Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

jueves, 11 de noviembre de 2010

ALMAS GEMELAS


En los caminos sin tiempo, cuando las almas se cruzan, hilos de luz tejen abrazos resplandecientes, reconocimientos, amistades, encuentros a veces entre espíritus que compartieron un mismo origen, un mismo hálito, una misma esfera de luz en la misma conciencia de ser primigenia.
Las almas gemelas se llaman así porque fueron gestadas en el mismo atanor, no es que sean iguales es que son la misma, pero diferenciadas por la conciencia de ser individualizada de cada una de ellas; digamos que son idénticas diferentes. En el origen fueron una, pero en la diversidad bipolar de este universo-tiempo se desgajaron, asumiendo la diferencia y la similitud de las partes contradictorias y complementarias.

En un tao de la energía más primigenia ambas giran en torno a un centro común: el centro de conciencia ancestral y primordial, el punto de luz en la esfera de conciencia de luz, ubicado en la estrella madre primigenia..., aunque pueda resultar difícil de asimilar. Las almas gemelas pueden no encontrarse, pero antes o después tomarán contacto en la vida física aún sin conciencia de ello. Pero si se encuentran se potenciarán la una a la otra. Y, si hay conciencia de ello, la conciencia se expresará de manera generosa. Pero el reconocimiento ha de hacerse en un nivel lógicamente no intelectual.

La esencia madre, es decir, la raíz primordial a la que se encuentra conectado nuestro punto de luz primordial, y a la que también conocemos como la fuente, fue quien dio origen a la esfera única que después daría lugar a las almas gemelas.
En su fluir la energía y la conciencia se expresan de muy diferentes maneras. En la polaridad hombre y mujer, por ejemplo, de una manera determinada. Pero en la polaridad esencial, en la que las almas gemelas se diferencian tan solo por su energía, la expresión viene dada de manera diferente.
En el encuentro amoroso entre almas gemelas con soporte en la realidad física, a niveles no perceptibles las esencias tienden a fundirse la una con la otra, buscando la anulación de toda individualidad y el retorno momentáneo a la unidad primigenia. Pero la unidad primigenia solo puede darse tras la desaparición de la conciencia de ser individual de cada alma.

A veces las almas gemelas están situadas equidistantes de un punto central imaginario, de tal manera que todo camino en la vida las mantiene alejadas entre sí como si fueran puntos opuestos en la periferia de una esfera también  imaginaria, separadas por un núcleo o centro igualmente imaginario.
Otras veces las almas siguen caminos opuestos, pero se encuentran en el punto de máximo alejamiento entre ambas. En ocasiones los caminos son diferentes, pero los pasos son muy parecidos. Antes o después se encuentran.
Y, cuando el camino y los pasos son el mismo, el encuentro transforma la conciencia, y la unión se consagra en el mundo de los hombres y en el mundo del espíritu, porque genera el acople de otros cuerpos energéticos, de otras conciencias e individualidades, de otros seres en otros niveles.
Individualmente, el acople de los cuerpos energéticos y el sometimiento de estos a la conciencia despierta, genera la alineación de esta conciencia con estos seres en otros niveles, y el intercambio de energía y de conciencia. Y el trasvase de energía y conciencia entre niveles se hace efectivo.

Energéticamente, como individuos, somos esferas. Como individualidades espirituales somos núcleos de luz, soles.
Energéticamente, como almas gemelas que se integran, somos esferas de luz que contienen la potencialidad de generar individuos autoconscientes en un nivel de nuestro universo-tiempo.
Exponencialmente nos expresamos en otras realidades con conciencias e individualidades diferentes, pero expresadas en nosotros como nosotros en ellas de manera no consciente en este nivel de conciencia. Aunque sería más correcto entender y asumir que somos nosotros los que estamos casi al final de esa estructura de conciencia, no podemos evitar mirar hacia arriba y creer que miramos hacia abajo.

En definitiva, la recreación de una esencia de contenido bipolar para este universo-tiempo deviene de la necesidad de integrar, bajo una forma creativa energéticamente sostenible, la presencia de una entidad espiritual, a la que contemplamos desde nuestro nivel de conciencia como si fuera consecuencia de nuestra propia exploración del universo personal, aún cuando la realidad es bien diferente. Es decir, y por lo tanto, la necesidad inicial de manifestarse en este universo genera dos elementos que pertenecen a un mismo núcleo de conciencia, desarrollando experiencias diferenciadas y autoaisladas en individuos energética y humanamente diferentes.

4 comentarios:

  1. Juan Manuel González12 de noviembre de 2010, 14:24

    Si señor, describes muy bien que son almas gemelas, yo me qquedo con estas frases: Energeticamente somos esferas de luz que contienen la potencialidad de generar individuos, autoconcientes en un nivel de nuestro universo-tiempo, creo que lo dice todo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Precioso texto, yo me quedo con estas frases:Las almas gemelas pueden no encontrarse, pero antes o después tomarán contacto en la vida física aún sin conciencia de ello. Pero si se encuentran se potenciarán la una a la otra.
    Quizás porque aún no la he encontrado, pero también por que siempre he pensado en lo de potenciarse la una a la otra, a sabiendas de su propia individualidad, gracias por tu esposición reveladora.

    ResponderEliminar
  3. muy interesante Miguel Angel :)

    ResponderEliminar
  4. muy interesante exposición y para no repetirlo todo me quedo con el texto de Ann Urban. Cuanto me gustaría encontrar mi alma gemela y creer así en la alquimia del amor de los contrarios.

    ResponderEliminar