesta a la segunda pregunta, que básicamente ya está contestada, es la siguiente: La piedra me percibe. No me percibe como un ser humano con nombres y apellidos, sino como una forma energética sensorial capaz de interactuar a un nivel con ella. Por lo tanto, la piedra es sensorial, pero a un nivel de piedra, no pudiendo establecer correlaciones con la forma sensorial humana. Pero te percibe de la misma forma en que la percibes, aunque sin establecer ideaciones sobre tu identidad, tu naturaleza. La física compuesta de lo que llamamos piedra también determina un nivel sensorial y una capacidad para intercambiar energía, información, sensaciones, “afectividades” con el ser humano.

Siguiendo con el ejemplo de las piedras, si elevamos esto a la octava superior del reino mineral, es decir, los cristales, lo que conocemos como cuarzos, la sensibilidad se hace más extrema, por una parte por las implícitas cualidades de los cuarzos como material, y por otra por las implícitas cualidades energéticas, como identidades energéticas que son, de los mismos. Los cuarzos ofrecen un especial soporte a la luz, a los fotones que conforman la luz, y a sus propiedades. Sin establecer necesariamente correlaciones entre los cuarzos y el ser humano, la dinámica sensorial que se establece entre ambos puede llegar a ser sublime, pues el cuarzo virtualmente puede contener fragmentos de una conciencia más global, e interactiva con los humanos, fragmentos de una conciencia más global no humana, aunque de soporte mineral, y substancialmente inteligente a su nivel y en su nivel. Obviamente, sin trazar paralelismos, la inteligencia así llamada del cristal es una inteligencia energética, sensorial, que además puede ser contenedora de una identidad que, fragmentada o no, interactúe con un observador minimamente implicado, empatizado con el objeto que mira, es decir, y en este caso, con un cuarzo. La realidad de esta inteligencia estaría definida acaso por su capacidad de empatizar y establecer lazos “afectivos”, sensoriales, con el ser humano, contener información sutil, trasvasarla igualmente al ser humano e interactuar con él, modificándolo en el nivel de la conciencia.

Ya para terminar, un breve apunte: lo entendamos o no, lo veamos evidente o no, permanentemente construimos la realidad, y no hay mayor interactividad que esto.










2 comentarios:

  1. La Tierra tiene su frecuencia, cada uno de sus reinos(mineral, vegetal, animal) posee su vibración acuerde a su estado. El ser humano ignora conscientemente su capacidad para percibir estas energías, aunque a veces interactua con ellas y no se dá cuenta. Algunas veces puede suceder con cualquier elemento de la naturaleza más diminuto, vas caminando y algo te llama la atención(una abeja, una planta, una piedra), te detienes en seco y observando te das cuenta de lo inmensidad que hay detrás, es como un sentimiento de igual a igual. La mayoría de nuestra civilización prefiere mantenerse en la ignorancia consciente y para otros esto es de locos.
    Prefiero ser un loco consciente ha ser un vagón donde la locomotora te lleva siempre por la misma vía y a la misma estación.
    Un abrazo M. Angel.

    Fernando Ortiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad se compone de lo grande a lo pequeño y de lo pequeño a lo grande. Enmedio de todo ello estamos nosotros, como seres autoconscientes con capacidad no ya solo para ver los puentes existentes entre los diferentes reinos y sus manifestaciones,sino para establecer nuevos puentes, nexos de comunicación, ampliaciones de la realidad a veces a estadios ya existentes y que nos contienen, y en ocasiones a niveles nuevos que nos permiten crecer en otras direcciones.
      Somos despiertos durmientes que sueñan despertar. Hay ya un camino hecho y un gran tramo por hacer.
      Gracias, Fernando, por tus siempre valiosas palabras.

      Eliminar