Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 1 de junio de 2012

DESDE MI VENTANA





Era un niño, y desde mi ventana me asomé al mundo.
En aquellos tiempos, en aquellos años, que parecen tan lejanos como cercanos, el lugar donde vivía lindaba con el campo, y las calles, sus calles,  se cubrían de tierra y piedras. Y en la noche, los cielos, el cielo y las estrellas, parecían alcanzables con la punta de los dedos.

Yo era un niño y apenas alcanzaba a la ventana, pero la ventana era más que eso... Al otro lado un mundo incontrolado y apenas conocido me esperaba... y un mundo misterioso. El misterio empezaba al otro lado de la  ventana.

Vi tantas cosas desconocidas para mí, cosas que avivaron mi sentido actual del misterio y lo trascendente. Miré tantas veces la Luna..., ahora aparecen difusas para mi las luces que observé en su superficie. Pero atrás, algo más atrás en el tiempo, imborrable, casi como si hubiera sucedido ayer... tengo recuerdos de luces y objetos, de vuelos y aterrizajes, de imposibilidades posibles..., experiencias que me dejaron la huella necesaria e inevitable que aún llevo en la memoria y en el corazón.

Había tantas cosas allende la ventana, y tantas posibilidades ofrecían los prismáticos de mi padre..., y mi curiosidad, y la certeza innata de la existencia de una realidad mágica, próxima y posible que yo buscaba en el cielo... al otro lado de esa ventana.

Hoy la ventana va conmigo a todas partes... No, no la saqué de la pared y me la llevé, como si de una máquina de ver mundos se tratase... Es que convertí mis ojos en ventanas a otro mundo, y mi mente en el cristal de la ventana, y mi corazón en el ávido deseo de mirar a través de ella y encontrar o descubrir mundos invisibles y maravillosos, seres hechos de luz, y preguntas de colores que brillan en la noche en los cielos del mundo, e inquietudes y sentidos, trascendencias animadas por preguntas sin tiempo...

Nunca he olvidado esa ventana, ni las mágicas vigilias nocturnas que me regaló en momentos donde ya debía estar en la cama... , gracias a mi padre y a mi madre que me dejaron soñar despierto a esas horas, y a mi hermana que compartió esos sueños conmigo. Hace ya tiempo que cruzaron el río sin retorno...,  seguro que desde allí se asoman a su ventana y me ven aún soñando despierto, buscando luces de colores, y mirando la Luna como si la viera por primera vez...










4 comentarios:

  1. Todos tenemos una ventana a la que poder asomarnos en ciertos momentos, donde poder soñar...
    Precioso texto, sin duda alguna.
    Un saludo Miguel Ángel, siempre es bueno pasar por este espacio de luz y dejar reposar el alma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,siempre es bueno reconocer a los hermanos que nunca antes se vieron... físicamente, pero que físicamente se buscan en la distancia sin distancia de esto que llamamos "la red". Gracias, mj, por estar ahí y ver en este blog lo que sin duda hay en tí.

      Eliminar
  2. Precioso, me hace sentir tantas cosas... Creo que todos nacemos con esa ventana, que la sociedad intenta cerrarnos, empañar sus cristales... Pero leyendo este texto me recuerda que está ahí, y que yo también puedo abrirla y volver a mirar a través de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Cris, que puedes hacerlo. Te mando un abrazo grande. Gracias.

      Eliminar