Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 14 de septiembre de 2012

EL GUERRERO DE LA LUZ: ANTE EL ESPEJO


Un buen día, al despertar, tras poner el primer pie en el suelo, el guerrero de la Luz se puso ante el espejo y se dijo a sí mismo:

“En el día de hoy no me gusta lo que veo de mí. Mis ojos no miran el horizonte, al oír no oigo el latido de mi corazón, al oler no huelo la dulce fragancia de la primavera, al tocar no alcanzo a tocar el alma, al saborear la vida me gusta su dulzor pero me asusta su amargura.

¿Qué puedo hacer para cambiar en mi lo que no ha cambiado?. ¿Qué puedo hacer para sonreír plenamente con la vida y convertirme en parte de su sonrisa y de su gozo, y de sus ganas por ser sencillamente un reflejo de lo que en verdad soy?.

Ante el espejo, a partir de ahora, me pondré cada mañana con los ojos cerrados, para verme en mi esencialidad y no creer que lo que veo de mí soy yo”.

El guerrero de la vida se alejó del espejo y avanzó unos pasos en otra dirección, agarró su espada de luz y se puso nuevamente ante aquello que todo lo refleja y todo lo esconde; se miró fijamente a los ojos y atravesó el corazón del ego en su propio espejo, hiriéndolo de muerte. Y se dijo a sí mismo:

“Aniquilo todo miedo y todo dolor, todo afán por la victoria, todo apego y toda inseguridad”.

Y fue entonces que el guerrero de la Luz inició su camino en un nuevo día. 





6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Precioso e inspirador Miguel Ángel. Necesito sentirme cada mañana como tu guerrero. Tengo una temporada mala en el trabajo y toda esperanza para superar esta etapa, me es de gran ayuda. Gracias por tu inspiración. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, y a veces muchas veces, Manuel, la vida nos pone duramente a prueba... Esto forma parte del hecho de vivir. Pero no debemos permitirnos perder la perspectiva de lo que significa e implica vivir, estar vivo, ni de la extrema hermosura que contiene la vida. Hemos aprendido a verla con unos ojos grandes y a sentirla en lo más sutil y en lo más cercano, y de ahí podemos sacar nuestra fortaleza. Y, a pesar de todo, y sobre todo, merece la pena vivirla.Y mantener la mirada permanentemente en el horizonte.
      Mucha suerte. Mucho ánimo. Y mucha luz y claridad en el camino.Ya verás cómo todo sale bien.

      Eliminar