Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

jueves, 2 de diciembre de 2010

EN MI MUNDO



En mi mundo el cielo no es azul, ni azules las verdes aguas del mar de la existencia. En mi mundo el cielo es multicolor, inundado por estelas arcoíris que se entremezclan y se mueven en todas direcciones. Y las aguas del mar tienen el color de la vida, verde plateado, azul iridiscente, translucida caricia con burbujas blancas y olor a salitre.

En mi mundo los cielos no tienen negros nubarrones, sino copos de luz y de agua, húmedo hálito estelar que da vida a los más insignes pensamientos. La lluvia que riega sus campos es lluvia de estrellas y cometas, luces desprendidas de la gran bóveda de los ancestros. Y los ríos no rugen en su descenso desde las altas montañas. En mi mundo los ríos susurran cuentos de sueños profundos, que hablan del lugar a dónde todo hombre se retira  cuando el cuerpo se apaga en la noche.

En mi mundo no existen los páramos, ni el desierto ocupa la vastedad del horizonte. En mi mundo los castaños y los hayedos alfombran el paisaje, y acarician la visión más correcta al mirarlos desde fuera y hacia sus adentros.

En mi mundo la tierra no tiene sed, y la verde hierba, y el brote del jazmín, buscan la luz desde el momento en que nacen y se yerguen, sin olvidar que son hijos de dos mundos.

En mi mundo los niños no tienen hambre, ni sufren las guerras porque no hay guerras.
En mi mundo la igualdad y la libertad son consubstanciales al nacimiento de todo ser, sea hombre o mujer, tenga el color que tenga el abrigo de su espíritu.

En mi mundo, el lugar del que vengo y al que volveré algún día, la vida es conciencia, y la conciencia de la vida inspira a los seres que llamamos sabios.

Ojalá pudiera traer mi mundo a este mundo, y sembrar con sus pensamientos los pensamientos de sus hombres, y traer su luz y el canto de sus sirenas, y el aleteo del viento cuando sopla entre hojas rojas que anuncian la llegada del otoño. Ojalá que todo canto de luz brillara en toda mirada, como estrellas mirando desde ojos que se asoman a un mundo que por fin ha despertado.

Ojalá que al abrir mis ojos se abrieran todos los ojos, y al hablar, y al entonar el canto de la vida, toda voz no hiciera mas que transmitir la palabra creadora y la sonora voz del silencio, y el tañido del único corazón que todos compartimos.

Ojalá que al hacer de este mundo también mi mundo los caminos divergentes de los hombres confluyeran en un solo camino. Y que el aire fresco de la mañana en mi rostro despejara toda incertidumbre. Y que el tiempo, al arrugarse sobre mi piel, nos recordara que solo somos árboles caminantes, gotas de rocío esperando que el sol de la mañana las disipe, sombras que a mediodía, y por un instante, dejarán de existir.

En mi mundo sueño, en el mundo de los hombres, abrir los ojos del espíritu, mirar entorno mía y cruzarme otras miradas. Extender las manos y encontrar otras manos. Besar el aire y, al hacerlo, besar las almas.

En mi mundo, y desde mi mundo, contemplo el mundo de los hombres y las sombras. Y, viviendo entre sus raíces. Y haciendo sus caminos. Y hablando sus lenguas. Y vistiéndome con sus olvidos y sus recuerdos. Y mirando a través de la miríada de ojos que visten la puerta de cada alma..., sueño con que un día llegará el nuevo tiempo para el nuevo mundo. Y al retirarme a dormir sueño con Despertar.

2 comentarios:

  1. Hay un güequito para mi en ese mundo tuyo, tan poetico y maravilloso donde confluyeran todos los buenos pensamientos y como el aire fresco despejara toda incentidumbre de sufrimientos, habre, guerras, ojalá todo fuera tan bello en el mundo que nos toca vivir.

    Enhorabuena por tener ese tu mundo, y gracias por compartirlo un poquito con los demás.

    ResponderEliminar
  2. WWW.LEYCOSMICA.ORG

    Quiero felicitar al autor de este blog, siempre es bueno saber que existen personas con ganas de difundir estas enseñanzas. Espero que visites nuestra comunidad en LeyCosmica.org y compartas tus conocimientos de viajes astrales, nueva era y OVNI en nuestros foros y blogs, espero que nos veamos en el chat.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar