Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

jueves, 3 de mayo de 2012

CRÓNICA DE LAS PIRÁMIDES





Son una de las siete maravillas del mundo antiguo, el sueño de todo viajero, destino de todo soñador. Las mentes más encasilladas les otorgan una antigüedad de poco más de 3.500 años, las más despejadas y libres no menos de 11.000. Son las pirámides de Egipto, las asombrosas construcciones de la planicie de Gizeh.

Conviven en su espacio más inmediato con millares de toneladas de arena que bañan las patas del león con cabeza de mujer, la gran esfinge, la guardiana -quizás bajo sus zarpas- de la gran biblioteca de la humanidad; un tesoro, oculto bajo las arenas del desierto, visionado por el profeta durmiente.

La Gran Pirámide es la perfección hecha piedra, el misterio petrificado; pura matemática, en sus medidas se esconden precisos conocimientos geofísicos y astronómicos pero, sobre todo, el misterio de su origen; rostros cubiertos por las arenas del olvido, hombres o dioses desterrados de la historia...

Sus constructores rozaron el más sutil refinamiento en una época donde tal desarrollo era supuestamente imposible.
Todo esto cae a plomo sobre tu conciencia cuando contemplas frente a frente, como David frente a Goliat, a la Gran Pirámide. En ese momento no hay preguntas, no hay respuestas, tan sólo asombro ante tanta magnificencia y derroche de poder.

Miríadas de seres humanos han desfilado ante la gran máquina de generar enigmas, la tumba que nunca lo ha sido; claustro donde se emulaba a la muerte y la mente se enfrentaba al desafío del miedo a desaparecer para siempre; condensador de energías cósmicas y telúricas que cristalizan el alma y despiertan la imaginación de los soñadores del desierto...

La tormenta de arena aumenta el misterio, las pirámides juegan caprichosas y aparecen y desaparecen ante nuestros ojos. La Gran Esfinge, la guardiana del secreto, contempla impasible el  transcurrir del tiempo como si la historia no fuera con ella, como si sus antiguos constructores hubieran dejado una seña de identidad que no reconocemos e irónica sonriera levemente ante sonámbulos sin rostro con miedo a reconstruir la historia y descubrir la verdad...

El desierto es un traidor cautivo de la profunda belleza que habita en la sobriedad, es capaz de envolverte y acariciarte, y hacerte olvidar el transcurso de las horas. Son las arenas del tiempo que se llevan los recuerdos y borran los pasos dados para que, al volver la vista atrás, toda historia se adormezca y olvide...

Por más que lo pienso e intento sujetar los recuerdos, y acariciarlos, no consigo superar el anhelo, la hipnótica atracción que ejerce sobre mí el lugar más enigmático de todo el planeta, la pena que alimenta el olvido de los constructores de sueños.








4 comentarios:

  1. Algún día descubriremos que esta construcción tan misteriosa y compleja no es exclusiva de la Tierra, su construcción se pierde en la noche de los tiempos al igual que sus autores. Su grandeza nos seguirá fascinando..., y a los que vengan.

    Fernando Ortiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Fernando. Lo cierto es que la construcción piramidal se encuentra generalizada en el mundo antiguo. En un tiempo en el que obviamente internet no existía se reproducía un modelo arquitectónico vinculado a lo trascendente por pueblos separados por la distancia y el tiempo. Y, en cualquier caso, y como bien tú dices, especialmente en el caso de la triada de Gizeh, de antigüedad cuestionable. Muy posiblemente, cuando los antiguos egipcios "llegaron", las pirámides atribuidas a Keops, Kefrén y Micerinos, ya estaban ahí... Y aunque, como sabes, se les sigue atribuyendo una cualidad funeraria, nunca una momia ha sido encontrada dentro de una pirámide egipcia. En fin...

      Eliminar
  2. Hola Miguel Ángel: Si quieres ver las Pirámides del Futuro y que ya están aquí los pricipios, entra en www.acupiramide.com. Si quieres me puede escribir.
    Saludos cordiales
    Mario Gil

    ResponderEliminar